miércoles, diciembre 6, 2023

La Agencia Mundial Antidopaje todavía no se amiga con la marihuana

Por Enzo Andrade

El viernes 23 de septiembre de 2022 integrantes de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA/WADA) tuvieron una reunión en la que analizaron la posibilidad de despenalizar la marihuana para los deportistas olímpicos en 2023, tras el pedido de muchos atletas y funcionarios deportivos. Finalmente, el 1 de octubre de ese año la AMA rechazó la posibilidad de legalizar el cannabis, ya que está en la lista de sustancias prohibidas para los deportistas olímpicos en 2023.
La marihuana legal en la liga más importante de básquet
Según el último convenio (establecido entre 2017 y 2023), la marihuana era una sustancia prohibida en la NBA. Tenía una sanción de cinco partidos si había tres positivos. Los jugadores se sometían a cuatro controles anuales. El actual acuerdo de la legalización de la marihuana para la temporada 2023-24 entre la Asociación de Jugadores de la NBA y la propia liga, dio paso a legalizar totalmente su utilización. Dicho acuerdo se firmó por los próximos siete años. Un gran paso para normalizar el consumo de la marihuana en el deporte, estigmatizado por años sin sentido ni evidencia clínica que mostrara una ayuda extra al desempeño del deportista.
La cultura cannabica de la NBA
Cada 20 de abril se celebra el Día Mundial de la Marihuana en conmemoración a Los Waldos, estudiantes de California que a partir de 1971 se juntaron siempre a las 16.20 y empezaron a fomentar la cultura cannabica.
En la NBA, desde la década del 90 se está planteando el tema de la marihuana dentro de la liga; incluso, en 1997, en una charla de Joe Dumars, ex basquetbolista, con The New York Times, aseguró que eran muchos los jugadores que fumaban. “Si hacen controles se tiene que suspender la liga”, afirmó el jugador de Detroit Pistons en ese entonces.
En 2017 empezó a hablarse entre las autoridades de la NBA sobre la idea de despenalizar el consumo. Al Harrington, ex jugador de básquet, fue uno de los pioneros, ya que es abogado y directivo de una empresa para su uso medicinal, y durante gran parte de su carrera utilizó cannabidiol (medicamento derivado del cannabis) para tratar secuelas de una operación en su rodilla. En noviembre de 2017, la NBA, a través de su vicepresidente Mike Bass, confirmó que Adam Silver (comisionado de la NBA) estaba interesado en analizar el uso de la marihuana con fines medicinales. El programa antidopaje de la NBA decía que el primer positivo por cannabis obligaba a entrar en un programa de tratamiento; el segundo se lo castigaba con una multa de 25.000 dólares; el tercero con cinco partidos de sanción; y a partir del cuarto se castigaba con cinco partidos por cada positivo.
Desde el 2017 el debate se estableció continuamente en el mundo NBA y varias de sus mayores estrellas hablaron sobre la marihuana. Kevin Durant fue uno de los jugadores que se expresó. “Si la amas, la amas. Si no lo haces, ni siquiera la probarás. La marihuana sólo es marihuana, no hace daño a nadie. Ayuda y mejora las cosas. No es un debate”, contó en All The Smoke, un podcast de Matt Barnes y Stephen Jackson (ex jugadores de la NBA), quienes confesaron que eran habituales consumidores de la marihuana.
En 2017 Jay Williams (ex Chicago Bulls) dijo que entre el 75% y el 80% de los jugadores fumaban marihuana. En 2018 Kenyon Martin (ex Denver Nuggets), promotor de su despenalización, aseguró que el 85% de los jugadores fumaban marihuana.
Por otra parte, Michael Jordan en la serie de Netflix The Last Dance expresó su rechazo al consumo de drogas por un suceso que vivió a inicios de su carrera en la NBA. “Estaba en un hotel tratando de encontrar a mis compañeros de equipo. Empiezo a llamar a las puertas, entré a un cuarto y prácticamente todo el equipo estaba ahí. Había cosas que no había visto en mi vida. Rayas de cocaína, por un lado, fumadores de marihuana, por otro, y mujeres. Dije: ‘Estoy fuera de eso'”, afirmó Jordan.
La NBA no es la primera liga de Estados Unidos que autoriza el consumo recreativo del cannabis. Mientras la Major League Baseball (MLB), como la Ultimate Fighting Championship (UFC), fueron pioneras en sacar a la marihuana de sus listas de drogas sancionables. La MLB en 2019 legalizó el uso recreativo del cannabis. La UFC la despenalizó en 2021. Sin embargo, en la empresa Ultimate Fighting Championship que dirige Dana White solo son sancionados aquellos luchadores que utilizan la marihuana para obtener una ventaja competitiva. En 2020 la National Football League (NFL) decidió no penalizar más el uso del cannabis por sus dotes medicinales.
La marihuana no es saludable; tampoco sirve para ser mejor deportista. Sin embargo, sobran ejemplos de basquetbolistas de la NBA castigados por consumir cannabis, como son los casos de Larry Sanders y Malik Beasley.
