miércoles, febrero 28, 2024

La dinastía croata en la Champions, más viva que nunca

Por Gustavo Rodríguez López, Tomás Allami, Federico Cáceres, Manuel Carmona y Valentín Romang

Hay muchos países que son reconocidos por la pasión por el fútbol y por el éxito de sus jugadores, como Brasil, Argentina e Italia. Pero hay un país que de manera sutil y silenciosa se fue introduciendo a este grupo con futbolistas extraordinarios. A partir del Mundial de Francia 1998, con Davor Šuker, Croacia figuró en el mapa del fútbol internacional. En la actualidad sigue demostrando su mentalidad ganadora y aporta jugadores desarrollados en el país a los grandes equipos de Europa. Esto se ve reflejado en que desde 2013 todos los equipos campeones de la Champions League tienen al menos un jugador croata en sus planteles.

El equipo que comenzó con esta dinastía de jugadores croatas campeones de la Champions fue el Bayern Múnich con Mario Mandžukić, tras vencer en la final por 2 a 1 a su clásico rival, el Borussia Dortmund, en 2013. El delantero jugó 10 partidos en aquella edición de Champions y convirtió tres goles, además de aportar una asistencia.

Luego, empezó el exitoso periodo de Luka Modrić en el Real Madrid, en el que ganó 5 Champions League, la primera de ellas en 2014. Conquistó 3 consecutivas en 2016, 2017 y 2018, siendo este último el año en el que ganó el ‘Balón de Oro’, rompiendo la hegemonía Messi-Ronaldo. Su última conquista en la competencia fue en 2022.

Otro croata que formó parte del tricampeonato continental del Madrid fue Mateo Kovačić y es el segundo croata con más Champions ganadas en la historia (con 4). Tuvo un rol más importante en 2021 cuando salió campeón con el Chelsea.

En 2015, esta vez el protagonista balcánico en Champions fue Ivan Rakitić. El mediocampista debutó en el Basilea en 2005. Y luego de pasar por varios clubes europeos, llegó al Barcelona, en el que se consolidó siendo pieza clave del equipo de Luis Enrique y conquistó la Champions League marcando un gol en la final frente a la Juventus.

Dejan Lovren es otro de los nombres que figuran entre los ganadores de este título. Se proclamó campeón de la Champions League en 2019, tras vencer al Tottenham Hotspur por 2 a 0 en la final. Pese a que el futbolista croata no era titular, formó parte del plantel campeón de esa edición de la competición continental. En la temporada 2019/20, Ivan Perišić consiguió levantar la Champions con el Bayern Múnich, en su año a préstamo del Inter. En esa temporada, el mediocampista anotó tres goles y dio tres asistencias.

La meca del fútbol croata, y unas de las más sobresalientes en toda Europa, es el Dinamo Zagreb, el club en el que la mayoría de las estrellas se formaron y desarrollaron, como Kovačić, Modrić y Dejan Lovren. Es decir, hicieron divisiones inferiores en Dinamo Zagreb y se consagraron campeones de la Champions League. También formaron parte de la selección, dando grandes actuaciones en los mundiales y copas europeas. El prestigio croata es enorme, y todavía resalta su experiencia y rendimiento al más alto nivel, que viene de dar dos mundiales históricos seguidos, donde quedó subcampeón en Rusia 2018, y obtuvo el tercer puesto de Qatar 2022. 

El Dinamo Zagreb, con 112 años de historia, es el equipo más importante del país con 52 títulos obtenidos, es campeón de la Primera Liga Croata desde 2012 y cuenta con un valor de plantel ampliamente superior al resto: 93.3 millones de euros según Transfermarkt.

Guillermo Suárez, ex jugador del Dinamo Zagreb que hoy juega en Rivadavia Lincoln del fútbol amateur del “Torneo Argentino A” , rememora sus tiempos en Croacia y la competitividad del club: “La superioridad del Dinamo sobre los demás equipos se debe a cuestiones de plantel y presupuesto. Contrata muchos jugadores de jerarquía y a la larga eso prevalece en la liga croata. Por lo general gana las ligas por una cuestión de plantel y poder económico que los demás no lo tienen”. Suárez también deja en claro que el fútbol se vive de manera muy pasional en Croacia.

Con símbolos experimentados de la selección, y jóvenes con un futuro prometedor, como Joško Gvardiol o Dominik Livaković, ambos formados en el Dinamo Zagreb, dieron las dos mejores actuaciones de Croacia en Mundiales. Y no es ninguna casualidad, ya que de los 26 convocados al último Mundial por Zlatko Dalić, 15 vistieron en algún momento la camiseta del Dinamo Zagreb.

Los croatas, reconocidos como los “Vatreni”, que en español significa “lleno de fuego” o “ardiente”, refleja su carácter y su personalidad, y quieren extender esta racha de una década de títulos continentales desde 2013 por un año más, ya que Marcelo Brozović, del Inter, es el único croata en la final de la Champions con el Manchester City.

Más notas