martes, julio 23, 2024

Sophia Braun: jugadora polifuncional

Por Juan Ignacio Rivera

Hoy en día no es fácil jugar al fútbol en la selección argentina. Lo más común es que las jugadoras decidan nacionalizarse de otro país para tener una oportunidad y poder participar de una copa internacional o más precisamente, un mundial, el sueño de todos y todas. Y es que no es común que una jugadora nacida en Estados Unidos, quiera ser parte de nuestra selección, y que en tan poco tiempo triunfe como el caso de Sophia Braun. 

En 2017, el ex director técnico de la selección femenina, Carlos Borrello, tuvo una charla con Karina, la mamá de Sophia, sobre la posibilidad de que su hija se incorporara a la selección argentina en el Sudamericano Sub 20 en San Juan 2020. Definitivamente, esa conversación valió la pena. Sophia nunca había jugado en Argentina y había estado toda su etapa en la Universidad de Gonzaga en Estados Unidos. Sin embargo, ni lo pensó. Dijo que sí al instante. Ni siquiera dudó en esperar un llamado de su país de nacimiento. 

Durante su niñez, Sophia viajó a la Argentina en varias oportunidades a visitar a sus abuelos maternos. Recorrió Buenos Aires y le gustó mucho, ya que se parece a grandes ciudades de Estados Unidos. Además, debido a que su familia es muy hincha de River, visitó el Monumental y se enamoró. Pudo sentir de cerca la pasión argentina por el fútbol y eso le interesó mucho. “Verlo de primera mano fue especial. En Estados Unidos el fútbol no es tan grande. Allá es importante y las selecciones generan interés, sobre todo la femenina, pero ver cómo lo viven en Argentina me hizo pensar en lo loco que están los fanáticos. Fue muy divertido y el ambiente era muy lindo”, recuerda Sophia sobre sus viajes al país. 

Su infancia fue igual que la de cualquier niña que nace en Estados Unidos y le gusta el fútbol. Desde chica fanática de Mía Hamm y Amandine Henry. En su casa hablaba inglés y tenía el sueño de jugar en una Universidad. Como su madre vivió hasta los 23 años en Argentina, le intentaba enseñar español y sobre todo el himno nacional argentino. No fue cerca del Obelisco y del mate pero si en una localidad de Oregón gracias a su madre. Sophia cuenta, entre risas, que si bien nunca aprendió el idioma, su primera palabra fue en español. 

Minuto 14 del segundo tiempo y tiro libre dentro del área. El arco estaba repleto de jugadoras ecuatorianas que lo tapaban. Si bien Sophia hacía su debut en el Sudamericano Sub 20, la personalidad y picardía le alcanzó para pedir la falta. Pase de su compañera y capitana, Daiana Falfán, para un derechazo potente y el único gol de la victoria en el debut ante Ecuador. Mejor manera de empezar para Sophia imposible. Argentina terminó quedando afuera en primera ronda de aquel Sudamericano, pero de todas maneras, iba a ser el salto de nivel para la selección mayor. Su paso por la selección argentina en 2020, cambió rotundamente su vida futbolística. 

Con el correr del tiempo, Sophia se convirtió en una jugadora polifuncional. Puede hacerlo en múltiples posiciones. En sus inicios solía desempeñarse de mediocampista, pero en los Sudamericanos, Carlos Borrello observó que podía adaptarse como defensa central y lo hizo de manera correcta. El ex director de la selección asegura que se encontró con una chica muy seria, aplicada y profesional. 

Luego de su extraordinario nivel en el Sub 20, el llamado para la selección mayor fue inevitable. El 18 de febrero de 2021 Argentina se midió ante Brasil en el partido inicial de la She Believes Cup donde si bien fue derrota para la Albiceleste por 4 a 1, la alegría de Sophia por el debut será un recuerdo para toda la vida.

El llamado de Germán Portanova para los amistosos y la posterior Copa América llegó en 2022. Poco a poco se afianzó en los entrenamientos. Nunca manejó muy bien el idioma pero sus ganas de aprender cosas nuevas, la integraron rápidamente al grupo. Otra muestra de personalidad y carácter llegó el día del partido frente a Paraguay. La victoria dejaba a Argentina en el próximo mundial. A Sophia le anticiparon que sería titular debido a la baja de Aldana Cometti por Covid. Con nervios, pero con el apoyo de sus compañeras, jugó sin presión e hizo un partido increíble. Aquella noche, Argentina ganó 3 a 1 y logró el gran objetivo: clasificarse al Mundial de Australia-Nueva Zelanda 2023. 

Entre la Sub 20 y la selección mayor jugó de 2, de 5 y de 8. Hoy en día no hay muchas chicas que puedan desempeñarse en varias posiciones diferentes. Por eso, su juego polifuncional la llevó a uno de los equipos más grandes como lo es el León de México y disputar sin miedo en su primer mundial. No solo jugó con soltura y confianza, sino que también anotó un golazo ante Sudáfrica. Ese gol es fruto de años de práctica y amor a la camiseta. Hoy en día es considerada una de las titulares indiscutidas para el futuro de la selección argentina. 

 

Más notas