jueves, febrero 29, 2024

Torrico y Ortigoza, somos leyenda

Por Felipe Borbón

Terminó el 2022 para San Lorenzo y con esto también quedó decretado el fin de la carrera para dos emblemas del club. Néstor Ortigoza y Sebastián Torrico decidieron poner el punto final a un camino lleno de éxitos y en especial la recordada Copa Libertadores 2014.

El “10” tuvo en sus pies dos de los momentos más recordados de la historia azulgrana, y en contextos completamente diferentes. El primero fue cuando el volante de 38 años ejecutó el penal ante Instituto en la Promoción para evitar que el Ciclón baje a segunda categoría. Dos años más tarde el fútbol puso al nacionalizado paraguayo ante otro penal, pero esta vez en la final para ganar la tan ansiada Copa Libertadores. Más allá de esos dos remates decisivos, durante su paso por San Lorenzo, gracias a su juego y goles, Ortigoza se ganó el cariño de la hinchada azulgrana que lo señaló como uno de los últimos ídolos del club.

Sebastián Torrico tiene una historia particular, pues llegó en 2013 al club de Boedo con el fin de hacer una prueba temporal. Con su buen rendimiento se fue ganando su espacio hasta llegar a ser el arquero más importante en la historia del club. Toda la hinchada cuerva recordará la atajada a Pusetto en el clásico con Huracán y los penales atajados ante Gremio aquella noche de Porto Alegre para avanzar a cuartos de final de la Copa Libertadores. A sus 42 años, se despide como héroe del club y uno de los máximos referentes.

La victoria 3-0 ante Aldosivi le permitió al pueblo azulgrana tener un doble festejo y vivir una emotiva tarde. En primer lugar, el equipo culminó el año clasificado a la próxima Copa Sudamericana, y por otra parte un Nuevo Gasómetro explotado despidió a sus ídolos y coreó sus nombres en incontables ocasiones. “Nos vamos con el objetivo cumplido”, afirmó Ortigoza en referencia al laureado y recordado paso suyo y de su amigo por el multicampeón argentino. Acompañados por sus familias, dieron sus últimos pasos por el campo de juego antes de dar el paso de futbolista a leyenda.

Más notas