domingo, junio 16, 2024

El clásico cordobés y un encuentro del que no se tiene registro

Por Manuel Escudero

El partido más importante de Córdoba cuenta con un antecedente del que se desconoce su resultado. Son 401 los clásicos cordobeses oficiales disputados: 134 victorias para Talleres, 133 para Belgrano e igual cantidad de empates. Sin embargo, este histórico derby cuenta con la particularidad de un clásico fantasma, del que no se tienen registros oficiales. 

Fue en el año 1975 por la final de la Copa Neder Nicola, torneo organizado por la Liga Cordobesa de Fútbol y el Círculo de Periodistas Deportivos de la Ciudad de Córdoba, que en aquel entonces gozaba de una enorme popularidad en la provincia. Se disputaba en formato cuadrangular con la participación de Talleres, Belgrano, Instituto y General Paz Juniors. En aquella edición y como era habitual desde su creación en el 61, la T y el Pirata disputarían la final, que estaba pactada para el 4 de junio. 

Debido a que ambos equipos debían enfrentarse esa misma semana por la cuarta jornada del Clausura, el partido fue postergado primero para una semana después y luego para el día 25 del mismo mes, por una sanción aplicada contra el Pirata. 

Medios locales informan sobre la postergación del encuentro.

Esta copa se jugaba a beneficio de los clubes participantes y del Círculo de Periodistas. Sin embargo, ya cerca de la ansiada final, los organizadores y los dirigentes de ambos clubes no lograron llegar a un acuerdo económico por la distribución de porcentajes de ganancias del torneo. El origen de la disputa fue que los finalistas sostenían que debían percibir un premio mayor al acordado, por lo que ambos equipos decidieron disputar el encuentro a propio beneficio y, por su parte, la prensa tomó la postura de no informar nada que tenga que ver con dicho acontecimiento. 

El partido acabó disputándose con un bajo porcentaje de asistencia y nula difusión, por lo cual, no se tiene registro de cuál fue el resultado. Jugadores han mencionado no recordar exactamente cuál fue el marcador final. Algunos dicen que fue un empate a uno, otros un intrascendente cero a cero. En definitiva, todos los testimonios concuerdan en que fue un partido de pocas emociones. 

Con el correr de los años y por la falta de pruebas contundentes para establecer un resultado oficial, este partido se ha transformado en un mito para los ciudadanos cordobeses y los hinchas de ambos equipos. Medios locales dividen los resultados del historial entre victorias para cada uno, empates y un único caso de un encuentro sin resultado conocido, por el histórico clásico fantasma.

Más notas