martes, julio 23, 2024

Por qué la Champions no vuelve a Italia

Por Gustavo Rodríguez López, Tomás Allami, Federico Cáceres, Manuel Carmona y Valentín Romang

El fútbol italiano ha dejado mucho que desear en la última década. Historias extraordinarias como la del Milan de Arrigo Sacchi a fines de los 80s y la del Inter de Helenio Herrera en los 60s, fueron las que hicieron al calcio una competencia de alto calibre internacional. El nivel competitivo que mostró el fútbol italiano era tan alto que durante la década del 90´ sólo hubo un año en el que Italia no tuvo a un equipo que lo representara en la final de la Champions League. Sin embargo, estas gloriosas campañas del siglo pasado no son más que un simple recuerdo, ya que desde hace 13 años que Italia no consigue el máximo logro del fútbol europeo a nivel clubes.

El último campeón italiano de la Champions fue el Inter, con José Mourinho como entrenador en 2010, luego de vencer al Bayern de Múnich con un doblete del argentino Diego Milito. Desde entonces, la Juventus fue el único equipo del país en acercarse a levantar la “orejona”, perdiendo dos finales, una en 2015 ante el Barcelona y otra en 2017 frente al Real Madrid.

¿A qué se debe esta decadencia? En una entrevista en ‘El Confidencial’ junto a Jesus Garrido, Arrigo Sacchi, histórico entrenador campeón de Europa con el Milan, afirmó: “Somos un país al que le cuesta renovarse. Somos una cuna de las cultura: tenemos a grandes escritores, poetas, pintores y escultores. Vivimos un gran momento entonces, y en el fútbol también lo vivimos. Y ahora pagamos no haber renovado la historia”. Sacchi expuso lo potente que fue su liga en su época y el poco interés internacional que tiene ahora.

Además de lo apuntado por Sacchi, el dominio de la Juventus en Italia fue desmesurado, ganando 9 ‘Scudetti’ consecutivos. Esto hizo que la liga se volviera muy monótona y poco atractiva. El equipo de Turín fue el único club en tener una dirección deportiva que gestó una buena economía y jugadores importantes en el fútbol europeo, y así, quedándose con todo el talento de Italia. Mientras que la competencia, como el Milan, Inter o Napoli, vivían en crisis y no lograban disputarle ningún título a “la Vecchia Signora”.

Irati Prat, periodista español e historiador acerca del fútbol italiano, comentó sobre la superioridad ‘bianconeri’ en los últimos años: “La Juventus fue el único equipo que supo remodelarse desde la llegada de Andrea Agnelli (presidente del club) y Fabio Paratici (ex director deportivo del club), y se armaron proyectos competitivos. Ganaron muchos títulos consecutivos y llegaron a las fases finales de la Champions League, pero se cruzaron a los mejores equipos de Europa tales como el Real Madrid con Cristiano Ronaldo o el Barcelona con Lionel Messi, con el fútbol español en su auge para esos años”.

Como un factor externo, el dinero que mueve la liga inglesa o española sobrepasan al presupuesto, tanto como para traspasos de jugadores como para administración de las instituciones, de la liga italiana. Esta desventaja hace que la Serie A no pueda ponerse a la par de las ligas más competitivas, por el simple hecho de que los equipos no pueden formar planteles con jugadores con mayor nivel que los demás clubes europeos. “Las estrellas no van a la Serie A, van a la liga española o inglesa, en Italia es poco probable conseguir jugadores de talla mundial. Hay jugadores jóvenes que explotan en esta liga pero que tarde o temprano se marchan, tales casos como Khvicha Kvaratskhelia y Rafael Leão, que llamaron la atención en Europa, o Sandro Tonali, que ya está casi cerrado con el Newcastle United”, exclamó Irati Prat.

El promedio de edad actual de la Serie A es de 26 años, y el éxodo y la falta de estrellas de la liga fue masivo, con un 62,7% de sus jugadores que son extranjeros, y según ‘Transfermarkt’ es la tercera liga con mayor valor de mercado respecto a los futbolistas: con alrededor de 4,63 mil millones de euros, superada por La Liga, con un valor de 5,01 mil millones de euros y la Premier League, que se encuentra por encima de todos, con un valor aproximado de 8,64 mil millones de euros.

Todo este empobrecimiento del calcio afectó indirectamente a la selección italiana, debido a que la Azzurra no ha pasado de fase de grupos del Mundial de Brasil 2014, y no ha logrado clasificar para el Mundial por dos veces consecutivas. Más allá de su gran victoria en la Euro 2020 (disputada en 2021 por la pandemia), su no clasificación a la Copa del Mundo fue un fracaso rotundo. 

En relación a la última nacionalización de argentinos de parte de Italia, el periodista, Irati Prat, afirmó: “Los jugadores que sobran de las listas de Lionel Scaloni son citados para Italia ya que sobran para Argentina. Mateo Retegui ha sido llevado por Roberto Mancini debido a que hay mejores opciones por delante suya, y que ya ha sus 23 años le falta su explosion como jugador. Este verano parece que es un jugador que lo buscaran equipos de Italia y se verá cómo se desarrolla ahí en Europa”.

A día de hoy existen equipos muy competitivos, y poco a poco se está renovando ese fútbol con nuevas ideas y bases para salir de esta mala racha que arrastra desde hace más de una década. Abundan proyectos y direcciones interesantes, tales como la Atalanta de Gianpiero Gasperini, que figura en Europa hace años, o el Napoli, que formó una dupla letal con Victor Osimhen y Khvicha Kvaratskhelia.

Contra todo pronóstico, el Inter, la Roma y la Fiorentina alcanzaron las 3 finales europeas posibles en 2023, y compitieron con mucho nivel, pero no les alcanzó para llevarse un título. Asimismo, se adhiere el hecho de que Italia llegó a la final del Mundial Sub-20, donde cayó frente a Uruguay. Se duda si la Serie A podrá competir por ser la mejor, como lo fue hace muchos años, pero de a poco lograron recortar distancias, acercándose a podios que nadie esperaba.

Más notas