jueves, febrero 29, 2024

La fórmula de Haaland: genes de atleta, disciplina y espíritu de grupo

Por Renata Btesh, Micaela Osorio y Agostina Arias

Erling Haaland, el delantero de 22 años del Manchester City, lleva 12 goles en 12 partidos de la Champions League 2022/2023, se ubica en el puesto 19° de los máximos anotadores históricos de la competición con 35 tantos en 29 partidos y rompió récords en los tres clubes con los que disputó la competición más importante de Europa: con Salzburgo de Austria, Borussia Dortmund de Alemania y el Manchester City de Inglaterra. Alf Ingve Berntsen, su primer entrenador en el Bryne FK de Noruega, comenta a El Equipo que desde chico sabía que “sería un jugador internacional” y que se entrenó muy duro para alcanzar a serlo.

El primer récord que marcó Haaland en Champions League fue mientras jugaba para el Salzburgo en 2019: fue el primer y único futbolista en haber marcado un hat-trick en los primeros 45 minutos de su debut. Esa hazaña sólo indicó el inicio de su imparable racha goleadora, la que podría atribuirse al descender de una familia a la que el deporte le corre por las venas, ya que sus su madre -Gry Marita Braut- fue atleta y su padre -Alf Inge Haaland-, futbolista. También, a su primer club, el Bryne FK, que lo formó desde temprana edad, a sus cinco años y le permitió progresar, con Alf Ingve Berntsen a la cabeza del cuerpo técnico.

Ex entrenador de Haaland desde 2006 hasta 2015 en el Bryne FK, Berntsen comenta que se dieron cuenta de que era especial entre sus 11 y 12 años, pero que no se imaginaron que se transformaría en uno de los futbolistas más determinantes del mundo. Aunque intentaba mantener los equipos divididos por edad, con Haaland tuvo que hacer una excepción a sus 11 años y ascenderlo de categoría debido a su gran nivel. Berntsen destaca que sus mejores cualidades futbolísticas en aquel entonces eran las que también mantiene en la actualidad: “Metía muchos goles, entrenaba mucho y sonreía mucho”.   

Al igual que su padre, Haaland inició su trayectoría futbolística en el Bryne FK cuando tenía cinco años y jugó en la Reserva en 2015, año en el que anotó 18 goles en 14 partidos, ya demostrando su potencial como goleador. Finalmente debutó en la Primera División del Bryne FK con tan solo 15 años, el 12 de mayo de 2016.

Con respecto a los genes del delantero, Berntsen dice que Haaland tenía una clara genética deportista dado que Braut, su madre, fue campeona nacional de heptatlón, y Alf Inge Haaland, su padre, fue futbolista profesional en Manchester City, Nottingham Forest y Leeds United. También fue fundamental que creciera en su pueblo de Noruega, Bryne, rodeado de  un buen entorno para poder desarrollarse de la mejor manera posible.

“Eran 40 jugadores, no todos eran de élite, y eso hizo que Erling tenga un buen grupo y un ambiente sano para progresar”, dice Berntsen, quien agrega que esa fue su mayor influencia en Haaland como deportista, no el haberle enseñado a patear con la zurda o a cabecear al ángulo, sino que el haber tenido en su momento un grupo unido y positivo desde lo humano, que hizo que encontrara un hogar futbolístico durante los inicios de su carrera. Así lo explica su ex entrenador: “Nosotros no lo creamos, él hizo ese trabajo sólo. Pero sí fuimos un buen grupo y lugar durante sus años formativos. Él y todos los que conformaron ese equipo siempre van a tener un espacio en mi corazón”.

Haaland ya superó récords que parecían inalcanzables. Tras el encuentro ante el Leipzig por los octavos de final de la actual Champions League, se convirtió en uno de los únicos tres únicos jugadores en haber convertido cinco tantos en un solo partido de Champions, junto con Lionel Messi (Barcelona) y Luiz Adriano (Shakhtar Donetsk). El noruego se asentó como uno de los mejores delanteros del mundo debido a su velocidad y facilidad para encontrar el gol.

Otra cualidad que lo llevó a ser uno de los protagonistas de su generación es la disciplina que mantiene desde su infancia, ya que siempre fue muy riguroso en todos los aspectos que tiene que tener un atleta. Como principal factor la nutrición, ya que consume en su dieta diaria hígados y corazones de vaca por el valor nutricional que contienen: hierro, vitaminas y magnesio, lo que le permite ingerir al futbolista un total de 6000 calorías diarias para tratar de evitar lesiones.
Para Erling Haaland otro factor clave que lo hace ser disciplinado son las horas de sueño, debido a que a las diez de la noche concluye su día. En los viajes que hacen con el plantel, en vez de jugar con sus compañeros a las cartas, Haaland prefiere leer libros o artículos científicos sobre cómo mejorar su sueño o su alimentación. Todo esto es lo que le permite a Haaland mantener una mente fuerte y sana para convertirse en uno de los futbolistas más exitosos del momento.

Más notas