sábado, mayo 18, 2024

Claudio Falco: “Mi sueño es ganar los Juegos Paralímpicos”

Por Juan Manuel Patricio, Lucas Idiart, Tomás Oppenheimer y Tomás García

Claudio Falco, licenciado en psicomotricidad y profesor de educación física, tiene 56 años y es el director técnico de Los Murciélagos. El entrenador ya cuenta con vasta experiencia dentro del cuerpo técnico del seleccionado, actuó en el equipo de trabajo de fútbol desde 2009 hasta el 28 de diciembre de 2021, cuando ganó el concurso para comandar al plantel. Debutó como entrenador en la Copa Tango 2022, donde participaron la sub 23, Inglaterra y Brasil, que derrotó a Argentina en la final. Su segunda actuación fue en tierra carioca por el Desafío de las Américas y quedó tercero. La próxima cita tuvo lugar en Puebla, México, el experimentado director técnico lideró a Los Murciélagos hacia la final del Grand Prix 2022 pero perdió nuevamente ante su verdugo. La Verdeamarela obtuvo el campeonato luego de ganar 3 a 2 por penales tras un partido en cero. Después de tres intentos, en la Copa América 2022 disputada en Córdoba, Falco tuvo revancha ante la Canarinha y se consagró campeón en una final sin goles que ganó Argentina 2 a 1 por penales. 

Su más reciente función fue en la Copa Tango de este año, llevada a cabo en el CeNARD, donde tuvo un destacado resultado de 10 a 0 ante Bolivia y también logró el primer puesto al ganarle 1-0 a un selección nacional alternativo en la final.

Pese a estar los últimos 13 años de su vida directamente ligado al fútbol cinco adaptado, Falco ya tiene un pasado trabajando en otras disciplinas deportivas con personas que padecen de discapacidad. Del 2000 al 2004, dirigió a la selección nacional de torball, con la que salió campeón del mundo en 2004 luego de derrotar a Francia por 3 a 2 en la final. Luego, migró al goalball, donde estuvo al mando del seleccionado nacional desde el 2005 al 2009, año en el que fue integrado al cuerpo técnico de Los Murciélagos.

Actualmente, Falco está preparando a su equipo para el próximo Grand Prix que se disputa en San Pablo, Brasil, a realizarse del 23 al 27 de mayo. La lista de convocados está integrada por Darío Lencina y Germán Müleck (arqueros), Ángel Deldo, Braian Pereyra, Froilán Padilla, Junior Fernándes, Mario Ríos, Matías Olivera, Maximiliano Espinillo y Nahuel López.


En el próximo Grand Prix, Argentina comparte el Grupo A con Italia, Francia y Tailandia y debutará frente a los asiáticos el 23 de mayo. El Grupo B está conformado por Brasil, Inglaterra, Chile y Japón. La final será el 27 de mayo.

Luego de esta competencia, estará el Mundial que tendrá lugar en Birmingham, Inglaterra, a partir del 18 de agosto, con final programada para el 27. Los únicos campeones son Brasil, que ostenta cinco títulos y Argentina suma dos. En las ediciones del 2014 y 2018, la Albiceleste fue subcampeona. A su vez, los primeros tres puestos de este torneo permiten clasificarse automáticamente a los Juegos Paralímpicos de París 2024.  

– Respecto a lo que se viene: ¿Cómo se sienten, cómo se ven para la competición?

– La verdad que las expectativas son muy buenas, estamos enfocados primero ahora en este Grand Prix y después en el Mundial. Queremos ir paso a paso, pero sin perder siempre esa mirada de lo próximo. Lo próximo ahora es Brasil, el 20 de mayo, porque eso también nos va a servir para ver a muchos jugadores y para ver qué jugadores están en mejores condiciones para poder representarnos en el Mundial.

– Hablando de Brasil, jugaste tres finales contra ellos como director técnico, perdiste dos pero te consagraste en la Copa América. ¿Buscarás la revancha?

– Soy consciente de que hemos ganado la final de la Copa América, que era el torneo más importante del año pasado y eso la verdad que nos pone muy bien. Pero eso ya está, ya pasó, hay que construir de ahí para adelante. No sé si revancha. Nosotros siempre queremos jugar la final y uno siempre le quiere ganar al mejor.  Hoy, si bien Argentina y Brasil son los dos equipos que están, tal vez, mejores posicionados dentro del ranking mundial, no podemos negar que la trayectoria y los logros que tiene Brasil lo posicionan como candidato siempre. 

– Sobre ese partido con Brasil en la Copa América, en el entretiempo dijiste:  “Si vamos a perder, que nos ganen ellos, no perdamos nosotros “. ¿Ese es el mensaje que le querés incorporar a tus jugadores?

-Sí, estoy convencido que el rival siempre juega y que los partidos, si se pierden, que te los ganen. En ese momento quise transmitir que no haya errores, que realmente si nos van a ganar es porque hay alguien que es mejor que vos, y es innegable, porque esto es un deporte. Yo sentía que en ese momento, tanto Brasil como Argentina estaban muy, pero muy parejos y dije eso para tratar de minimizar los errores. Creo que los jugadores lo entendieron y bueno, después llegamos a los penales y sabemos todo lo que pasó. 

– ¿Cuánto del futsal se incorporó en los entrenamientos de Los Murciélagos? 

  -Dentro del cuerpo técnico tenemos profesionales que vienen del futsal, y el desarrollo del fútbol para personas ciegas empezó a modificarse en función de mirar mucho al futsal. Entonces, hoy por hoy, los entrenamientos están muy relacionados a lo que es el futsal, la intensidad, el traslado de la pelota. Hay jugadores que empiezan a querer jugar de primera la pelota, cada vez hay menos tiempo entre la recepción y el pase a un compañero. Todas esas situaciones que son del futsal, hoy se están trabajando en el fútbol para personas ciegas. La diferencia a veces es que hay algún tiempo más para parar el entrenamiento y explicar con el cuerpo qué es lo que está buscando. Nosotros como cualquier otra selección analizamos vídeo con los jugadores. Es decir, hay mucho, pero mucho en común, no solamente del futsal, sino de cualquier otro deporte de alto rendimiento.

– Los arqueros son los únicos jugadores con visión dentro de la cancha. ¿Cómo los preparan? ¿Conversan con ustedes los técnicos antes de dar indicaciones a los jugadores?

– De nuestros cuatro arqueros, tres juegan la Liga de Futsal. No solamente tiene que saber atajar, tiene que saber dar indicaciones precisas, hablar en el momento justo, callarse en el momento justo, no puede confundir. Hay un doble trabajo ahí, no solamente el de atajar, también el de generar un vínculo no solamente de jugador, también de compañero. Es un puesto muy raro en el fútbol para personas ciegas porque es el único jugador que ve dentro de la cancha y esto data de que tiene que ser una persona con una personalidad especial. 

 

Más notas