miércoles, abril 24, 2024

El hombre de la Copa

Por Matías Ochoa, Matías De Leo y Lucas Raguet

Lionel Messi levanto en Wembley un trofeo que estuvo 29 años guardado y que rinde homenaje a Artemio Franchi, una de las personalidades más queridas dentro del mundo del fútbol europeo.

Nacido en Florencia un 8 de enero de 1922, se desempeñó en su juventud como árbitro de la liga italiana y director ejecutivo de una distribuidora de combustibles, pero dejó su trabajo cuando ingresó al mundo del fútbol a través de su club, Fiorentina. 

La junta directiva apostó por él con tan sólo 26 años para que formase parte de la misma, y fue nombrado como secretario general del club. La idea principal era invertir plata y tiempo en los jóvenes futbolistas de la cantera. En 1959, Franchi se convirtió en presidente de la Serie C de Italia, y 8 años más tarde sería elegido como máximo mandatario de la Federación Italiana de Fútbol.

Sólo seis años después, un 15 de marzo de 1973, Franchi sería elegido como presidente de la UEFA, organismo en el que generó cambios históricos como la ampliación de equipos en la competencia que hoy llamamos Eurocopa y la creación de la Copa de Europa, hoy Champions League (antes Copa de Ferias). También fue vicepresidente de la FIFA desde 1974, y participó en el proceso de tres mundiales, el último en 1982.

Franchi falleció el 12 de agosto de 1983 en Siena, debido a un accidente de transito con su auto, lo que generó shock en el mundo del fútbol, dejando así una serie de homenajes dignos de su labor, entre ellos la Copa que enfrentaba a los campeones de Sudamérica y Europa.

La primera edición de la Copa Artemio Franchi se disputó el 21 de agosto de 1985 en el Parque de los Príncipes, en Francia. El seleccionado local, que había sido campeón de la Eurocopa 1984, se enfrentó a la selección uruguaya -ganadora de la Copa América 1983-. En aquel entonces, Dominique Rocheteau y José Toure fueron los autores de los dos goles que le dieron la victoria al conjunto francés.

En 1989, Brasil y Países Bajos disputaron la segunda edición del torneo, pero la FIFA decidió no otorgarle carácter oficial, por lo tanto, solo fue un partido amistoso con triunfo sudamericano por 1-0.

Cuatro años más tarde, el torneo volvió a tener el reconocimiento oficial de la máxima entidad del fútbol mundial. En aquella ocasión, se midieron Argentina y Dinamarca en el Estadio José María Minella de Mar del Plata. La selección local, con Diego Maradona como capitán, levantó el trofeo tras haber vencido al equipo europeo por 5-4 en los penales (1-1 en tiempo regular).

Debido al desarrollo del fútbol en Asia y África, desde 1992 comenzó a jugarse la Copa Rey Fahd (después denominada Copa Confederaciones) en honor al rey de Arabia Saudita, sede del torneo hasta 1995. De esta manera, la Copa Artemio Franchi perdió lugar y dejó de disputarse, más allá de que tanto en 1998, como en 2013, se realizaron partidos amistosos que mantenían el espíritu de tal competencia.

Conmebol y UEFA tenían previsto un regreso del trofeo que homenajeaba al ex presidente de la confederación europea en 2018, que se vio afectado por el escándalo del FIFA Gate y recién en 2022 retornó bajo el nombre Finalissima o “Copa de Campeones Conmebol-UEFA”. Esta última edición retomó su carácter de título oficial y enfrentó a Italia y Argentina en el Estadio de Wembley. Nuevamente el seleccionado sudamericano obtuvo el título tras un contundente 3-0. De esta manera, la selección argentina se convirtió en el máximo ganador de la historia del torneo.

Más notas