viernes, abril 19, 2024

Gallardo, el hombre que le devolvió el ADN a River

Por Tomás Dufurena

El viernes 6 de junio de 2014, un viejo conocido regresó a River. Después de su paso por Nacional de Uruguay como entrenador, Marcelo Gallardo volvió al Millonario, pero como director técnico de la Primera. El Muñeco llegaba para reemplazar a Ramón Díaz, quien había logrado salir campeón del Torneo Final 2014 luego de golear 5 a 0 a Quilmes. Además, el Pelado había sido el último técnico en ganar la Copa Libertadores con el club de Núñez en 1996. Gallardo tenía una tarea difícil por delante: “River va a recuperar su historia”, sentenció.

Con los años, la figura de Gallardo en River se fue acrecentando. Su debut oficial se dio el 27 de julio del 2014. El Muñe gritó campeón en 12 oportunidades. En su palmarés, hasta 2021, se pueden observar dos Copas Libertadores, una Sudamericana y tres Copas Argentinas. Pero no solo de logros deportivos se trata la historia, sino que también en toda su rica historia, River fue uno de los mejores semilleros de la Argentina, ya que allí debutaron grandes jugadores, como Daniel Passarella, Claudio Paul Caniggia, Amadeo Carrizo, Norberto Alonso y Alfredo Di Stéfano, entre otros. Y eso era lo que quería recuperar Gallardo: quería volver a producir su propia materia prima y no tener que salir a buscarla afuera.

Desde su debut como técnico de River hasta la actualidad, el Muñe hizo debutar a 42 juveniles, un promedio de casi seis pibes por año. Entre ellos se encuentran Guido Rodríguez, Lucas Martínez Quarta, Exequiel Palacios, Gonzalo Montiel y Julián Álvarez, campeones de la Copa América 2021 en el Maracaná. En estos siete años al frente del Millonario, el DT se fue convirtiendo en un referente no solo para los jugadores profesionales, sino también para las inferiores.

“Marcelo es nuestro líder y, más allá de ser el entrenador del primer equipo, es el mentor del proyecto infanto-juvenil, nuestro máximo referente, y los futbolistas juveniles e infantes lo saben. Eso provoca en ellos una gran admiración y todos quieren formar parte del modelo River. Esto lleva a que todos den su máximo rendimiento y crea un sentido de pertenencia único e inigualable”, expresó Daniel Brizuela, luego de una mañana ardua de trabajo en el área de captación de River.

Por otro lado, de los futbolistas juveniles que hizo debutar, 13 son defensores, como Montiel y Martínez Quarta. El primero es el juvenil con más partidos en la Primera de River bajo la dirección técnica del Muñeco: desde su debut el 30 de abril de 2016 frente a Vélez tiene 139 partidos. El segundo jugó 104 encuentros y fue vendido a la Fiorentina de Italia a cambio de 13,3 millones de dólares, convirtiéndose en el defensor más caro de la historia de River salido de las inferiores, ya que superó los 9 millones de dólares que el Everton de Inglaterra había gastado por Ramiro Funes Mori en 2015.

Montiel y Martínez Quarta, titulares en la Selección en el primer partido de la Copa América 2021, fueron los primeros defensores salidos de las inferiores de River que jugaron de entrada un encuentro de la Selección desde la Copa América en 1979. El 8 de agosto de aquel año, Argentina venció por 3 a 0 a Bolivia con Daniel Passarella y Eduardo Saporiti desde el arranque.

El entrenador Pablo Lavallén, además de haber salido campeón de la Copa Libertadores 1996 con River como defensor, surgió de las inferiores millonarias y opinó: “La cantidad de defensores que sacó en estos siete años se debe a las camadas, ya que muchas veces faltan en algún puesto específico o, en este caso, salieron varios centrales de jerarquía, como Martínez Quarta, David Martínez o Montiel. Muchas veces se va dando y no se busca. Es una situación azarosa”.

El plantel que logró la Libertadores 1996 de la mano de Ramón Díaz contó con diez juveniles de las inferiores. Tres de ellos eran defensores: Lavallén, Gustavo Lombardi y Matías Biscay, hoy ayudante de campo y mano derecha de Gallardo. El equipo que obtuvo la Libertadores 2018 frente a Boca en Madrid contó con seis pibes que debutaron con Gallardo. Tres juegan abajo: Montiel, Martínez Quarta y David Martínez. “En los 90 salimos muchos chicos de las inferiores. Tuvo que ver con que las economías de los clubes, que no estaban para invertir demasiado en refuerzos y por eso miraron a las juveniles. Hoy sigue pasando lo mismo, porque si el futbolista tuvo una buena temporada, se va al exterior. El club tiene que estar permanentemente sacando jugadores para poder tener un equipo competitivo”, aseguró Lavallén.

Adrián Domenech fue el coordinador de las inferiores de River desde 2011 hasta 2014. Fue él quien descubrió en Mar del Plata a Martínez Quarta y lo llevó a probarse como volante central, posición en la que jugaba en ese entonces. Domenech cuenta que Martínez Quarta siempre tuvo buenas condiciones y que tenía una proyección muy parecida a la de Martín Demichelis, hombre surgido de las juveniles de River en 2000, tanto físicamente como técnicamente. 

En la actualidad, River, al igual que Estudiantes y Talleres de Córdoba, es uno de los equipos que más defensores cede al fútbol local, ya que de los 14 que hizo debutar Gallardo en River, cuatro se encuentran a préstamo en diferentes clubes argentinos: Nahuel Gallardo fue cedido a Colón de Santa Fe, Franco Paredes está en Defensa y Justicia, y Elías López y Augusto Aguirre se encuentran en Godoy Cruz de Mendoza.

Desde comienzos de 2000 a mediados de 2014, en 14 años y medio, debutaron 20 defensores de inferiores en River, un promedio de 1,4 juveniles por año. Desde mediados de 2014 hasta hoy, bajo la dirección técnica de Gallardo, fueron 13. Subió: casi dos defensores por año.

“La clave que tuvo Marcelo fue que pudo conseguir un título rápidamente como técnico de River. Eso le dio la posibilidad de tener tiempo para trabajar con su plantel y con las divisiones inferiores y, además, pudo buscar nuevos talentos debido a que los resultados en Primera ya estaban abastecidos, lo que le dio la tranquilidad para armar un proyecto que incluyera al futbol juvenil”, comentó Lavallén, quien estuvo desde 2011 hasta 2016 como entrenador en las juveniles de River.

Desde 2000 hasta mediados de 2014, el club de Núñez solamente cosechó seis títulos, todos locales y ninguno internacional. Y el 26 de junio de 2011 descendió a la B Nacional. La urgencia durante esos años estuvo centrada en la obtención de campeonatos y no tanto en la promoción de juveniles. Desde la llegada del Muñeco, en cambio, River obtuvo 12 torneos, siete de ellos internacionales, como dos Copas Libertadores (2015 y 2018) y una Sudamericana (2014).

Gallardo enfatizó en aquella presentación del 6 de junio de 2014 como técnico de River en que iba a recuperar su historia. La historia no solo se trata de los trofeos que se pueden apreciar en las vitrinas, sino que va mucho más allá. River siempre se ha destacado por formar grandes futbolistas, es el ADN que tiene el club. Y ese ADN, que alguna vez se perdió, se supo recuperar de la mano del Muñeco.

 

Más notas