domingo, julio 14, 2024

Serbia, la historia de las Águilas Blancas

Por Matías Ezequiel González

La historia de Serbia en el fútbol arranca en 1921 con lo que se conoce como Yugoslavia la cual estaba integrada por otros países como Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Kosovo, Macedonia y Montenegro. Dicha selección se mantuvo hasta 1992, aunque a partir de 1929 se empezaron a llamar Reino de Yugoslavia. En esos 71 años de historia, el conjunto del sudeste de Europa participó de 8 mundiales siendo su mejor puesto el cuarto lugar en la primera Copa del Mundo en Uruguay 1930 y en Chile 1962.

Por otro lado, jugó cuatro Eurocopas y consiguió ser subcampeón en Francia 1960 e Italia 1968. Tanto en Francia como en Chile, el goleador fue Dražan Jerković, leyenda del Dinamo Zagreb quien marcó 300 goles en 315 partidos y fue multicampeón en el equipo croata, país donde nació. En su selección, Jerković convirtió 11 goles en 21 partidos mientras que el máximo goleador de esta era fue el serbio Dragan Džajić con 85 goles, quien es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del país. En 1960 ganaron la medalla de oro pero no lo consideran título oficial ya que el plantel estaba compuesto por jugadores amateur.

La disolución de esta Selección llegó en 1992 luego de las Guerras Yugoslavas. A partir de ahí todos los países que componían Yugoslavia se independizaron menos Montenegro y Serbia quienes formaron la República Federal de Yugoslavia hasta 2003, cuando se empezaron a llamar Serbia y Montenegro. Kosovo sigue sin independizarse debido a sus conflictos con Serbia aunque en 2016 fue aceptada por la UEFA como el miembro 55 de la Federación y en la FIFA como la selección 210.

Como RF de Yugoslavia, sin dudas que fue la Generación Dorada debido a la cantidad de jugadores que salieron de esa camada. Clasificaron al Mundial de 1998 como segundas de su grupo. En ese plantel se destacaban jugadores tales como Slavisa Jokanovic, Dragan Stojkovicactual entrenador-, Dejan Stankovic, Predrag Mijatovic, Savo Milosevic -máximo goleador con 35 goles y más partidos jugados con 101-, Darko Kovacevic, entre otros. En dicha copa sorprendieron a todos llegando a los octavos de final donde cayeron con Holanda por 2-1 con un gol de Edgar Davids a los 92 minutos. Luego, en la Eurocopa del 2000, también cayeron con Holanda pero en este caso por 6-1 poniendo fin a la mejor generación de la etapa Yugoslava.

Por otro lado, el arranque de Serbia y Montenegro no fue para nada alentador, al no clasificarse ni siquiera a la Eurocopa del 2004, todo parecía ir cuesta abajo pero unas eliminatorias brillantes en 2006 le devolvieron las esperanzas al pueblo balcánico.

El 3 de junio de ese año, Montenegro declaraba oficialmente su independencia y tan solo dos días después, se confirmaba el fin de Serbia y Montenegro. Aunque el país ya no existía, se mantuvieron para disputar el Mundial de Alemania, siendo esta la única participación de un país “inexistente” en una Copa del Mundo. La Selección tuvo un bajo nivel y fue derrotada por sus tres rivales de grupo: Holanda por 1-0, Argentina por 6-0, y Costa de Marfil por 3-2.

Con Montenegro siendo un país independiente, automáticamente Serbia también se convertía en un Estado soberano. En febrero del 2008, Kosovo que todavía seguía ligado a Serbia, autoproclamó su independencia y solo algunos países la apoyaron. Según el presidente de ese entonces Boris Tadić y su primer ministro Vojislav Kostunicaesta situación fue una violación del derecho institucional y nunca iban a ser reconocidos como país independiente”. A día de hoy, los conflictos siguen existiendo.

Serbia como selección autónoma iba a tener su debut en un amistoso frente a República Checa el cual iba a ganar el conjunto balcánico por 3-1 en tierras checas. El primer gol de la historia fue de Danko Lazovic, mientras que Marko Pantelic y Aleksander Trisovic iban a definir el encuentro.

La primera competencia oficial fue la eliminatoria rumbo a la Eurocopa de 2008 la cual empezó en 2007 y que a pesar de arrancar de gran manera su grupo, no pudo lograr el objetivo de clasificarse.

De los cuatro mundiales que se jugaron desde la independencia, Serbia se clasificó a tres. Mientras que no disputaron ninguna de las cuatro Eurocopas. En 2010 y 2018 no pasaron la fase de grupos lo cual piensan lograr en este Mundial luego de una gran clasificatoria donde consiguieron el cupo a Qatar luego de darle vuelta el partido a la Portugal de Cristiano Ronaldo en tierra lusa. El partido finalizó 2-1 con goles de Dusan Tadic y Aleksandr Mitrovic en la última jugada del partido. Mitrovic es el máximo goleador de Serbia con 44 goles.

En el Mundial de Rusia, los dirigidos en ese entonces por Mladen Krstajic, compartían grupo con Brasil, Suiza (al igual que ahora) y Costa Rica. El debut fue con victoria frente a la selección tricolor. El segundo partido fue ante Suiza el cual iba a marcar una nueva rivalidad y no solo por la derrota ya que tanto en el empate suizo como en el gol de la victoria, fueron convertidos por Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri quienes son albano-kosovares. De hecho, en el festejo Shaqiri hizo con sus manos el águila bicéfala -águila de dos cabezas-, que es el símbolo presente tanto en la bandera como en el escudo de Albania, allí el águila es de color negro y en el escudo serbio está pero de color blanco. Esto generó un escándalo en Serbia y en los propios jugadores, quienes ya estaban enojados con el arbitraje por un claro penal no cobrado a Mitrovic. Sintieron que todo fue una provocación innecesaria y quisieron increpar al delantero, la FIFA lo sancionó con 8600 euros. Donde también generó mucha polémica el gesto fue en la propia Rusia ya que muchos de los habitantes y el presidente Vladimir Putin apoyan a Serbia en su jurisdicción del territorio kosovar.

Desde ese día no se volvieron a enfrentar y muchos de los jugadores que disputaron aquel partido en Kaliningrado, estarán presentes en Qatar cuando se enfrenten por el último partido del Grupo G.

Más notas