Por Julián Savino

Un 15 de julio, pero del año 2009, Estudiantes de La Plata se coronaba campeón de la Copa Libertadores por cuarta vez en su historia tras vencer 2-1 a Cruzeiro en el Mineirao. Los dirigidos por Alejandro Sabella consumaron el último hito continental platense al remontar la vuelta de la final, como visitantes y a 17 minutos del cierre, gracias a los goles de los delanteros Gastón Fernández y Mauro Boselli.

El Pincha fue sólido e inquebrantable en toda la competencia, no perdió ningún encuentro de la fase eliminatoria y se impuso al poderoso elenco de Belo Horizonte para quedar inmortalizado en la historia. Ese equipo inolvidable fue comandado por su capitán y emblema desde la mitad de la cancha, Juan Sebastián Verón, que tres años antes había regresado al club de sus amores después de seis meses en Boca y 10 años en el fútbol europeo para cumplir su sueño pendiente, levantar el trofeo que su padre, Juan Ramón, La Bruja, tuvo en sus manos tres veces.

El deseo de La Brujita y de todos los hinchas de Estudiantes se haría realidad esa noche de miércoles, tras haber empatado 0-0 en la final de ida en La Plata una semana antes. El equipo argentino se plantó en suelo brasileño y superó a Cruzeiro en un partido durísimo que batalló, de inicio a fin.

La realización del hito

El equipo de La Plata previo al partido que hizo historia en el Mineirao.

Estudiantes llegaría al estadio Mineirao con la incertidumbre del empate sin goles en la final de ida, y para el partido decisivo Sabella decidió no hacer cambios en el equipo. Los destinados a la gloria fueron: Mariano Andujar en el arco, Rolando Schiavi y Leandro Desabato como dupla central, los laterales fueron Christian Cellay por derecha y Germán Ré por izquierda, en el medio se paró Rodrigo Braña junto a Verón, por las bandas jugaron Enzo Pérez y Leandro Benítez y como pareja delantera, los goleadores de la noche, Gastón Fernández y Mauro Boselli.

El primer tiempo fue tenso, sin muchas jugadas de peligro para ninguno de los dos equipos. El local fue el que se acercó más al arcorival, pero El Pincha pudo aguantar y mantener el empate hasta el entretiempo gracias al gran trabajo de los defensores.

Pero en el segundo tiempo el partido cambió, a sólo seis minutos de iniciado, el mediocampista brasileño Henrique disparó desde fuera del área y la pelota, luego de un desvío en El Chavo Desabato, ingresó en el arco defendido por Andujar. Sin embargo, el conjunto rojiblanco no se rindió y fue en busca del empate, que conseguiría tan solo cinco minutos más tarde luego de una gran jugada individual de Verón en la mitad de la cancha, en la que habilitó a Cellay, quien tiró un centro que La Gata Fernández convirtió en gol. La locura se desataría a los 73’ cuando el capitán Pincharrata ejecutó un córner a la cabeza de Boselli que, con un cabezazo de pique al suelo, sentenció el partido, se proclamó goleador del torneo y coronó al equipo de La Plata como campeón de América.

El antecedente

La última vez que Estudiantes había levantado la Copa Libertadores había sido en el año 1970, cuando venció en la final a Peñarol: le ganó 1-0 en la ida en Argentina y empató 0-0 por la vuelta en Uruguay. Además, con aquella consagración se convirtió en el primer club en ser tricampén de la competencia continental en la historia.

Esa fue la última vez que el equipo dirigido por Osvaldo Zubeldía campeonó en la época más laureada de la institución, en la que, además de las tres Copas, se llevó el Torneo Metropolitano del ‘67, la Copa Interamericana del ‘69 y la Copa Intercontinental en el 1968 después de vencer al Manchester United por 2-1 en el global.

El mítico equipo de Zubeldía contaba con jugadores que se convertirían en máximos ídolos platenses, como La Bruja Juan Ramón Verón, autor del gol en Old Trafford que dio el campeonato mundial y Carlos Salvador Bilardo, quien más adelante se convertiría en director técnico campeón con El Pincha del Metropolitano de 1982 y con la Selección Argentina de la Copa del Mundo de 1986.

¿Qué pasó después?

Desde el 2009, Estudiantes nunca pudo volver a competir a gran nivel en la Libertadores: de las siguientes 13 ediciones que se disputaron, participó únicamente en seis, en las que la instancia más alta que alcanzó fue cuartos de final en dos ocasiones.

La primera fue en 2010, en la temporada que buscaban el bicampeonato con un plantel que mantuvo a la mayoría de los campeones de la edición anterior. Quedaron eliminados frente al que más tarde levantaría la Copa, el Internacional de Porto Alegre, tras empatar 2-2 en el global, pero por el valor agregado al gol de visitante el conjunto brasileño clasificó a las semifinales. 

La siguiente fue el año pasado, cuando quedó eliminado polémicamente por Atlético Paranaense, tras un 0-0 en la ida en Brasil. El partido se definió en el estadio Uno; a Estudiantes le anularon un gol por offside de un jugador que, según el árbitro, obstruía al arquero y sobre la hora los visitantes encontraron el gol de la clasificación, pero previo al centro que terminó en el tanto definitivo, hubo una mano del centrocampista del equipo brasileño David Terans que el colegiado no percibió.

El Pincha es el tercer equipo argentino con más Libertadores con cuatro Copas, está empatado con River y por detrás de Independiente (7) y Boca (6). Aunque en los últimos años no pudo consagrarse a nivel continental, es uno de los más grandes de América que está en busca de recuperar su prestigio internacional que alcanzó por última vez esa noche del 15 de julio de 2009.