martes, junio 25, 2024

Ferrara, entre el hockey y el fútbol

Por Pedro Marinaro

Fernando Ferrara tiene 53 años y todo comenzó cuando tenía seis y vivía en Núñez. Empezó a jugar al hockey en el Club Ciudad de Buenos Aires, pero tiempo después, cuando nació su hermana menor discapacitada, sus padres decidieron mudarse a Florida porque su papá, José Antonio Ferrara, trabajaba en una concesionaria de Peugeot ubicada en la calle Melo y Chacabuco, a cuatro cuadras de su nuevo hogar.

Cuando jugaba con su papá en el club, él siempre pateaba y Fernando atajaba; y en el seleccionado de su colegio, la Escuela N°12, era el arquero del equipo, rol que siempre le gustó ocupar.

En Florida tenía como vecino al representante de Claudio Bichi Borghi, Salvador Bocha Brescia. Fernando jugaba todos los días a la pelota en la calle con quien luego se convertiría en una estrella de primera división. El representante de Borghi lo vio algunas veces y les insistió, tanto a él como a su padre, para que se probara en Argentinos porque veía que tenía condiciones para jugar en un club.

Como ya hacía hacia otro deporte, sus padres le dijeron que tenía que elegir uno de los dos porque su prioridad era el estudio. Se inclinó por el hockey debido a que estaba en el equipo del Club Ciudad de Buenos Aires y también porque lo habían llamado para empezar a formar parte del seleccionado juvenil.

“No me arrepiento de la decisión que tomé porque hice una carrera espectacular con el hockey. De lo que sí me arrepiento es de no haber, por lo menos, probado porque me quedé con la intriga de hasta dónde hubiese llegado con el fútbol”, comentó Ferrara.

A los 20 años, siendo jugador del junior y del seleccionado mayor de hockey, participó de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. En 1989, formó parte de una gira por Europa con ambas categorías. Luego continuó su carrera en el Club Deportivo Terraza de España, donde su amigo Marcelo Garrafo era jugador y entrenador.

Después de dos años, en un torneo que estaba participando con la Selección Argentina en España, lo vio un dirigente de Villafranca, Italia, y le hizo una buena oferta para irse a jugar. En 1993 se fue al club Cernusco, en Milán, y allí comenzó su carrera como jugador y entrenador.

En el 2014 finalizó su etapa como deportista en el Hockey Club Bra de Italia, luego de salir campeón y goleador del torneo. “Para mí fue el Batistuta del hockey”, opinó Alejandro Marinaro, compañero de la Escuela N°12.

En octubre de 2021, luego de la medalla de plata que consiguieron Las Leonas en los Juegos Olímpicos de Tokio, Carlos el Chapa Retegui decidió dejar de dirigir a la Selección nacional y, en su lugar, asumió Fernando Ferrara.

Si bien su trayectoria fue en el hockey profesional, él sostiene que este deporte en la Argentina no se debe profesionalizar a nivel clubes, pero sí en la competencia de alto rendimiento, como el seleccionado argentino, porque no sería posible ser campeones olímpicos y del mundo, como fueron Los Leones y Las Leonas.  

“No me gustaría que se pierda el sentido de pertenencia al club que hay en la Argentina, donde tenés a tus amigos, crecés y aprendés. El amateurismo es un valor que no se debe perder el hockey”, manifestó Ferrara.

Más notas