Por Federico Padrón

“La estoy pasando mal. El doctor me dio pastillas fuertes. Hoy hay muchos jugadores tratando con el psicólogo… Por algo es. Me amenazaron con pegarme un tiro”. El enunciado pertenece a Domingo Blanco, futbolista profesional de 27 años. Es de cuando jugaba para Independiente, en marzo pasado. Al poco tiempo el jugador emigró hacia el Dnipro ucraniano. La declaración impactó. En el club, en los hinchas, en el periodismo. Independiente no tenía un psicólogo a cargo del plantel.

La tragedia

Hace poco más de un año y medio, la muerte de Santiago “Morro” García (foto) sacudió al mundo del fútbol. El delantero de Godoy Cruz cursaba una depresión y se suicidó con un arma calibre 22 en la habitación de su departamento en Mendoza. Fue un antes y un después. Futbolistas como Ramón “Wanchope” Ábila y Leandro Díaz se expresaron públicamente sobre la depresión, un tema sensible para el fútbol.

Pablo Sucarrat, psicólogo deportivo y entrenador, advierte sobre esta cuestión: “La depresión es un tabú en el fútbol. Y la psicología, también. Hay una idiosincrasia cultural donde para el jugador y para el periodismo hablar de no estar bien mentalmente es un signo de debilidad. No se trata de la misma manera cuando dicen: ‘Tiene una lesión, no está físicamente, se está recuperando…’. No tiene un impacto tan negativo en la percepción como decir que no está bien mentalmente ese jugador. Ahí se transforma en un tabú. Prefieren que vaya un coaching, que no tiene la palabra ‘psicólogo’, por más que haya estudiado dos meses. ‘Coaching’ garpa, suena más amigable”.

En 2021, la FIFA lanzó la campaña ReachOut para concientizar sobre la salud mental. Según datos obtenidos de FIFPRO, el sindicato internacional de futbolistas profesionales, el 23% de los jugadores en actividad sufre trastornos del sueño, el 9% padece depresión y otro 7% sufre ansiedad. Estas cifras aumentan entre los futbolistas retirados: el 28% tiene problemas para dormir, y la depresión y la ansiedad afectan, respectivamente, al 13% y al 11%. Para Sucarrat, que trabajó en Rosario Central y Colón de Santa Fe, la campaña ReachOUT es “un gran paso para el fútbol porque se visibiliza la problemática”.

FIFA presenta la campaña #Reachout por la salud mental - Noticias y Reglamentos para Árbitros de Fútbol

En el fútbol argentino no es tan usual encontrar clubes que empleen psicólogos. Estos pueden pertenecer a un cuerpo técnico, como pueden ser contactados por representantes para que trabajen con los jugadores que manejan, o puede que los mismos futbolistas sean quienes pidan por sus servicios de manera particular. De los 24 clubes que participaron de la Copa Diego Maradona 2020, solo cinco -Boca, River, Vélez, Patronato y Talleres- contaban con un psicólogo deportivo a cargo del plantel profesional.

Pablo Centrone, ex director técnico de Chacarita y Racing, entre otros, prioriza los trabajos de coaching por sobre la implementación de un psicólogo en sus equipos: “En Argentina mandan los resultados. Si te va mal, te echan. Entonces no hay tiempo para psicólogos deportivos, porque trabajan a largo plazo. En cambio, con el coaching se obtienen resultados en el corto plazo, inmediatamente”.

La problemática de la salud mental no solo atañe al profesionalismo. A principios de octubre, en vísperas del Día Mundial de la Salud Mental, Rodrigo Rodriguez, lateral derecho de la Reserva de Gimnasia de La Plata, intentó suicidarse. Lo salvó su familia. En 2020, dos pibes que no llegaron a Primera División se quitaron la vida: Alexis Ferlini, arquero dejado libre por Colón de Santa Fe, y Leandro Latorre, delantero que pertenecía a Aldosivi de Mar del Plata.  

 Condiciones de vida vulnerables en las pensiones, preparación exhaustiva en lo futbolístico, nula en lo humano. A muchos jóvenes solo se les enseña a ser futbolistas. El problema es que la inmensa mayoría no llega a debutar. Y de la ínfima minoría que lo logra, un porcentaje diminuto puede subsistir económicamente. Baja escolaridad, desarraigo, orgullo, religión, fe, depresión, presión, ilusión. Cuestiones que rodean al joven que sueña con debutar en Primera.

Centrone y Sucarrat coinciden en que se debe trabajar con la salud mental desde las infantiles. En las inferiores de Chacarita, cuenta el ex DT, se desempeñaban tres psicólogas de manera mancomunada con un coaching.

