miércoles, abril 24, 2024

El Tricolor que no para de crecer

Por Lucas Marcos, Gaspar Yabrón y Santiago Cergneux

El Club Social y Deportivo Pacífico se fundó el 29 de septiembre de 1930 y el fútbol siempre ha sido su actividad principal. Sus socios fundadores tenían vinculaciones con el Ferrocarril San Martín, que en ese entonces se llamaba “De Buenos Aires al Pacífico” y de ahí proviene el origen de la institución. Los colores amarillo, verde y azul de las locomotoras son los que más identifican a los de Villa del Parque.

“Desde sus comienzos, este club tiene un gran vínculo con el barrio, el papel social que ocupa es fundamental para ayudar a un montón de jóvenes que vienen todos los días a practicar distintos deportes”, expresa Domingo Pugliese, presidente del Tricolor, quien agrega: “Las actividades que tenemos en la actualidad son ajedrez, taekwondo, fútbol infantil y femenino, futsal masculino y femenino, además de que contamos con un gimnasio”.

Pacífico siempre se caracterizó por ser un lugar humilde al que los vecinos han ayudado y acompañado en su crecimiento. “En la década de 1960 necesitábamos recaudar fondos para comprar las camisetas, por lo que organizábamos bailes todo el tiempo”, explica el tesorero José Taschetta. En el año 1971 el Tricolor se mudó a su actual sede en Santo Tomé al 3851 también gracias al aporte de los socios y vecinos que compraron dos lotes en donde se construyeron las instalaciones. “Ahora estamos expandiéndonos para arriba porque los chicos de fútbol necesitan más espacio para su entrenamiento”, cuenta Taschetta.

Uno de los valores fundamentales que promueve Pacífico es el de ayudar a los jóvenes del barrio que todos los días encuentran en la institución un espacio seguro y tranquilo para practicar deportes y crear lazos sociales. “Somos una familia porque todos estamos dispuestos a ayudar al otro, siempre hay ganas de mejorar y mucho compromiso para hacer que el club sea cada día más grande y pueda seguir cumpliendo con la función social tan importante que realiza”, manifiesta, otro de los dirigentes, Rodrigo Gago.

El club ubicado en Villa del Parque continúa actualmente en pleno crecimiento dentro del futsal local. Con una rica historia y una gestión enfocada en el desarrollo de un semillero de talentos, ha logrado consolidarse como uno de los principales actores del deporte en su zona. Con instalaciones a la altura y un enfoque integral en la formación de jóvenes jugadores.

En el fútbol de salón, ​​la actividad destacada del club, Pacífico consiguió éxitos tanto a nivel amateur como en las categorías inferiores. Su primer equipo, que hoy milita en la Primera División B de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), logró consolidarse en los últimos años, posicionándose como un rival respetado por sus competidores. Con un compromiso inquebrantable, el equipo obtuvo resultados destacados en los campeonatos locales y despierta la ilusión de lograr el ascenso a la máxima categoría.

El club de barrio sigue dejando su huella en el deporte local. Con una visión clara y una gestión comprometida, la institución busca día a día seguir formando jugadores y mantenerse como protagonista principal en las competiciones locales y también internacionales, como la reciente participación del equipo sub-21 en la Copa Mundo do Futsal, disputada en Brasil. Con su enfoque integral y su compromiso social, Pacífico sigue demostrando que el deporte trasciende las canchas y puede ser una poderosa herramienta de cambio y desarrollo para los chicos de la zona.

Alejandro Sanzo, otro dirigente protagonista de la refundación del club, define a Pacífico como su hogar: “No solo es una gran familia, sino que es una casa. Es un lugar donde uno llega y está cómodo, saludas a todos y podés contar tus problemas. Ayudás, te ayudan y te sentís libre y contenido”. Agrega que es algo inexplicable el sentido de pertenencia que hay con la institución: “La gente hace cosas que son una locura”, y manifestó lo importantes que son los clubes de barrio para educar y formar personas: “Te enseñan cosas de la vida que no aprendés en las escuelas y que te no te las olvidás más, nuestro objetivo es cumplir ese rol educativo”.

“Pacífico no sólo es un lugar para jugar al fútbol, sino que los chicos también van a tener contención, a entrenar y a socializar”, así lo sostiene Rodrigo Gago, quien está en el Tricolor desde los 6 años, y actualmente, 29 años después, se encarga de la parte administrativa del club que lo acompañó toda su vida.

Más notas