Por Julián Savino 

El Estudiantes campeón del 2009 sin dudas tenía un equipo increíble que dominaba en todas las facetas del juego,pero su funcionamiento no hubiese sido el mismo sin su dúctil y destacado mediocampo, en el que Rodrigo Braña fue pieza fundamental; disputó como titular ambas finales y quedó para siempre en la memoria de los hinchas del Pincha. Por ello, en boca de uno de los mayores protagonistas como lo fue El Chapu, se recuerda y se entiende mejor lo que significó el hito platense.

-¿Cómo recordás la final?

-Bueno, la primera final, que jugamos en La Plata, fue tensa, a nosotros se no pasó volando, sentimos que no lo pudimos jugar porque pasó todo muy rápido, que fue un partido de medio tiempo y nos quedó el 0-0, que en la sensación inicial no era bueno porque necesitábamos ganar y más contra un equipo brasileño, que sabíamos que de local se agrandan, pero no había gol de visitante, eso nos daba la tranquilidad de que más allá de todo, ganando el partido, nos quedábamos con la Copa.

-¿Y la vuelta?

-El segundo partido fue todo distinto, sentíamos que no pasaba más, tuvimos que jugar minuto a minuto, hacer nuestro juego y cortarle el circuito a Cruzeiro que tenía un gran equipo y bueno lo fuimos llevando de a poco, fue un gran mérito para nosotros porque ellos se pusieron en ventaja y tuvimos la grandeza de poder darlo vuelta de visitante.

-¿Cómo fue la previa con el 0-0 en Brasil? Debe haber sido difícil.

-Si, pero yo creo que fue más difícil el después de terminar el primer partido, después en el transcurso de los días es como que lo fuimos asimilando y buscando lo positivo del partido de 180 minutos, nos quedamos con que no habíamos perdido, encima en la última jugada de la ida un jugador de ellos, Kléber, queda con el arco vacío y la tiró afuera, podríamos haber perdido ahí la Copa, sabíamos que la teníamos difícil, pero confiábamos en el equipo.

-Ustedes ya habían jugado con Cruzeiro en la fase de grupos y se habían goleado mutuamente. ¿Cómo afrontaron la final sabiendo el equipo que tenían en frente?

-Sabíamos que ellos de local cambiaban muchísimo, nosotros lo que teníamos era que éramos confiables en las dos, no éramos brillantes ni de visitante ni de local, pero teníamos un equipo con carácter, firme, que defendía fuerte y que los partidos no los ganábamos holgados, pero los ganábamos bien.

-¿Cómo vivieron el entretiempo de la vuelta con el empate?

-Mantuvimos la tranquilidad, sabíamos que habíamos hecho la primera parte del plan, siempre querés ganar, pero también era aguantar y hacer un partido largo para que la euforia de la gente que tenían a favor pase a ser un poco de murmullo para que los intranquilice a ellos. La Copa era para nosotros, porque encima ellos se ponen en ventaja y ahí fue cuándo más mantuvimos la tranquilidad, no nos volvimos locos, y tuvimos la fortuna de conseguir el gol rápido

-Y cuándo lo dieron vuelta, no se les pasaban más los minutos, ¿Cómo fue?

-Empatarlo rápido nos dio tranquilidad, porque no sufrimos el gol de ellos y cuando nosotros metemos el segundo ellos perdieron la calma y trataron de atacar con toda su gente, pero nosotros lo defendimos bien.

-Ustedes el año anterior habían perdido la final de la Copa Sudamericana también en Brasil, ¿Lo vieron un poco como sacarse la espina?

-No, lo importante es llegar, es muy difícil ganar y más en una institución como Estudiantes, que está claro que tiene una grandísima historia, pero hacía mucho que no conseguía un título internacional, hay que saber con quién y cómo se gana, estando en clubes como Boca o River, aunque no es fácil, siempre tenés más chances, entonces ganarla con Estudiantes, no es desmerecer, es darle mucho más mérito a conseguir el objetivo.

-Sabella asumió justo para esa temporada, ¿Qué tan importante fue para ustedes?

-Desde que llegó el equipo empezó a encontrar el funcionamiento, con algunos conceptos de Alejandro, con mucha sencillez, empezamos a ganar y nos hicimos fuertes después de pasar la zona de grupos, que se había complicado, el grupo se afianzó y fue de menor a mayor.

-Aparte del entrenador, tenían muchas figuras y emblemas en el equipo.

-Sí, formamos una defensa sólida con el Flaco Schiavi que había venido, Cellay, el Colo Ré, en defensa no teníamos mucha llegada, pero no sufríamos, principalmente encontramos esa solidez defensiva que para ganar una copa hay que tener.

-Y también el poderío arriba

-Sí, teníamos a la Gata Fernández y Boselli en muy buena forma, teníamos recambio y buenos jugadores, en el medio lo mismo, Enzo Pérez, Verón, éramos un gran equipo y muy serio.

-En el regreso ya como campeones, ¿Cómo lo viviste?

-Fue un día histórico, a paso de hombre por toda la autopista, creo que ese equipo simpatizó a mucha gente de Argentina, más allá de los hinchas de Estudiantes, mucha gente quería que ganemos, se nos hizo lindo y eterno y disfrutamos muchísimo.