jueves, julio 25, 2024

La promesa de Messi a Mascherano: volver a París para llevarse el oro

Por Nicolas Gallitrico, Ignacio Ferreyra y Thiago Mansilla

La eliminación de la Selección Argentina Sub 20 ante Nigeria en los octavos de final del Mundial de la categoría significó un duro -otro- golpe para el equipo que conduce Javier Mascherano. El desempeño del equipo en el Sudamericano de Colombia, en febrero, no había sido el esperado y el boleto para el torneo que hasta ese momento se iba a disputar en Indonesia se le escurrió de entre las manos. Gracias a la rápida gestión de Claudio Chiqui Tapia, Argentina logró ser sede y el combinado juvenil entró a la competencia por la ventana. Si bien el Jefecito dejó su renuncia a disposición del presidente de la AFA, Tapia decidió respaldarlo -lo mismo que había hecho con Lionel Scaloni tras la salida de Jorge Sampaoli en la Mayor- y ahora el entrenador santafesino se dedicará de lleno al próximo gran objetivo: el Campeonato Preolímpico Sub 23 rumbo a los Juegos Olímpicos 2024. Y según le contaron a El Equipo desde el entorno del cuerpo técnico de Macherano, Lionel Messi le habría dado su palabra al DT que, de clasificarse a la cita olímpica, estaría dispuesto a ser uno de los tres mayores de 23 años que pueden integrar el plantel en busca del oro y así ir por su revancha en París.   

El astro argentino le puso punto final a su paso de dos años por la Ligue 1 en el Paris Saint-Germain y decidió mudarse al Inter Miami de la MLS -tras la imposibilidad de retornar al Barcelona-. Las dos caídas consecutivas en octavos de final de Champions League, sumada la final de la Copa del Mundo que la Albiceleste le arrebató a Francia con el 10 como figura, fueron los detonantes para que los hinchas parisinos le hicieran la vida imposible en su estadía en el club, sin importar sus eficientes números -32 goles y 35 asistencias en 74 partidos-, y las dos ligas obtenidas.

Con el buen rendimiento que tuvo, ¿por qué fue el foco de crítica para los franceses? Todo comenzó a través de los medios de comunicación, especialmente los deportivos, quienes cada vez que jugaba la Pulga recibía la mayor parte de las críticas, sumado a puntajes muy bajos -entre 3 y 5-. Sus argumentos en la elección de estas puntuaciones, fueron que el nivel del jugador argentino era bastante flojo, y que el mismo se debía a su deseo de llegar en forma para Qatar 2022. “Fue silbado por parte del público en la presentación de los equipos, se destacó varias veces pero perdió demasiados duelos personales y balones. Siempre le falta algo: inspiración, éxito o compañeros que entiendan de fútbol”, publicó el diario Le Parisien tras una derrota ante el Olympique de Lyon por el campeonato francés, en el pasado mes de abril. 

El odio seguiría posteriormente al Mundial ganado por la Albiceleste -con dos goles de Messi en la final-, con actos reprochables por parte de los franceses: en la llegada de Messi al país europeo prendieron fuego una bandera Argentina. Además, en un bar parisino usaron la camiseta del actual Balón de Oro como alfombra, y en los partidos era recibido y despedido del estadio con insultos -sin importar su actuación-. “A Messi no lo queremos, no quiere estar en este club. Vi su declaración donde decía ‘estoy bien, adaptado’, pero ¿a qué estás adaptado? ¿Porque marcaste 18 goles o 16 asistencias este año contra Angers y Clermont? Pero en los partidos que importan desaparece por completo. Parece una broma, porque vimos sus partidos en la Copa del Mundo”, disparó el ex jugador de PSG, Jérôme Rothen, en su espacio como columnista de RMC Sport. 

Como cuando era jugador del Barcelona y su felicidad pasaba por el club catalán y no en la Selección, hoy la historia cambió y se dio vuelta por completo. El conjunto nacional tuvo recientemente, en la fecha FIFA de junio, un encuentro amistoso contra Australia -terminó con victoria por 2 a 0 con uno de Messi- en Pekín, y durante el entretiempo se mostraron fragmentos de la entrevista del ciclo Llave a la Eternidad del rosarino con la periodista Sofia Martínez, con una declaración que sobresalió: Siendo sincero, creo que si no hubiésemos sido campeones del mundo, yo ya no estaría más en la Selección”. Además aseguró que tras el logro en Qatar no podía dejar a la Scaloneta, que debía disfrutar este momento histórico.    

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi)

Ahora Mascherano no solo tiene la responsabilidad de dar vuelta la página en su paso por las divisiones juveniles y clasificar a los JJOO, si no que el enorme desafío de dirigir a su compañero de toda la vida en el combinado nacional y Barcelona. El torneo clasificatorio se disputará en Venezuela entre los primeros meses del próximo año. La Conmebol aún no confirmó la fecha de inicio del torneo, ni tampoco la Federación Venezolana de fútbol -entes encargados de la organización del certamen-. Compiten las diez selecciones de Sudamérica en dos grupos (a definir) y las dos primeras de cada zona pasan al cuadrangular final. El Preolímpico otorgará dos plazas a los Juegos Olímpicos de París 2024. Argentina cuenta con dos oros: Atenas 2004 y Beijing 2008, esta última contó con la primera y única participación olímpica de La Pulga. A diferencia del Mundial Sub 20, esta competencia estará conformada por jugadores con un límite de 23 años, sumado a tres jugadores mayores a elección del cuerpo técnico, donde entraría Messi.

Por lo pronto, pese a haberlo ganado absolutamente todo, Messi parece seguir con el hambre de gloria que siempre lo caracterizó. No solo quiere ganar su segunda Copa América en 2024, sino que desea coronar dicho año con otra medalla de oro en su palmarés, en la tierra que le fue tan hostil en el último tiempo. Además que al ser Francia la sede, ¿quién dice que Mbappé no estará presente para representar a su selección como mayor? De serlo, los amantes del fútbol podrían tener otro enorme espectáculo como el de la final de la Copa del Mundo y que estos dos cracks se vean las caras otra vez. Este título tendría un sabor especial para Lionel, aún mayor al de la ambición: el de la revancha. 

Más notas