jueves, mayo 30, 2024

¿Cómo juega Australia? Conocé al rival de Argentina en octavos

Por Franco Cecchini

Australia es una de las sorpresas del Mundial, avanzó a octavos de final tras quedar segundo en el grupo D. En el primer partido perdió 4 a 1 con Francia, los dos restantes lo ganó por 1 a 0 contra Túnez y Dinamarca. Ahora en octavos de final deberá enfrentar a la Selección Argentina, por eso, vamos a lo que nos interesa: ¿Cómo juega Australia?

En el primer encuentro enfrentó al último campeón del mundo, Francia, y para sorpresa de todos comenzó ganando muy temprano, a los 9 minutos, con el gol de Goodwin. En el inicio de ese partido se vió una buena versión de Australia, teniendo la posesión y dominando la pelota con mucha tranquilidad. Esto solo pasó en ese breve tramo, ya que en promedio en fase de grupos solo tuvo el 37% de la posesión, uno de las selecciones que menos tiene la pelota.

El equipo se caracteriza por esperar replegado, no muy atrás y bien armados, difícil encontrarlos con menos de cuatro jugadores en defensa. Tienen un sistema marcado que lo respetan durante todo el partido, contra Francia fue 4-1-4-1 y con Dinamarca 4-4-2. 

Los laterales no suelen pasar al ataque y los mediocampistas por las bandas ayudan mucho en la faceta defensiva. Pero volviendo a los laterales, ahí se ve uno de los puntos más débiles de esta selección. Aziz Behich juega por izquierda y en su club (Dundee United de la primera división de Escocia) tiene un rol mucho más ofensivo, es carrilero o hasta puede jugar más adelantado, lo que deja en evidencia que la marca no es una de sus mejores cualidades y que en el ataque se ve su mejor versión.


En promedio en fase de grupos solo tuvo el 37% de la posesión, uno de las selecciones que menos tiene la pelota.


El lateral derecho es un puesto que no tiene un dueño claro, contra Francia le tocó sufrir a  Nathaniel Atkinson, frente a Túnez jugó Fran Karacic pero en ambos encuentros ingresó Milos Degenek y en el tercero fue titular. Mide 1.87 metros y naturalmente es central, le pasa lo mismo que a Behich, al no estar acostumbrados a cumplir este rol le cuesta ocupar los espacios y tomar la decisión de salir a apretar o esperar.

Es fundamental el toque rápido, ellos intentan presionar al que tiene la pelota y adelantarse un poco pero si el balón se mueve de forma eficiente quedan pagando. A pesar de tener jugadores altos como Degenek y su central, Harry Souttar de 1.98, tres de los cuatro goles que le hicieron en el Mundial fueron de cabeza. En las pelotas paradas suelen generarle mucho peligro, en los tiros libres intentan sacar el equipo lejos del arco y marcan en zona con 6 ó 7 jugadores, mientras que en los corners realizan un marcaje mixto, tres jugadores en zona y los demás toman marca.

En el ataque son directos, cuando recuperan la pelota a la altura de la mitad de cancha los mediocampistas por las bandas salen disparados para acompañar, pero generalmente su delantero debe enfrentarse, en soledad, a los defensores rivales. Promedian tres tiros al arco por partido, intentan continuamente saltar líneas, un ejemplo clarísimo es cuando la figura del equipo, el arquero Matthew Ryan, saca del arco. El disparo es profundo, dirigido a una punta, generalmente a la izquierda, donde está esperando peinar la pelota Goodwin que mide 1.93 y por atrás pican los jugadores más ofensivos, Mitchell Duke y Riley McGree. Esto lo hacen continuamente cuando Ryan tiene el balón en sus pies, el equipo se concentra en la punta a donde va a ir el balón dejando despoblado la otra banda. Al desbordar por la banda tiran el centro pero difícilmente logre conectarlo el delantero. No salen jugando porque aprendieron del error que les costó uno de los goles frente a Francia.

Es un rival similar a Polonia en algunos aspectos, por lo que para atacarlos la dinámica puede ser la misma. Australia va a ceder la pelota, espacios por las bandas y una de las cosas que más le cuesta a su defensa es el centro atrás, ya lo sufrieron contra Francia.  

Más notas