martes, junio 25, 2024

Lautaro Martínez, el gol más esperado

Por Emilia Pellegrini

“Lautaro nos salvó un montón de veces a nosotros, no me gustaría entrar en detalle, sería injusto porque él nos dio y va a seguir dando muchas alegrías”, declaró Lionel Scaloni después del partido contra Australia, donde Argentina logró clasificar a los cuartos de final de la Copa del Mundo. 

El bahiense llegó a Qatar siendo el goleador de la Scaloneta con 21 tantos, y tras su debut mundialista parecía que el arco se le había cerrado. En el primer partido que la blanquiceleste disputó ante Arabia Saudita, Lautaro anotó dos goles que fueron rápidamente anulados por el VAR semi automático; después de eso, los goles se veían prácticamente inviables para el delantero del Inter de Milán. Incluso perdió la titularidad que venía teniendo a manos de Julián Álvarez, quien indiscutiblemente tiene un mejor presente o por lo menos, logró darle a Argentina los goles que el Toro no pudo. 

Hoy el seleccionado argentino empezó ganándole a Países Bajos 2 a 0 con goles de Nahuel Molina y Lionel Messi, en un partido casi sin espacios que terminó con el empate de los neerlandeses cuando faltaban dos minutos para que termine el encuentro. Lautaro había entrado en el minuto 82 en reemplazo del cordobés Julián Álvarez, y durante el alargue tuvo dos situaciones claras que no pudieron entrar.

Penales en un partido que parecía cerrado. El recuerdo del partido ante el mismo rival en 2014. Lautaro, de alguna manera, se convirtió en Maxi Rodríguez con ese penal decisivo. Un gol con grito de desahogo, el desahogo de 45 millones de argentinos y argentinas, pero el grito más fuerte fue del que lleva la número 22 en la espalda. Un grito para dejar atrás a quienes decían que no se merecía la titularidad, que no “estaba preparado” para jugar un Mundial, pero sobre todo la presión de ser el 9 goleador de la selección que no podía concretar eso que tanto lo caracteriza: hacer goles. 

En esa caminata hacia el punto del penal estaba muy tranquilo. Cuando agarré la pelota pensé en mi hija. Siempre trabajo, a veces las cosas se dan, a veces no, pero creo que hice mucho mérito para estar acá”, declaró el ex Racing después del partido, que viene arrastrando una lesión en el tobillo derecho y que sin embargo se infiltró para poder estar en los últimos encuentros. Hace tres días, su representante Alejandro Camacho, afirmó que: “Está trabajando mucho para que ese dolor desaparezca y en cuanto eso pase, volará en la cancha”. 

Hoy Argentina demostró una vez más la actitud que tiene, tanto en grupo como individual y logró clasificarse nada más y nada menos que a semifinales, con dos penales atajados por Emiliano El Dibu Martínez, y por el tan esperado gol del Toro. A veces la importancia de los tantos vale más que la cantidad, y sin dudas hoy fue así.

Por los goles que no fueron, por los que pensaron que se iba a rendir. El fútbol siempre da revancha y hoy se confirmó una vez más: hay Lautaro para rato. 

Más notas