domingo, mayo 26, 2024

Independiente: Juveniles al rescate

Por Luciano Laguna

Cuando se sueña con ser futbolista los primeros pasos se suelen hacer en la canchita de baby de tu barrio o en la tierra del potrero. Al llegar a un club grande, las responsabilidades son mayores: levantarse temprano con frío, calor o lluvia, tener una buena alimentación e incluso hacer doble turno para estar mejor físicamente. El silbato -que aturde- termina la práctica matutina. Los juveniles vuelven a su casa mirando hacia el piso y pensando cuándo será el momento en que se dará el gran salto a Primera. Mientras sus amigos están de fiesta o disfrutando en familia, ellos se duermen temprano, ya que mañana hay que volver a los entrenamientos. La lucha a veces tiene su recompensa y si bien no todos los clubes confían en sus proyectos de inferiores, Independiente lo hizo durante  2020 y hasta mediados del 2021.

El 2020 fue un año de revoluciones, cambios, incertidumbre y de adaptarse a un nuevo mundo por el coronavirus. El Rojo contó en su plantel de Primera con 19 futbolistas que hicieron las inferiores en el club: Renzo Rodríguez Bacchia, Alan Franco, Gonzalo Asis, Sergio Barreto, Juan Di Lorenzo, Ayrton Costa, Patricio Ostachuk, Fabricio Bustos, Thomas Ortega, Facundo Lando, Juan Ignacio Pachinni, Lucas González, Alan Soñora, Diego Mercado, Gastón Togni, Domingo Blanco, Brian Martínez, Nicolás Messiniti y Alan Velasco. Si bien no todos rindieron de igual manera, algunos jugadores como Franco, Barreto, Bustos y Blanco se mantuvieron siempre entre los titulares.

El 16 de marzo de 2020, la pandemia mundial obligó el parate del fútbol argentino, tuvieron que pasar siete meses para su vuelta y esto generó algunos cambios. El 30 de octubre de ese mismo año, el formato del campeonato sufrió alteraciones. Sumado a los problemas económicos del país y a los de los equipos, a los clubes se les hizo más difícil incorporar jugadores. Además, los futbolistas prefirieron -y prefieren- migrar al exterior, donde los contratos en dólares tientan mucho más, como en Brasil, México y Estados Unidos.

Independiente no es la excepción. En aquel mercado de pases incorporó a tres jugadores en condición libre: Ezequiel Muñoz, proveniente de Lanús; Sebastián Sosa, de Mazatlán; y Lucas Rodríguez, de Tigre. El dinero escaso, la desesperación por poder ganar el campeonato local y tener un equipo competitivo, no son compatibles. El Rojo contó con bajas en el equipo principalmente por motivos económicos. En total, perdió 16 futbolistas. Dos partieron con el pase en sus manos debido a que la institución no les quiso renovar: Diego Mercado y Francisco Delorenzi. Por otro lado Gastón Silva, Martín Campaña y Fernando Gaibor se fueron en la misma condición, pero le sumaron una demanda al club por falta de pago. Y otros dos no quisieron renovar: Leandro Fernández y Juan Sánchez Miño. Sumado a esto rescindieron Julián Vitale y Lucas Albertengo. Seis fueron cedidos a préstamo: Cristian Chávez (Defensor Sporting), Mauricio del Castillo (Almirante Brown), Mauro Molina (Temperley), Elías Contreras (Temperley), Braian Romero (Defensa y Justicia) y Gonzalo Rehak (Barracas Central). El rojo solo logró una venta, la de Cecilio Domínguez al Austin FC de Estados Unidos.

El árbitro daba comienzo a un nuevo encuentro. El equipo dirigido por Lucas Pusineri comenzaba el campeonato, y al mismo tiempo jugaba copa internacional, la Sudamericana 2020, a la que llegaría a semifinales. Empezaban las últimas semanas de contrato del entrenador y también se le sumaba la incertidumbre. Hugo Moyano y Pablo, su hijo, le prometieron renovar el vínculo. Pese a no tener tan malos resultados, dieron marcha atrás y optaron por no hacerlo. Entendieron que Pusineri ya había cumplido su ciclo como técnico de la institución.

