miércoles, abril 24, 2024

El día que Boca hizo de local en un superclásico en el Monumental

Por Franco Rosa

El 24 de junio de 1984, Boca y River se enfrentaron por la fecha 13 del torneo Metropolitano. Pero el resultado final, un 1-1, quedó casi en segundo plano ya que se dió un acontecimiento muy curioso: el Xeneize hizo de local en el estadio de su clásico rival. Hecho que, sin dudas, quedará para la historia. 

En la década de los 80’, ninguno pasaba por su mejor momento. El Millonario venía de campañas muy malas y el Xeneize tampoco demostraba un buen nivel en cuanto a lo futbolístico, además había sufrido una gran crisis institucional por culpa del dólar. Tanto es así que meses después tuvieron que jugar un partido contra Atlanta con los números en la espalda pintados con marcador, ese partido lo disputaron jugadores de la cuarta división del club. Además tuvo lugar la recordada huelga que provocó la salida de Ricardo Gareca y Oscar Ruggeri, justamente al clásico rival. 

En ese momento, La Bombonera estaba clausurada y Domingo Corigliano, presidente del club de La Ribera en ese entonces, tuvo la idea de hablar con Hugo Santilli, dirigente de River, para que le preste la cancha y él aceptó. Llegó el día del Superclásico, los hinchas azul y oro no pagaron sus entradas, mientras que la parcialidad, en ese partido visitante, tenían que abonar el valor de los tickets para dicho encuentro a pesar de que se jugaba en su estadio. Transcurría una tarde lluviosa en Nuñez, el partido concluyó con un empate. El primer gol fue a los 39 minutos del primer tiempo, el uruguayo Ariel Krasouski abrió el marcador para Boca. Pero en el complemento los “visitantes” empataron con un gol en contra de Ivan Stafuza. 

Este suceso quedó guardado en la mente de muchos fanáticos del fútbol, ya que fue la única vez en la historia de este clásico que el que juega de local lo haga en el estadio de su archirrival, con mayoría de público de su parcialidad.

Más notas