domingo, junio 16, 2024

Axel Grasso, la lucha por la inclusión en el fútbol

Por Martina Pereyra

El día mundial de las personas de Talla Baja se celebra el 25 de octubre de cada año, el día del nacimiento de Billy Barty, un actor estadounidense que luchó por los derechos de las personas de talla baja. Axel Grasso compartió sus experiencias sobre lo que es vivir con acondroplasia, la disfunción causante de la talla baja.

Axel Grasso, oriundo de Avellaneda, sur del Gran Buenos Aires, es un joven de 22 años que se desarrolló deportivamente como futbolista de talla baja y actualmente participa activamente en “Independiente Inclusivo”.

Cuando Axel tenía 13 años, sus padres fundaron el departamento de Inclusión y Desarrollo para personas con discapacidad de Independiente, el club de sus amores. Axel considera al club como “su familia”, no solo porque toda su vida fue a la escuela del Rojo y entrenó ahí, sino también porque sus parientes crearon un espacio para la gente que quedaba afuera. Cuando habla de lo que es Independiente Inclusivo para él se puede ver orgullo sobresaliendo de sus ojos: “Antes de que exista esto, el socio discapacitado no era socio en Independiente; ahora tiene el derecho de hacer una actividad, de ser como todos”.

Su llegada a la Selección Argentina de Talla Baja ocurrió cuando a sus 15 años se fue a presentar como jugador y quedó seleccionado para formar parte del equipo, estuvo alrededor de un año jugando así hasta que en un partido que se enfrentaban contra Periodistas, el arquero no pudo viajar. El entrenador lo puso en su lugar para jugar ese partido, pero al terminar le dijo: “Axel, vos no te moves del arco”; y esas palabras las cumplió a la perfección. Su primer partido como arquero fue a los 16 años contra Brasil, un antes y un después para su carrera deportiva. Tras ganar ese partido lo siguieron convocando, a partidos amistosos, triangulares en Perú e incluso a la primera Copa América de Talla Baja en la historia que se hizo en 2018, en Argentina.

Dejando de lado el ámbito meramente deportivo, Axel tiene una personalidad de líder, cuando se empezó a dar visibilidad a la selección de talla baja en Argentina, él fue quien salió a hablar en los medios, quien alzó la voz y se volvió un referente. 

-¿Tenía alguna obligación de tomar ese rol o lo hizo porque fue criado bajo esos valores? 

-Fui referente porque siempre lo fui en la vida, siempre sentí que tenía ese poder de cabecilla y capaz en ese momento, al ser chico, no me daba cuenta de lo que hacía o cómo se comunicaba todo, pero expresarme no me trajo ningún problema.

No le gusta opinar o involucrarse en lo político, pero en ese entonces alzó su voz por dos motivos: informar sobre su disciplina y buscar ayuda para que más chicos puedan participar y viajar sin endeudarse porque al no ser una federación no tenían quién invierta en ellos, solo AFA los ayudaba con la indumentaria. 

Tras sufrir varias lesiones y operaciones que hicieron que quede en silla de ruedas tuvo que alejarse del fútbol como jugador, pero se incorporó como parte del cuerpo técnico en Independiente Inclusivo. 

Actualmente sigue siendo parte y está a cargo de aproximadamente 55 hombres que van desde los 6 años hasta los 53, ellos tienen entre 10 capacidades distintas. Hay ligas que se encargan de separar y testear a los jugadores para dividirlos y que cada uno juegue con su equipo en su nivel. Axel afirma: “La idea es que juguemos todos”.

 

Más notas