Otros tiempos

Muy distinto era el panorama en 1975, cuando Rubén Bruno debutó en River y marcó un gol que quedó en la historia del Millonario (foto), con el que cortó la sequía de 18 años sin títulos. Debido a una huelga de Futbolistas Argentinos Agremiados (buscaban que se firmase el convenio colectivo de trabajo), River tuvo que parar una formación repleta de amateurs frente a Argentinos Juniors -que también formó con juveniles-, para no perder las chances del título. De esta manera, Bruno y sus compañeros se enteraron que iban a jugar horas antes del partido. Y salieron a la cancha a hacer historia. Y lo lograron. Y el festejo de la gente fue categórico: invasión a la cancha de Vélez y caravana con el plantel hacia el Monumental. De todos modos, la fiesta duró poco. Bruno permaneció en River dos años más, en los que jugó apenas 11 partidos, por lo que tuvo que emigrar a Los Andes.

Miguel A. Bertolotto on Twitter: "A 46 años de la consagración de #River como campeón del Metropolitano 75. Fue el 14/08, en cancha de Vélez. Por una huelga de profesionales, un equipo

“Creo que nunca nos van a perdonar haber dado la primera vuelta olímpica después de 18 años. Ellos (los referentes de aquel equipo, entre los que estaban Mostaza Merlo, el Beto Alonso y JJ López) habían jugado todo el campeonato. Supongo que la gloria la querían tener ellos. Nos trataron muy mal. También los dirigentes de River y los de Agremiados. En la sede de Agremiados, luego de la obtención del título del 75, había una lista negra de 32 futbolistas, los 16 fichados por cada equipo de aquella noche entre River y Argentinos. Esa lista permaneció allí durante un año y medio”.

A Bruno y a los demás futbolistas involucrados en aquella noche les pesó sobre sus apellidos el mote de “carneros” en el fútbol. El término es usado para referirse a los que “rompen huelgas”. En 1982, a los 27 años, una fascitis plantar grave culminó con la carrera de Bruno. El trauma del retiro, quedar “marcado”, no sentirse valorado, condimentos necesarios para colapsar: “Eran otros tiempos, me apoyé mucho en mi familia, pero me hubiese venido muy bien un psicólogo, era un cuerpo sin alma”.

También en 1982 debutó en el primer equipo de Instituto de Córdoba Ernesto “Carucha” Corti. El actual entrenador del Santa Tecla de El Salvador ahonda en la importancia de un cuerpo técnico interdisciplinario: “Hoy, cualquier equipo de trabajo serio cuenta con psicólogo, nutricionista, masajista, médico, ayudante del médico. Eso era difícil de encontrar cuando jugaba. Por suerte el fútbol evolucionó en ese sentido”. Corti, que tuvo un destacado paso por River como jugador, se desempeñó como técnico en la Reserva del Toluca de México. Según cuenta, en Toluca se brinda acompañamiento psicológico desde las divisiones menores: “No se debe perder el foco de que el objetivo es formar personas, no futbolistas, porque no todos logran llegar”.

El ambiente

Rosario, Santa Fe, Argentina. Calle Baigorria, entre Mariano Boedo y Camino de los Granaderos. Club Atlético El Torito. Cuna de Ángel Di María, Nery Domínguez y Roberto Sensini. Hay partido de la Liga Rosarina. Juegan las categoría menores, nenes de 9 y 10 años. El entrenador de los locales, al término del encuentro, va a apurar al árbitro, molesto por su desempeño. Le pega una patada en la nariz. El joven árbitro termina con el tabique quebrado. El club tiene que pagar una multa de 50 mil pesos, más los costos de la operación del juez. Los chicos sintieron dolor, tristeza y miedo. Eso causa la violencia. Así de nocivo puede ser el ambiente en el que crecen los futuros futbolistas del país.

Desde que se pronunció Domingo Blanco, el sábado 26 de marzo al término del partido por Copa Argentina contra Central Norte de Salta, los dirigentes del Rojo comunicaron que iban a buscar un psicólogo deportivo para que se encargue del primer equipo.

Actualmente, Independiente cuenta con un especialista que forma parte del equipo médico del club. El club no lo hizo público aún, ni se sabe si trabaja con los jugadores del plantel profesional. A veces un ejemplo particular sirve para contextualizar algo general. Se dice que el fútbol es el reflejo de la sociedad. Quizá la analogía de Independiente sirva para explicar cómo se trata a la problemática de la salud mental en el fútbol argentino

 

* En el país existe el Centro de Asistencia al Suicida Buenos Aires. Cualquier persona en crisis puede llamar confidencialmente marcando 135 (línea gratuita) o al (011) 5275-1135 las 24 horas del día. Está también el Centro de Atención al Familiar del suicida (CAFS): Tel. (011) 4758-2554 (cafs_ar@yahoo.com.ar – www.familiardesuicida.com.ar).