martes, febrero 20, 2024

El caballero creador de la gambeta y primer Balón de Oro: Sir Stanley Matthews

Por Joaquín Carteri

El fútbol tuvo grandes regateadores en la historia, sobre todo en Brasil, donde mezclan este deporte con la agilidad de danzas tradicionales -como zamba o capoeira- para desarrollar una destreza vistosa a la hora de eludir a un rival. Los brasileños son quienes elevaron la gambeta a la categoría de arte. Ahora bien, antes de las bicicletas de un flaco con los pies torcidos llamado Garrincha, las elásticas de Ronaldinho o los amagues de Pelé, hubo un caballero británico que enseñó al mundo por primera vez lo que es un regate: Sir Stanley Matthews. 

Con la reciente coronación del goleador del Real Madrid, Karim Benzema, como Balón de Oro 2022, es difícil imaginar a un ganador fuera de un equipo de élite. Se suele otorgar esta distinción a un jugador que haya sido campeón de Champions League o del mundial esa temporada. En la edición de 1956, el gran favorito era Alfredo Di Stéfano, campeón de la Liga de Campeones ese año, pero no pudo en las votaciones ante un Matthews de 41 años que venía de ser subcampeón de la liga inglesa con el Blackpool. 

Matthews nació en Stoke-on-Trent y debutó en el club de su ciudad: Stoke City. Tenía solo 17 años y era la estrella de la reserva, producto de un ingenio muy adelantado a su época. Mientras todos los jugadores por banda en ese tiempo solían correr derecho cual locomotoras, él prefería frenar y cambiar su dirección. Tenía una habilidad sobresaliente por encima del resto, un estilo novedoso, por eso lo apodaron “El Mago del Dribbling”. El mismo Pelé dijo que Stanley Matthews fue quien le enseñó al mundo cómo se juega al fútbol.

No solo fue un ejemplo como futbolista para aquellos jóvenes regateadores que buscaban imitarlo. También fue pionero de la alimentación saludable: No fumaba ni bebía, tomaba jugo de zanahoria todos los días y hacía estrictas dietas. Estaba obsesionado con el entrenamiento. Cuando apenas comenzaba a disputar sus primeros partidos en la primera del Stoke City, pasó toda sus vacaciones entrenando para ganar la titularidad. Además, utilizaba botas con peso para practicar su habilidad con los pies. Su último gol fue con 50 años, récord recién superado en 2015 por Kazuyoshi Miura.

El 2 de mayo de 1953, las 100 mil personas que asistieron al viejo Wembley para ver la final de la FA Cup entre el Blackpool y Bolton Wanderers presenciaron una de las mayores exhibiciones que tuvo ese estadio: la Final de Matthews. A falta de 35 minutos y con un resultado de 3-1 en favor del Bolton, brilló la figura de Stanley Matthews por la banda derecha. Asistió a Stan Mortensen -autor de un hattrick ese día- para el 2-3 y luego encaró para su diestra ante la marca de Malcom Barrass y tocó para el medio donde conectó Bill Perry para sentenciar la victoria 4-3 y recibir el trofeo de las manos de la Reina Isabel II, un mes antes de su coronación como monarca. Es el único título colectivo que ganó Matthews.

Con la selección de Inglaterra jugó 54 partidos y marcó 11 goles. Además, fue citado para los mundiales de 1950 y 1954. Pero su actuación más recordada con los Three Lions fue en un amistoso ante Brasil en 1955, primera vez que se cruzaban ambas selecciones. Matthews mostró sus gambetas ante los brasileños, la defensa de Nilmar Santos y Djalma Santos nada pudo hacer. Fue victoria por 4-2 de los británicos y el Mago del Regate participó en los cuatro goles. 

Con 46 años y aún vigente, Matthews volvió al club donde comenzó su aventura: Stoke City. El equipo estaba en segunda división y decidió que era el momento de devolverle la alegría a la institución de su ciudad. Dos años más tarde, consiguió el tan ansiado ascenso a la primera división. Se volvió un ícono para The Potters, quienes le hicieron una estatua a las afueras del estadio y otra en el centro de la ciudad. Además, la avenida que pasa por el Britannia Stadium lleva su nombre.

Se retiró en 1965. Poco antes, la misma reina que le había dado la FA Cup 12 años atrás, lo nombró Sir, único futbolista en recibir el título de la realeza en actividad. Con 50 años y azotado por lesiones, colgó los botines en un partido homenaje en el estadio del Stoke City, con la participación de leyendas de la talla de Ferenc Puskás, Ladislao Kubala o Sir Bobby Charlton. Este último reconoció en una entrevista en 2002 que Matthews era su ídolo. En 35 temporadas como jugador, jamás fue expulsado, un caballero dentro y fuera de la cancha.

El 23 de febrero del año 2000, exactamente 35 años después de recibir el título de Caballero de la Orden del Imperio Británico, falleció en su querida Stoke-on-Trent a los 85 años. Sus restos fueron esparcidos por el Britannia Stadium en un acto al que asistieron cerca de 100 mil personas, entre ellas grandes figuras de la historia del fútbol británico, como Charlton, quien no aguantó las lágrimas. Hubo gente allí presente que jamás habían visto una gambeta de Matthews en vivo, pero todo aquel que aprecie el arte de eludir a un rival con una estética maniobra de pies, debe un agradecimiento a Sir Stanley Matthews.

Más notas