lunes, mayo 20, 2024

Marcelo Gallardo, de corazón

Por Nicolás Caram

Marcelo Gallardo cumplió su último partido oficial como director técnico de River. Un ciclo de ocho años y medio llegó a su fin. Uno que el hincha “Millonario” no creería -ni quería- que llegara, pero que inesperadamente, llegó. La conmoción y el estado de shock se adueñaron del ambiente en la institución de Núñez.

Entre lágrimas, palabras de agradecimiento, canciones, murales, posteos, y hasta incluso tatuajes para toda la vida, los hinchas se hicieron presentes con el objetivo de devolverle a Marcelo Gallardo todo lo que hizo por el club, aunque con la sensación de que nada sería suficiente. 14 títulos en total, un historial favorable ante Boca, con 4 eliminaciones internacionales entre las que está la recordada final de la Libertadores 2018 en Madrid. Sumado a un estilo de juego y un legado a la altura de River.

Pero, justamente, ahí está la clave. La salida del “Muñeco” duele, pero sanará y dejará su marca. Una huella imborrable que será el consuelo que deberán tener los “Millonarios”. Quien agarre tendrá el club en orden, con las bases asentadas, y con Gallardo como orfebre del mejor período en la historia de la institución. Porque hay que recordar de donde se viene, del descenso en 2011 y la resurrección con más fuerza que aquel golpe de realidad.

Matías Almeyda, Ramón Díaz y Marcelo Gallardo fueron la combinación que levantaron a River, que lo devolvieron a lo más alto del plano internacional. “Napoleón” se coronó en el camino, y lo allanó para quien lo suceda. El llanto de hinchas, socios, dirigentes se secará. Incluso el del mismo Gallardo, que se despide por la puerta grande y que encima le queda chica.

Esta hermosísima historia llega a su fin, al menos del primer capítulo porque si alguien tiene las puertas abiertas del club fue, es y será Marcelo Gallardo, el mejor entrenador en la existencia del Club Atlético River Plate.

Más notas