viernes, abril 12, 2024

La historia de la MLS: desde su creación hasta el traspaso de Messi

Por Por Luciano Salgueiro

30 años. Sí, ese es el tiempo que necesitó la MLS para contratar a uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos como lo es Lionel Messi. En un país donde el fútbol no es la disciplina central, la liga estadounidense golpea la mesa y marca un precedente que no cualquiera puede igualar. 

La Major League Soccer, más conocida con sus siglas MLS, se creó en diciembre de 1993 a partir de una promesa que le hizo la United States Soccer federation y Alan Rothenberg –abogado que incursionó en el deporte, especialmente el fútbol- a  la FIFA. La propuesta era crear una Liga que en un futuro se convirtiese en una de las mejores del mundo a cambio de que la organización madre del fútbol  eligiese a Estados Unidos como sede para el Mundial que se realizaría un año más tarde, en 1994.

Tras tres años de organización y trabajo, recién en 1996 se puso en marcha la competencia.  La primera temporada contó con diez equipos divididos en dos conferencias -desde el principio se copió el formato de la NBA de conferencias y luego Play offs-. En la Conferencia Este estaban Columbus Crew, D.C United (quien sería el campeón de esa temporada), New England Revolution, New York MetroStars y Tampa Bay Mutiny. Por el otro lado, en la Conferencia Oeste se encontraban Colorado Rapids, Dallas Burn, Kansas City Wiz, Los Angeles Galaxy y San Jose Clash.

La MLS tuvo una ampliación en 1998. Chicago Fire y Miami Fusion compraron su plaza y se sumaron a las Conferencias Oeste y Este respectivamente, por lo que el número de integrantes pasó a 12 en el total. Pero a pesar de esto, la Liga no contaba con un buen pasar económico tras las bajas ganancias que generaba un deporte que no tenía muchos fans y que carecía de una infraestructura semejante para mantener la competencia a futuro. 

El quiebre en la Liga de fútbol de Estados Unidos se dio en 1999, cuando la llegada de Don Garber como comisionario de la liga para reemplazar a Doug Logan le dio el impulso que necesitaba para remontar la crisis económica y sentar las bases de una competencia que prometa. El funcionario deportivo y empresario puso sobre la mesa la experiencia que tenía de la NFL, el torneo de Fútbol Americano, y comenzó a expandir el deporte. Lo primero que impuso es que se construyeran estadios propios de fútbol, es decir que cada club tenga su propio lugar para jugar y que no se alquilen infraestructuras a clubes de otras disciplinas. El primer club en tener su propio estadio fue Columbus Crew, que inauguró el Mapfre Estadium el 15 de mayo de ese mismo año con una capacidad de 20 mil espectadores.  Aun así, con el fin de terminar con el problema económico, Miami Fusion y Tampa Bay Mutiny -ambos equipos del estado de Florida- desaparecieron en 2001-. De esta forma, el torneo volvió a tener 10 clubes como en sus inicios.

Los siguientes 5 años para la MLS fueron de total tranquilidad, en donde se estabilizó en el ámbito económico y organizativo. La única modificación que hubo fue el ingreso de dos nuevas franquicias para 2004: Real Salt Lake y Chivas USA. Pero un gran impacto vino a partir del 2007. No solo a nivel competencia, en cuanto a la incorporación del Toronto FC -primer club canadiense en participar de esta liga- que contaba con su estadio propio, sino también en impacto. Por ese año, Los Angeles Galaxy contrataron a la superestrella David Beckham.  Esto promovió la famosa regla de jugador franquicia, o como también se la conoce como la Ley Beckham. Esta regla permite que cada equipo pueda tener hasta 3 jugadores franquicias, es decir, 3 futbolistas que van a cobrar un sueldo mayor al estipulado en el límite salarial de la liga. Esto abrió las puertas a que en un futuro se pudiesen contratar jugadores de talla mundial. Además, también se amplió la cantidad de extranjeros por equipo, por lo que el cupo pasó a ser de 8 jugadores internacionales por club. 

Para 2010, la MLS contaba con 16 equipos. A los 13 que había, hay que sumar el regreso de un viejo conocido como San Jose Earthquakes -dejó de participar por el lapso de dos años- y el ingreso de Seattle Sounders FC en 2009 y Philadelphia Union al año siguiente. El último club en cuestión ya contaba con su estadio propio y meses después el Nueva York construirá el Red Bull Arena –la franquicia fue comprada por la empresa dedicada a la venta de bebidas energizantes en 2008-. De esta forma, ya eran 4 los equipos que contaban con su propia cancha. Pero no es la única novedad que presentó el equipo de Red Bull, sino que también oficializó la contratación del ex Barcelona Thierry Henry, que fue otro gran golpe de exposición para la liga estadounidense.

En los siguientes años, la liga siguió aumentando el número de equipos participantes. En 2011 se agregaron Portland Timbers y Vancouver Whitecaps FC -segundo con origen canadiense-. Un año más tarde sería el turno del Montreal Impact para sumarse a los clubes de Canadá. En 2015 hubo dos nuevos integrantes: New York City FC y Orlando City SC. Ese mismo año, Chivas USA dejaría la competición y la MLS pasaría a tener un total de 20 franquicias. Pero el impacto y la relevancia que tiene el 2015 para la liga estadounidense de fútbol es central, pues es el año con el que contó con más refuerzos de elite para la temporada. Las compras de jugadores de talla mundial como lo son Didier Drogba, Kaká, Andrea Pirlo, David Villa, Steven Gerrard y Frank Lampard le dieron un salto de calidad a la competición. Es importante aclarar que 3 de los 6 jugadores franquicia que llegaron fueron traídos por el debutante New York City, quien es parte del City Group, por lo que hay detrás de esto una fuerte inyección de dinero e inversiones para la liga. 

Del 2017 en adelante, la prioridad de la MLS estaba en aumentar la cantidad de clubes participantes, o como se suele decir, equipos de expansión. En 2017 Atlanta United -que fue dirigido por Gerardo “Tata” Martino- y Minnesota United fueron los nuevos integrantes. Al año siguiente se sumó Los Ángeles FC. En 2019 ingresó FC Cincinnati. Más tarde, en 2020, se agregaron Nashville SC y el Inter Miami -presidido por David Beckham-. Austin FC, Charlotte FC y ST. Louis City SC fueron las últimas franquicias en sumarse, aunque se espera que en 2025 se incluya al equipo número 30 de la liga: San Diego FC.

Lo cierto es que en la pretemporada de este año el Inter de Miami está dando un golpe sobre la meza al contratar a dos jugadores franquicias como lo son Sergio Busquets y Lionel Messi -resta la firma de contrato, aunque el propio jugador confirmó el fichaje-. Por otra parte, el Tata Martino fue anunciado en las últimas horas como el director técnico del equipo, por lo que el salto de calidad y de juego en la competencia está más que asegurado. Sin dudas, el 2023 será un antes y después para la MLS, que tiene el agrado de tener a uno de los mejores jugadores de la historia jugando en la liga que cumple su 30° aniversario.

Más notas