Larry Sanders fue suspendido en 2015 por cinco partidos tras dar positivo por marihuana, después volvió a dar positivo y le sumaron 10 juegos más de suspensión. El caso más reciente es el de Malik Beasley. En 2020 el escolta fue detenido por posesión de marihuana y fue sancionado con 12 partidos en la NBA debido a que también enfrentó cargos federales.
También está el caso de Sha ‘Carri Richardson. La velocista estadounidense dio positivo en un control antidopaje en junio de 2021 por cannabis. Ella había fumado marihuana después de enterarse de la muerte de su madre biológica. Y ese era su refugio para tratar de aliviar el dolor que sentía. Sha ‘Carri había consumido en Oregon (Estados Unidos), uno de los 19 estados donde su consumo es legal. Luego, recibió una sanción de 30 días y se perdió los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y la prueba de 200 metros de la Diamond League en Estocolmo 2021.
Pese a todo el revuelo que ocurrió por lo sucedido a Sha ‘Carri Richardson en 2021 y la despenalización del cannabis en la NBA en 2023, desde la Agencia Mundial Antidopaje continúan firmes con su decisión de mantenerla entre las sustancias prohibidas. La AMA reveló en un comunicado que un consejo, formado por expertos de diversos campos, analizaron que tan solo “un pequeño número” de países había pedido la legalización del cannabis en el deporte.
La marihuana legal e ilegal en diferentes países
El cannabis es ilegal en algunos países como Singapur, que la tenencia, consumo y tráfico se castigan con la pena de muerte por ahorcamiento. En Omán, el cultivo, venta o posesión de cannabis con fines terapéuticos son ilegales. Los castigos son 20 años de cárcel y 50 latigazos por consumir cannabis o cualquier otra droga. La ley de Indonesia no hace diferencias entre turistas y locales, y las condenas por posesión van de cuatro a veinte años de cárcel y pueden alcanzar la pena de muerte. En Emiratos Árabes Unidos, las penas de prisión por posesión van desde los cuatro años hasta la cadena perpetua y en los casos más graves, de tráfico, el veredicto es la pena de muerte por decapitación.
Por otro lado, el uso de la marihuana recreativa es legal en países como Malta, Tailandia, Canadá, 21 jurisdicciones de Estados Unidos (18 estados, 2 territorios y el Distrito de Columbia) y Uruguay y México, los únicos países de Latinoamérica donde es legal el uso recreativo. En Alemania a finales de 2023 podría ser legal su uso recreativo, resta la aprobación del parlamento alemán.
En Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Costa Rica, Panamá, Paraguay, Perú y Puerto Rico el cannabis es legal con fines medicinales. Según un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en 2020 consumieron marihuana 209 millones de personas (de 15 a 64 años), es decir, el 4% de la población mundial en este grupo de edad.
La mayor sanción en el básquet argentino por doping de marihuana
En 2001, cuando el estadounidense, Joshua Pittman, jugaba en Peñarol de Mar del Plata y el ex basquetbolista contó que el médico de la Selección Argentina en ese entonces le dijo a el que precisaba de la marihuana: “El medico me dijo que necesitaba marihuana para jugar al básquet, sino no podía jugar más”. El caso de Joshua Pittman es conocido como la mayor sanción de la historia en el básquet argentino, ya que le dieron tres años por doping de marihuana en 2007, cuando jugaba en Libertad de Sunchales. El club santafesino luego le rescindió el contrato. La penalización no le permitió jugar en Argentina por tres años. El estadounidense se fue a México a cumplir la sanción y volvió a jugar al básquet argentino en 2010 para Obras Sanitarias. Pittman ya había tenido una sanción por positivo de marihuana en 2004, cuando jugaba para Atenas de Córdoba, pero solo le habían dado tres meses de suspensión. El estadounidense aseguró: “La marihuana formaba parte de mi cultura en ese entonces, ya no”. 
Por otro lado, el médico especialista en Medicina del deporte, ex futbolista, periodista y docente universitario en la UBA, Juan Manuel Herbella aseguró: “La marihuana es una droga recreativa que no beneficia el rendimiento deportivo”. El tratamiento con marihuana medicinal consiste en el uso para ayudar a tratar síntomas como dolor, rigidez muscular, náuseas y falta de apetito. El cannabis puede traer problemas de memoria y aprendizaje, abandono prematuro de los estudios, trastornos emocionales y de personalidad.
La legalización de la marihuana en el básquet argentino no depende de la Confederación Argentina de Básquet, sino del Comité Olímpico Internacional (COI) y de la Agencia Mundial Antidopaje. La posibilidad de que el COI legalice la marihuana en 2024 está lejos, porque esa organización y la Agencia Mundial Antidopaje siguen con su postura de no despenalizar el cannabis, al igual que lo hicieron a finales de 2022 cuando se debatió entre los integrantes de la AMA.

Más notas