jueves, mayo 30, 2024

Si Di María la pica, apretá el pomo

Por Ignacio Gómez Colloca, Federico Méndez y Ezequiel Roldán

Cada vez que Ángel Di María convirtió en una final, la Selección Argentina se coronó campeona, y su épica no termina ahí. Todos los anotó de una manera particular: vaselina, panenka, de emboquillada, o simplemente, la picó. Sea Ambruse Vanzekin, Ederson Moraes o Gianluigi Donnarumma quien esté enfrente, el Fideo se lució a la hora de definir en el partido decisivo.

El rosarino agregó a una nueva víctima en el 3 a 0 a Italia por la Finalissima en Wembley. Y, otra vez, con su recurso predilecto. En esta ocasión, dejó de rodillas sutilmente a su  ahora ex compañero de PSG, Donnarumma. De esta manera, Argentina volvió a vencer a un combinado europeo en una final tras 29 años. Luego del encuentro, el ex Rosario Central declaró: “Tenemos que seguir así, cada vez que nos juntamos la pasamos bien, trabajamos bien. Hay que seguir por este camino. Ilusionamos a todos, nos ilusionamos a nosotros mismos. Pero con los pies en la tierra, tranquilos, sabiendo que esto es largo”.

El 10 de julio de 2021, en la final de la Copa América contra Brasil, Di María fue el artífice del quiebre de una generación que venía resistida por el público y criticada por la prensa tras tres derrotas consecutivas en finales. A los 22 minutos del primer tiempo, luego de un pase largo de Rodrigo De Paul, marcó el gol definitivo con su sello, picándola. Este título no solo significó un antes y un después para este grupo sino también el cortar una racha de 28 años sin consagraciones para la selección.

Tiempo después, Di María confesó que según su punto de vista “cambió todo después de la Copa América 2021”. Y agregó: “Hicimos un torneo espectacular, se logró, se sacó una mochila y hoy jugamos disfrutando, pasándola bien. Mucha gente dudaba y nos criticaba, pero nos seguimos dando la cabeza, hasta que hoy se rompió y entró y, gracias a Dios, ganamos el título tan deseado que estábamos buscando”.

Desde la conquista en el Maracaná, el portador de la “11” albiceleste lleva convertidos cuatro goles en 11 partidos, tres por Eliminatorias Sudamericanas y el de esta final en Inglaterra.

Además, es posible volver aún más en el tiempo para encontrar el antecedente inicial de Angelito definiendo por sobre el arquero rival. Fue en la final disputada en Beijing en los Juegos Olímpicos de 2008, ante Nigeria, que terminó 1 a 0. Una vez más, Argentina se llevó un título, en este caso, el oro, gracias al temple de Di María asistido por Lionel Messi, su mejor socio en la albiceleste. Con Leo compartieron el equipo en 95 oportunidades y se complementaron para anotar 9 goles.

Además de los tres títulos obtenidos con la selección mayor, el astro llegará a Qatar, su cuarto Mundial, con 125 partidos disputados con la camiseta de la selección (el cuarto por detrás de Lionel Messi, Javier Mascherano y Javier Zanetti) y habiendo anotado un total de 25 goles y 26 asistencias. 

Más notas