domingo, junio 16, 2024

Cuti Romero, dueño de una fortaleza mental que se refleja en el juego

Por Tomás Randazzo 

Siendo el menor de tres hermanos, en su infancia tuvo días en los que pasó hambre. Sin embargo, quienes lo conocen de toda la vida, recuerdan a un niño que era feliz con poco, que se la pasaba pateando la pelota en las canchas de tierra de Villa Rivadavia con sus botines negros. Se unía a cualquier partido sin importar si los que se encontraban jugando eran mayores que él. Este es Cristian Gabriel Romero, quien hoy en día juega en el Tottenham Hotspur de la Premier League, y es pieza fundamental para Lionel Scaloni en la Selección Argentina.

A sus 13 años, jugaba en las inferiores de Talleres de Córdoba. En una charla que tuvo con Gustavo Spallina, reclutador e ídolo de Belgrano (y quién más tarde lo llevó al Pirata), fue consultado por su sueño, y el defensor central le confesó que era jugar en Europa y en la Selección Argentina.

El resto de la historia es conocida. Romero está viviendo un presente de ensueño y logró cumplir con lo que tanto anhelaba desde muy chico. Actualmente está representando a su país en la Copa Mundial, viene de consagrarse campeón de la Copa América, y en el continente europeo, es habitual titular en los “Spurs” de Antonio Conte.

Fue bautizado como “Cuti” por su fallecido tío Claudio, pero con la particularidad de que él mismo desconoce el origen del apodo. Siempre mostró su pasión por el fútbol. Tal es así que, con edad de infantiles, jugaba con sus primos mayores en un potrero. A los 8 años comenzó a jugar en San Lorenzo de barrio Las Flores, desde pequeño ya mostraba buenas condiciones. San Lorenzo, equipo al que pertenecía, realizó un acuerdo con Talleres por cinco futbolistas y uno de los que estaba incluido en aquella nómina era él. A sus 12 años seguía perteneciendo al club de Las Flores, pero mientras tanto también jugaba para pre-AFA en la “T”.

Belgrano por aquel entonces se encontraba armando el equipo de la novena división que iba a participar en el torneo juvenil de AFA. Gustavo Spallina, fue quien le insistió a Federico Bessone, encargado del área de reclutamiento, para ir a verlo a la Córdoba Club, un torneo de la zona.

De esta manera, a sus 14 años, Cristian Romero se incorporó a Belgrano, el club del cual su familia y él son hinchas. Supo destacarse en las inferiores por su venerable condición física (mide 1,85). En 2016, con tan solo 17 años, Ricardo Zielinski lo convocó para realizar la pretemporada con el primer equipo. En aquel año, por su edad, aún seguía alternando partidos entre la reserva y la cuarta división. Un 28 de agosto, ya con Esteban González como entrenador, tuvo su debut en primera en un partido frente a Independiente en el estadio Mario Alberto Kempes. A pesar de que su equipo perdió 1 a 0, tuvo un partido aceptable, e incluso le tiró un caño a Germán Denis. 

Romero es alguien que sabe imponerse ante las adversidades de la vida. Porque pasó por no tan buenas situaciones a los inicios de su carrera. A sus 17 años, por un error defensivo digno de su inexperiencia, Belgrano quedó eliminado ante Coritiba de la Copa Sudamericana. Avanzar en el plano internacional significaba para el cuadro cordobés un importante ingreso económico. “Los dirigentes me tiraban mierda teniendo 17 años. Las cosas que pasé en Córdoba futbolísticamente, me hicieron muy fuerte de la cabeza, ser constante y no rendirme me ayudaron a llegar a donde estoy. Si no hubiera sido así, seguramente hubiera dejado el fútbol”, expresó el defensor en una entrevista con el diario “La Voz del Interior”. Incluso, fue alejado del plantel profesional e iba a correr solo a otra cancha, mientras sus compañeros entrenaban.

El “Cuti” no bajó los brazos y arrancó el 2017 siendo convocado para el Sudamericano Sub-20 con la Selección Argentina y además fue elegido como capitán. Sin embargo, tras haber clasificado al mundial juvenil y ganar un poco más de continuidad en Belgrano, el técnico del seleccionado, Nelson Vivas, no lo convocó a la Copa del Mundo.

A mediados de 2018 y con tan solo 19 partidos en primera, estuvo en la mira de Boca y Racing, incluso Guillermo Barros Schelotto, DT del “Xeneize” en aquel momento, quería contar con él. No obstante, el cordobés también recibió ofertas de Europa y prefirió seguir su carrera en el viejo continente. El Genoa lo fichó por alrededor de un millón y medio de euros.

En el club italiano fue de menor a mayor, esto debido a que no fue tenido en cuenta en los primeros 8 partidos, pero se ganó el puesto y finalizó la temporada 2019/20 disputando 27 partidos. Uno de los más grandes de Italia puso sus ojos en él: Juventus lo compró por 26 millones de euros y lo volvió a ceder al cuadro genovés. En su segunda temporada en Italia participó de 33 encuentros. De cara a la temporada 2020/21 fue nuevamente cedido a préstamo, esta vez al Atalanta, club al que llegó por pedido expreso de su entrenador Gian Piero Gasperini. En el equipo con sede en Bérgamo tuvo la mejor temporada de su carrera, participando de 42 partidos entre Serie A, Copa Italia y UEFA Champions League, además de anotar 3 tantos. 

Lionel Scaloni lo venía siguiendo de cerca y finalmente lo convocó para los partidos frente a Chile y Colombia por las eliminatorias. Contra “La Roja” fue una de las figuras del encuentro y ante “Los Cafeteros” anotó su primer gol, y hasta el momento, único gol con la selección. Fue convocado a la Copa América, y pese a algunos inconvenientes físicos, terminó siendo pieza clave en la consagración de Argentina tras 28 años. Asimismo, fue elegido dentro del equipo ideal de la competencia.

Sus notables rendimientos en el Calcio y en la albiceleste lograron despertar el interés del Tottenham. Primeramente, el cuadro inglés lo contrató a préstamo con opción de compra de 50 millones de euros, que luego fue ejecutada por el buen nivel del cordobés en la Premier League.

La carrera del “Cuti” es un ejemplo de perseverancia y superación. Su fortaleza mental fue clave para el éxito de una carrera la cual está en alza, y que tiene mucho por recorrer, ya que tan solo tiene 24 años.

 

Más notas