Cuando les tocó entrar al terreno de juego, los jóvenes salidos de Independiente demostraron estar a la altura. Atrás de la preparación de los futbolistas se encuentra Fernando Berón, actual coordinador de las inferiores. “En los últimos años ha mejorado el trabajo de captación de jugadores, aunque ya hace rato que venimos bajo la misma coordinación en las juveniles y eso nos dio tiempo para mejorar. Con respecto a la situación económica, Independiente tuvo una gran sangría de deportistas profesionales, por eso hoy hay tantos chicos en el primer equipo”, remarca Berón que supo ser el técnico interino de los diablos en cuatro ocasiones. “Lo que nos deja tranquilos es que son muy buenos y tienen condiciones, aunque lógicamente algunos están mucho más hechos que otros. Hay algunos casos que todavía les falta un poco más de rodaje en la Reserva para poder afianzarse en Primera”.

Luego de que Pusineri se fuera, el 5 de enero de 2021 Julio César Falcioni puso su firma para ser el entrenador del Rojo. Entre charlas y risas, los Moyano le dijeron cuáles eran las condiciones: un plantel corto y una situación económica en ruinas. Aún así, el Emperador aceptó. Los refuerzos que se le permitieron fueron Juan Manuel Insaurralde, que venía libre de Colo Colo; Adrián Arregui, a préstamo; y Jonathan Herrera, en la misma condición pero con opción de compra. A pesar de eso, el técnico hizo malabares y logró llegar a la semifinal de la Copa de la Liga Profesional 2021, en la que perdió frente a Colón de Santa Fe, el campeón.

Falcioni tenía un equipo corto, pero los dirigentes estaban preocupados por otra cosa: las inhibiciones que llegaron desde la FIFA. La máxima entidad del fútbol falló en contra del Rojo en los casos de Gastón Silva, Carlos Benavidez y Francisco Silva. Debido a esto decidieron vender al central titular Alan Franco. El futbolista, con lágrimas en su rostro y tristeza, dejó la institución que lo vio dar sus primeros pasos en primera y viajó a los Estados Unidos. Pasó al Atlanta United por 2.8 millones de dólares. El dinero ayudaría a saldar algunas deudas. A raíz de su salida, Falcioni tuvo que buscar variantes en la defensa y optó por el juvenil Ayrton Costa, quien evidenció sus cualidades para ganarse el puesto.

A los once años, cuando se está en etapa de desarrollo y comienza la adolescencia temprana, Juan Da Rosa comenzaba a ir al club de Avellaneda para crecer futbolísticamente. Con gran paso en la Reserva, Da Rosa aguarda para poder debutar en Independiente: “Vi muchos jugadores que prometían y se fueron quedando en el camino, realmente son muy pocos los que llegan. En un equipo grande como Independiente es un poco más difícil y son menos las oportunidades. Cuando se te da la chance, no importa lo que hiciste antes, te toca ese partido y hay que demostrar que estás a la altura. Ese momento puede definir tu carrera. Por eso está bueno contar con el apoyo de tu familia, porque primero somos personas y la cabeza del deportista tiene que estar lo mejor posible para rendir en el momento exacto”.

La gente gritaba eufórica, con la piel de gallina y los sentimientos a flor de piel. Se terminaba la mala racha: la Selección argentina obtenía la Copa América 2021. Poco tiempo después, comenzó el torneo local y las competencias internacionales. Independiente arrancó la temporada con solo un refuerzo y en condición libre: Joaquín Laso, procedente de Rosario Central. El club sigue pasando por una mala situación económica y los jugadores apuntados por Falcioni para reforzar el equipo no llegaron. “Va a ser duro enfrentar todas las competencias que tenemos, vamos a subir a varios chicos de las divisiones inferiores -dijo Falcioni en conferencia de prensa previo al inicio del campeonato-. Estamos trabajando con siete chicos de Reserva, Quinta y Cuarta para tratar de completar el plantel. Trataremos de trabajar con estos jóvenes e ir dándoles un lugar, a medida que los vayamos preparando”.

El Rojo inició el último torneo otra vez con al menos 19 jugadores que tuvieron paso por sus inferiores: Renzo Rodríguez Bacchia, Sergio Barreto, Gonzalo Asis, Juan Di Lorenzo, Ayrton Costa, Patricio Ostachuk, Fabricio Bustos, Matías Nicolás Sosa Ugolini, Thomas Ortega, Juan Ignacio Pachinni, Tomás Pozzo, Lucas González, Alan Soñora, Alan Velasco, Gastón Togni, Domingo Blanco, Braian Martínez, Rodrigo Márquez y Juan Román Zarza. Algunos de ellos ya están asentados en el equipo titular. Otros todavía están esperando que la suerte caiga de su lado para poder debutar. Todo dependerá de cómo le vaya a Independiente, aunque lo que está claro, es que el número de juveniles que debutan en el primer equipo del rojo, es grande y puede ir en aumento en el corto plazo.

Más notas