jueves, febrero 29, 2024

Radiografía del San Lorenzo bicampeón, a medio siglo de la gesta

Por Francisco Guerci, Florencia Freire, Lucas Belossi, Mateo Basta, Matías Rissi, y Mauro Weiss

El 17 de diciembre de 1972, San Lorenzo escribió una nueva página dentro de la gran historia del fútbol argentino, cuando se consagró como el primer bicampeón de la era profesional, al ganar el Torneo Nacional de ese año. El conjunto de Boedo fue protagonista de varias singularidades que hicieron de esta conquista algo difícil de olvidar, y, a pesar de que hayan pasado 50 años desde la obtención, continúa en la memoria de todo el pueblo Azulgrana.

El primer campeonato (Metropolitano 1972)

Para contextualizar hay que destacar que San Lorenzo comenzó este exitoso período con el campeonato de 1968, en el cual Los Matadores -equipo con una base muy grande de jugadores salidos de las inferiores del club- fueron los primeros campeones invictos del profesionalismo.

Para el Metropolitano de 1972, San Lorenzo contrató a Juan Carlos Toto Lorenzo como su entrenador, en el que fue su segundo ciclo por el club. El técnico venía de ascender a la Lazio a la Serie A italiana y replicó las estrategias europeas: un equipo muy sólido en defensa y que recibía pocos goles.

Una de las medidas que tomó Lorenzo al llegar fue levantar la suspensión de Victorio Cocco y Carlos Veglio. A estos jugadores los había suspendido el anterior entrenador, Rogelio Domínguez, sin ninguna explicación. Según comentó Cocco: “Nos estaba esperando Domínguez con tres directivos más, y nos dijo: ‘Bueno muchachos, queremos comunicarles que no vengan más’”. El Toto además sumó la vuelta de José Nene Sanfilippo a sus 37 años, para reemplazar la salida del goleador Rodolfo Fischer. Si bien se reforzó bien, no lo querían mucho a Lorenzo. Alberto Dean -periodista que escribió el libro “San Lorenzo 100 años de pasión” y que fue jefe de prensa del club- admitió que “la gente lo quería matar y lo querían echar”.

El gran motivo fue su comienzo, ya que su primer partido fue en la fecha 6, y empató 3 encuentros seguidos. Luego, Dean reconoció que Osvaldo Valiño -presidente del club que lo llevó a Lorenzo- decidió bancar a Lorenzo y El Ciclón no perdió hasta el partido siguiente a ser campeones contra Huracán. En la fecha 11 alcanzaron la punta y dieron la vuelta con cinco jornadas de anticipación. Al final fueron derrotados en 3 partidos, empataron 13 y ganaron 18.  

¿Cómo se conformó el equipo del segundo torneo Nacional 72’?

San Lorenzo afrontó el torneo Nacional 1972 con la misma base campeona del Metro. Rubén Ayala volvió a ser el goleador del equipo, esta vez con ocho anotaciones, seguido por Enrique Chazarreta (5) y Sanfilippo (2). Los futbolistas armaron una formación tan compacta que terminó invicta la Zona A, con diez victorias y tres empates.

La formación era: Agustín Irusta; Ricardo Rezza, Antonio Rosl, Sergio Villar, Roberto Mario Espósito; Ramón Heredia; Luciano Figueroa, Roberto Telch, Rubén Ayala; Victorio Cocco y Enrique Chazarreta. 

Para Dean, la gran figura fue Cocco y dijo que fue el mejor momento de San Lorenzo en la historia, sin duda. 

Sus puntos fuertes

Para hablar de las fortalezas del equipo y de quiénes eran las figuras le consultamos a Victorio Cocco, enganche y capitán de ese San Lorenzo. 

Cocco destacó por sobre todas las cosas la mentalidad del equipo y su solidez defensiva: “Fue un equipo moderno, nadie jugaba con stopper y líbero en ese entonces. Era una novedad para el fútbol argentino”. También, el capitán agregó, “En lo táctico éramos unos adelantados a la época”. Lo que los diferenciaba del resto era que marcaban hombre a hombre al 10 y al 9, mientras que el resto tenía libertad. 

El enganche analizó:  “Nos dio resultado porque al ser una novedad, sorprendimos con una defensa muy férrea”. Y aunque les iba muy bien, el ex jugador del Ciclón confesó que nunca se sintieron campeones antes de serlo, pero tenían una gran convicción en el plantel. 

Además nombró a algunos de sus excompañeros como las grandes figuras del plantel, entre ellos se destacaban: Roberto Mario Espósito, mediocampista con mucha marca cuyo rol era defender personalmente a los número 10; Roberto Telch, volante que recuperaba en el medio y cubría al resto cuando se iban al ataque; y Carlos Veglio, delantero goleador con técnica y con la estirpe que tenían los jugadores de aquella época.

La campaña

El viejo Torneo Nacional tuvo un aire a lo que es la actual Copa de la Liga: eran dos zonas de 13 equipos cada una, y los primeros dos se clasificaban a la semifinal, excepto que el líder de la tabla le sacase tres puntos o más a su perseguidor más cercano (en ese caso, quedaba eliminado el segundo y el puntero accedía a la final directamente).

Desde ya hay que aclarar que San Lorenzo no perdió un solo encuentro en todo el campeonato. Tuvo victorias vitales como contra Vélez en la fecha 7, donde de local superó por 3 goles a 1, con doblete de Ramón Heredia en la primera parte y de Chazarreta en la segunda. Después, en la anteúltima fecha golearon en el clásico ante Huracán, con doblete de Heredia y uno de Chazarreta, y esto les permitió llegar al partido con River con un punto más que ellos.

Justamente fue el partido decisivo y empataron 2-2 en El Monumental. Los goles del encuentro los hicieron Telch y Ayala para San Lorenzo, y Morete y Más para River.

Además cerraron el andar demoledor con un guiño de suerte, ya que en el sorteo junto a River y Boca (para ver quién accedía a la final), los de Boedo ingresaron directamente porque la moneda terminó del lado azulgrana. Esto fue debido a que el equipo de La Ribera terminó con más de 3 puntos de diferencia del segundo de su zona. River fue el vencedor de la semifinal ante su clásico y se ganó su cupo para medirse al Cuervo en el partido decisivo por el campeonato.

San Lorenzo enfrentó al Millonario en el estadio José Amalfitani, y después del penal malogrado por parte de Chazarreta en el minuto 89, el partido llegó al tiempo suplementario. El encuentro se definió a los 10 minutos del alargue, gracias a un gol de Lele Figueroa, y el equipo de Boedo se quedó con el torneo tras vencer a River por 1 a 0.

Aquel plantel concluyó la campaña del Nacional ‘72 dejando en alto el nombre de Massa Lorenzo, fundador del Ciclón, al consagrarse como el primer bicampeón de la era profesional del fútbol argentino.

Más notas