martes, febrero 27, 2024

Guillermo Ortelli, el campeón del Turismo Carretera que se bajó del auto y se subió al caballo

Por Emilia Iturrarte

Ya pasaron dos años del día en que Guillermo Ortelli se bajó de un auto de Turismo Carretera. Sigue vinculado al mundo de las carreras con TC Pick Up, donde corre esta temporada con el equipo JP Carreras, aunque decidió darle un punto final a fin de año para dedicarse a su otra pasión: los caballos.

“Siempre estuvimos relacionados con el campo, íbamos mucho y obviamente queríamos andar a caballo. No al nivel competitivo que hoy lo hacemos, en el que participamos de distintas disciplinas de competencia”, comenta Ortelli sobre su conexión previa con los equinos en diálogo con El Equipo.  “Obviamente que ahí es donde le encuentro la relación con el automovilismo, esa adrenalina de querer hacer las cosas bien”

Aunque dejó atrás el Turismo Carretera, El rey de Salto dice sentir la misma adrenalina y el mismo deseo de ganar en su nueva pasión por los caballos: “Uno cuando se pone el casco, en el automovilismo, quiere ganar en lo que sea. Y a mí me pasa lo mismo hoy por los caballos, siento esa misma adrenalina, esas mismas ganas de querer hacer las cosas bien. El compromiso en eso creo que es 100% compatible”.

 

Con el objetivo de centrarse por completo en su nueva actividad, el siete veces campeón de Turismo Carretera modificó su estilo de vida y encontró en el campo un nuevo hogar para él y su familia. Con el objetivo de la competencia, Ortelli se centra 100% en los caballos criollos. 

El reconocido piloto argentino estableció su cabaña en Salto, su ciudad natal, bajo el nombre de “Don Segundo”. Su sueño es poder participar en una competencia con un caballo criado por él mismo. Espera con ansiedad el día en que pueda participar en rodeos u otra disciplina ecuestre con un equino nacido y criado en su casa, llevando el prefijo “el Matu”.

 

Dentro de las disciplinas ecuestres en las que se involucró, Ortelli destaca el rodeo y las paleteadas: “Es una vaca que sale por una manga, y con tu compañero, tenés que tratar de dominar a la vaca lo más cerca posible por 60 metros. Después hay dos jurados en los que deciden tu puntaje y obviamente el que más puntos hace es el que mejor le va”, explica.

A pesar de su retiro del automovilismo, El Séptuple mantiene una rutina activa en su vida diaria: “Soy de levantarme temprano, tomar mate e ir a entrenar. La verdad que desde que dejé de correr no cambié esa rutina. La sigo haciendo en entrenamiento y después paso mucho tiempo con los caballos, también en compañía de mis hermanos, digamos en la tarea familiar, en la empresa familiar, así que paso la mayoría de mi día con los caballos”.

Una de las experiencias más significativas para él es compartir su pasión con su hijo Mateo, quien también compite en disciplinas ecuestres. Esta relación se fortaleció ahora que ambos comparten la actividad: “Para mí es una felicidad enorme. Por otro lado, hay veces que  intento ponerme en el lugar de él y no se si es lo más lindo a esta edad poder competir con su padre, pero también tiene la oportunidad de hacerlo con otros. Creo que hoy estamos mucho mejor que cuando arrancamos, nos entendemos más. Es como toda relación padre-hijo, en la que todos queremos que salga bien y a veces no sale bien y viene el enojo, pero la verdad que lo disfrutamos mucho”.

Tras haber dejado atrás el mundo de las carreras de autos, El Guille aún encuentra la satisfacción de la competencia en su nuevo deporte. Su primera victoria en rodeos fue en una competencia en Bahía Blanca, el lugar donde ganó su primera carrera a nivel nacional en el automovilismo. Aunque los resultados no fueron determinantes en el ranking, Ortelli y su compañero obtuvieron la mayor cantidad de puntos en esa corrida tan particular.

Aunque disfrutó del automovilismo en su trayectoria como profesional, siente que dio todo lo que tenía para dar en esa etapa de su vida. En TC Pick Up, donde aún compite con el equipo JP Carreras, es la única categoría en la que sigue vigente. Sin embargo, se sacará el casco a fin de año para no volver a competir dentro del automovilismo.

Por último, El Rey mostró su apoyo a la modernización de los autos en el TC, creyendo que beneficiará a la categoría: “Le va a hacer muy bien, sobre todo si se logra con la idea de que los autos sean bastante originales”.

Con su trayectoria exitosa en el automovilismo y su nueva pasión por los caballos, Guillermo Ortelli demuestra su versatilidad y su pasión por los desafíos. Ha dejado huella en las pistas de automovilismo y ahora busca escribir su historia en el mundo de los caballos criollos.                                     

Más notas