miércoles, abril 24, 2024

Redondo, una marca registrada

Por Franco Cecchini

Federico Redondo es categoría 2003 y nació en Madrid, pero a los 5 años se mudó a Buenos Aires. Desde los 9 que está en el semillero del mundo, las juveniles de Argentinos Juniors. Juega de 5 o de volante mixto y tiene en claro la filosofía de la camiseta que está vistiendo, allí dieron sus primeros pasos grandes volantes centrales como el Checho Batista, Cuchu Cambiasso y su padre, Fernando Redondo. 

Cuando Federico tenía menos de dos meses, El Príncipe levantaba su tercera Champions League esta vez con el Milan, las anteriores habían sido con el Real Madrid, en 1998 y 2000. Ese año fue el capitán y nombrado como el mejor jugador de Europa. Cuando tenía un año Fernando ya había dejado de jugar al fútbol. “Desde chico veo videos de mi papá e intentó imitarlo, siempre me da consejos, no me gustan las comparaciones y yo quiero hacer mi propio camino, pero él fue probablemente el mejor en nuestro puesto”.  

Federico tiene el fútbol en su ADN, es una cuestión familiar ser futbolista, su abuelo Jorge El Indio Solari, fue parte de la Selección Argentina que participó del Mundial de 1966. Santiago El Indiecito Solari, ex jugador y entrenador del Real Madrid, es primo de su mamá por lo tanto es su tío segundo y Augusto Solari, ex River, Racing y actual Celta de Vigo es su primo.

A los 19 años esa semilla empezó a germinar. Fue capitán en la Reserva y según el medio británico The Guardian se encuentra entre las figuras jóvenes destacadas en el fútbol mundial. A fin del año pasado firmó su primer contrato profesional, y ahora ya se volvió una fija entre los convocados por Gabriel Milito para el plantel de Primera División. 

El Principito tuvo su debut el 11 de julio en la fecha 7 ante Tigre ingresando a los 94 minutos con la número 23 en su espalda. También entró al terreno de juego ante Barracas, Boca y Talleres. En Argentinos fueron transferidos tres pilares importantes en el mediocampo: Gabriel Florentin, Matías Galarza y Fausto Vera, la salida de estos jugadores podría ser una buena oportunidad para sumar más minutos en el Bicho.

Le gusta jugar de frente al terreno de juego es por eso que es un pilar fundamental en la salida de su equipo, con sus pases teledirigidos de derecha, su pierna hábil, salta líneas con cambios de frentes profundos y con pases filtrados que dejan a los delanteros mano a mano. Recupera y ordena a los defensores, les da apoyo constantemente mostrándose como opción o indicando con sus manos a quién darle la pelota para lograr fluidez en el juego. 

Mide 1.88, cuando aguanta la pelota de espalda parece una misión imposible quitársela, la esconde, la pisa y deja la marca atrás. Cuanto más incómodo se lo ve más elegante sale de la situación. El taco es una marca registrada. Su físico no lo inhibe a la hora de correr, al agarrar velocidad, su melena vuela y los rivales lo corren desde atrás mientras él traslada la pelota pegada a su pie.

Sueña con jugar en la selección mayor y salir campeón de la Copa Libertadores con Argentinos Juniors. Admira a Fernando Gago por la forma que tenía de tratar a la pelota. Uno de sus referentes en la actualidad es su ex compañero Fausto Vera, recientemente transferido a Corinthians de Brasil.

Más notas