sábado, junio 22, 2024

Solo seis futbolistas quedan de aquella tarde con derrota en Rusia

Por Franco Pinceti

El Mundial de Rusia 2018 no fue bueno para la Selección Argentina: no solo se volvió en octavos de final, sino que ganó apenas uno de los cuatro partidos que disputó.

El debut con empate 1-1 ante Islandia, con penal fallado por Messi incluido, fue una premonición de lo que se vendría: derrota ante Croacia 3-0, triunfo agónico 2-1 ante Nigeria y caída 4-3 ante Francia en octavos de final, que provocó la vuelta temprana de la selección de la cita mundialista.

Luego de ese Mundial, Argentina pasó por un proceso de recambio de futbolistas y cuerpo técnico que trajo consigo dos títulos: la Copa América y la Finalissima, un invicto de 36 partidos, el más largo en la historia de la selección nacional, y un cambio en la mentalidad de jugadores e hinchas producto de los trofeos conseguidos.

En la final de Qatar 2022, Argentina volverá a enfrentar a Francia y el cambio por el que pasó todo el seleccionado se verá reflejado no solo en el campo de juego sino también en el banco de suplentes. De los futbolistas argentinos que cayeron 4-3 el 30 de junio de 2018 ante “Les Blues”, solamente hay seis que están nuevamente en la nómina: Franco Armani, Nicolás Otamendi, Lionel Messi y Ángel Di María, que fueron titular, y Marcos Acuña y Paulo Dybala, quienes estuvieron en el banco.

Viéndolo en retrospectiva y con la incredulidad que le aporta el paso del tiempo, el equipo que paró Jorge Sampaoli resulta realmente llamativo: Armani; Mercado, Otamendi, Rojo, Tagliafico; Pérez, Mascherano, Biglia; Pavón, Messi y Di María, fueron los elegidos por el casildense.

A lo largo de su carrera en la selección, el fútbol le ha dado revancha a Messi en más de una oportunidad y, una vez más, el astro argentino y todo el país, tendrá su merecida revancha mañana en una nueva final de la copa del mundo y, si el fútbol es justo, será el broche de oro para la carrera del, para muchos, mejor jugador de todos los tiempos.

Más notas