miércoles, abril 24, 2024

La sexta final en su historia y la ilusión de 45 millones

Por Ignacio Holze

La Selección Argentina venció 3 a 0 a Croacia por la semifinal del Mundial de Qatar 2022, siendo la única nación en nunca perder en esta instancia, y jugará la sexta final en toda su historia.

Desde Uruguay 1930 hasta el día de hoy se han jugado un total de 21 mundiales, de los cuales la Albiceleste disputó 19 y en cinco alcanzó la final, siendo este domingo a las 12 su sexta definición. De la misma manera se mantiene invicto en las seis semifinales que compitió. “Fútbol, dinámica de lo impensado”, diría el gran periodista Dante Panzeri. Ya que en el comienzo de la “era Scaloni” este cuerpo técnico y plantel recibían críticas a más no poder, estuvieron cerca de quedar fuera en la fase inicial de la Copa América 2021, en la que terminaron siendo derrotados en semifinales.

Uruguay 1930, la primera de muchas. El primer campeonato del mundo se definió con el clásico del Río de La Plata, en el que los Charruas ganaron 4-2. Un seleccionado argentino dirigido por Fernando Olazar, y liderado dentro de la cancha por Guillermo Stábile, máximo artillero de aquella edición con ocho tantos.

Argentina 1978. 58 años tuvieron que pasar para volver a jugar esta instancia. Esta vez de local y con un equipo que enloquecía a la gente por su juego. La Albiceleste contaría con César Luis Menotti como entrenador y con Mario Alberto Kempes como la figura de aquel plantel y goleador del torneo. En la final terminaron ganándole a Holanda por 3-1 en el tiempo suplementario.

México 1986. Un equipo y director técnico que fueron duramente criticados por la prensa y el pueblo, llegó con pocas ilusiones. Carlos Salvador Bilardo y el autor de la mejor actuación individual en una competición de este deporte, Diego Armando Maradona. El gol de “la mano de dios” y “el gol del siglo” en los cuartos ante Inglaterra. Se terminaría consagrando tras vencer 3-2 en la final a Alemania.

Esperaron tan solo cuatro años para llegar a otra final. Italia 1990, de las copas del mundo más recordadas por los argentinos. El debut que nadie imaginaba ante Camerún, el gol de Claudio Caniggia a Brasil, los penales de Sergio Goycochea y la final que aún sigue siendo cuestionada por el penal que cobró el árbitro mexicano, Edgardo Codesal, para que Alemania venciera a la Albiceleste 1-0.

La más reciente, a la que la nueva generación recuerda y le duele por haberle impedido a Lionel Messi, máxima figura de aquel plantel, cumplir el sueño de millones de habitantes que nunca lo vieron campeón. Brasil 2014, de la mano de Alejandro Sabella, Argentina volvería a una nueva final luego de 24 años. Se enfrentaría nuevamente con su peor pesadilla, Alemania. Un gol para el olvido, a los 112 minutos de Mario Gotze. 

Luego de esta victoria en semifinales, espera por Francia o Marruecos para que este domingo, el conjunto dirigido por Lionel Scaloni pueda alcanzar la gloria. Con Messi en su mejor momento futbolístico, más pensante, más táctico, más pasional. Un comienzo que puso en dudas muchas cosas y permitió al entrenador ajustar cosas en el equipo. El plantel está más unido que nunca, jugando por y para darle una alegría a la gente.

 

Más notas