martes, mayo 28, 2024

Argentinos exportadores e importados: la nueva-vieja tendencia de las selecciones

Por Facundo Novo

Futbolistas como Fernando Muslera o hace algunos años Mauro Camoranesi, hicieron que los argentinos se acostumbren a ver jugadores nacidos en sus tierras competir en otras selecciones. La nacionalización de los protagonistas es algo muy recurrente, pero quizás algo molesto para los fanáticos del país afectado. Con el correr del tiempo, cada vez más rápido los ojeadores posan sus ojos en jóvenes talentos y las promesas son tentadas por otros países, en donde es posible que puedan jugar en vez de en su lugar de nacimiento. 

Algunos argentinos que han sido parte de otros seleccionados fueron partícipes de varios mundiales y hasta se los vio en Qatar 2022 con otra camiseta. En México, Rogelio Funes Mori fue parte de los convocados por Gerardo Tata Martino para la Copa del Mundo. No tuvo muchos minutos en el certamen, pero es un ejemplo que se adapta al tema. Otro jugador en viajar al país asiático, pero no con el combinado albiceleste es Hernán Galíndez, llamado por otro director técnico oriundo de Argentina como lo es Gustavo Alfaro. El exarquero de Rosario Central jugó los tres encuentros que tuvo la selección ecuatoriana y recibió tres goles. Finalmente, una figurita repetida en otras citas mundialistas fue Muslera, que aunque en este último no estuvo ni un minuto en el campo de juego, fue parte de los citados por Diego Alonso que quedaron afuera en primera ronda. El guardameta del Galatasaray de Turquía ya había estado presente en Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018.

Sin embargo, hubo muchos otros casos que se podrían sumar a este grupo pero en mundiales anteriores. Algunos, hasta lograron consagrarse campeones con la selección a la que decidieron representar. En la segunda edición de la Copa del Mundo hubo cuatro argentinos presentes en el plantel de Italia que se consagró como local ante Checoslovaquia. Raimundo Orsi, Luis Monti, Enrique Guaita y Atilio Demaria obtuvieron la medalla con el país europeo. Monti, además, se convirtió en el primer jugador en disputar dos finales mundialistas con distintas selecciones (la otra había sido con Argentina cuatro años antes). Tras este gran antecedente, muchos otros han jugado este certamen con diferentes países. En total son 37, pero solo uno más pudo campeonar: Camoranesi. El surgido en Aldosivi jugó cinco partidos en Alemania 2006 y se quedó con la copa.

En este 2023, la selección italiana ha vuelto a las bases. Mateo Retegui, actual delantero de Tigre, fue citado por Roberto Mancini para disputar las clasificatorias a la Eurocopa 2024. El “9” de 24 años ya jugó dos partidos con la camiseta azzurra y logró convertir dos goles. Por otro lado, Bruno Zapelli, mediocampista de Belgrano de Córdoba, también fue convocado por el país europeo pero para la categoría Sub 21. Mancini se “vengó” de Lionel Scaloni, luego de que este llamara a Marcos Senesi y lo hiciese debutar en un amistoso para asegurarlo en Argentina. 

Por otra parte, hay varios futbolistas en el fútbol argentino que podrían jugar para Italia, ya que tienen nacionalidad de este país. Gianluca Prestianni es uno de ellos. El chico de 17 años es el jugador joven más destacado de Vélez y podría elegir el combinado de Europa. Otros casos son los de Matías Soulé (Juventus), Valentín Carboni (Inter), Giovanni Infantino (Rosario Central) y  Facundo Buonanotte (Brighton). Citados por Javier Mascherano para el Mundial Sub 20, todos cuentan doble nacionalidad y aunque el último no fue cedido por su club, los demás disputan el torneo con Argentina y Scaloni los tendrá en cuenta para futuras convocatorias, por lo que parecería ser que su destino es albiceleste. Por último, otros jugadores surgidos en el ámbito local que podrían emigrar tras un llamado de Mancini son: Nicolás Capaldo (Salzsburgo de Austria), Juan Sforza (Newell´s), Giuliano Galoppo (San Pablo), Lucas Beltrán (River), Facundo Colidio (Tigre) y Pedro De La Vega (Lanús).

Unos kilómetros hacia el suroeste está España. Algunos jóvenes cómo Tiago Geralnik o Giuliano Simeone han emigrado a Villarreal y a Atlético de Madrid respectivamente sin debutar en la primera de su club de formación, River. Sin embargo, hay chicos nacidos en tierras españolas que su futuro parece ser la Selección Argentina. Se trata de Alejandro Garnacho y Nicolás Paz. De Madrid y Santa Cruz de Tenerife de forma respectiva, ambos parecen haber decidido jugar para el seleccionado sudamericano. El perteneciente al Real Madrid es hijo del exfutbolista nacido en Bahía Blanca Pablo Paz y de ahí surge la posibilidad de pertenecer al combinado nacional. De hecho, ya disputó el Sudamericano Sub 17 con la camiseta celeste y blanca. En cambio, el jugador del Manchester United posee a familia materna argentina y su representante, Quique de Lucas, afirmó la preferencia de Garnacho: “Él decide ir con Argentina porque realmente lo siente”.

Finalmente, hay otros antecedentes de argentinos que podrían representar otra selección o que ya lo han hecho. Luka Romero es un jugador de 18 años que pertenece a Lazio de Italia. Nació en México, pero fue citado por Mascherano para el mundial y declaró: “Me siento argentino; ellos me llamaron primero”, por lo que su camino seguirá en el lado sur de América. En Paraguay, David Martínez, Alejandro Kaku Romero Gamarra o Andrés Cubas son ejemplos de jugadores que debutaron en clubes importantes del fútbol argentino y decidieron nacionalizarse por falta de oportunidades en la Selección Argentina. El arquero de Racing, Gabriel Arias, optó por representar a Chile, mientras que en Armenia hay dos futbolistas nacidos en Argentina: Norberto Briasco y Lucas Zelarrayán. Muchas historias, distintos finales.

Más notas