martes, febrero 27, 2024

El fútbol en medio del conflicto entre Israel y Palestina

Por Tomás Randazzo y Pedro Pérez 

¿Paz en Gaza? Bombardeos y rol del deporte

Aunque se firmó una tregua entre Palestina e Israel, no se pueden olvidar todas las víctimas que fallecieron en los bombardeos, todas las personas que perdieron a seres queridos, sus casas y la posibilidad de ir a dormir sintiéndose seguras.

Todo empezó con la represión israelí hacia los palestinos que marchaban de forma pacífica en la anual “Marcha del Gran Retorno”, los palestinos la describen como una manifestación para llamar la atención hacia “la lucha de los cientos de miles de ellos que han sido expulsados de sus hogares”. El gobierno israelí, por su parte, asegura que la llamada Gran Marcha del Retorno, la manifestación iniciada en la frontera con Gaza es una “peligrosa provocación” que puede “estar poniendo en riesgo vidas”. Esto dio inicio a una escalada de violencia que se llevó muchas vidas, destruyó miles de hogares e incluso para muchos esto es un “genocidio” perpetrado por Israel hacia Palestina.

Muerte del futbolista palestino Moaz Zaanin

Moaz Nabil Al Zaanin murió como consecuencia de los ataques aéreos israelíes en el vecindario Beit Hanoun, al norte de Gaza. Tenía 23 años y jugaba en el equipo Ben Hanoun de la Liga de Fútbol de la Franja de Gaza.

La Federación Palestina de Fútbol fue la encargada de anunciar el fallecimiento. Asimismo, en el comunicado lo describieron como un joven que poseía un gran talento y entusiasmo por el deporte.

Varios expresaron su tristeza y mandaron sus condolencias para la familia, entre ellos Ibrahim Al Jalifa presidente de la Confederación Asiática de Fútbol. Lo más emotivo fue el mensaje de su padre: “Crecerás. Levántate, hijo mío, y venga la sangre libre de tu padre”.

Situación actual de las competencias domésticas deportivas en ambos estados

El 14 de mayo, en vista de los acontecimientos sobre el terreno y de las difíciles condiciones actuales del pueblo palestino, la FIFA lanzó un comunicado en el que anunció la interrupción de la actividad deportiva hasta nuevo aviso.

El Estado de Palestina cuenta con dos ligas: la Liga Premier de Cisjordania y la Liga de Fútbol de la Franja de Gaza.

La Liga Premier de Cisjordania está regida por la agrupación Fatah, presidida por Mahmoud Abbas. Cuenta con la particularidad que desde su fundación en 1977, solamente pudo terminarse en 7 ocasiones debido a las dificultades con la ocupación israelí de Cisjordania y otros conflictos internos dentro de la Federación de Fútbol de Palestina.

La Liga de Fútbol de la Franja de Gaza está controlada políticamente y militarmente por Hamás, que es un Movimiento de Resistencia Islámico. Esta competencia se fundó en 1984.

En el Estado de Israel, aún se están disputando los partidos de fútbol y este fin de semana hubo actividad de la Liga Premier de Israel. Actualmente cuenta con dos jugadores argentinos: César Marcelo Meli que juega en el Hapoel Be’er Sheva y Eial Strahman que se encuentra en el equipo Hapoel Bikat haYarden de la Liga Alef, que sería la tercera división del país hebreo.

Las competiciones relacionadas al básquet también se mantienen en actividad. Recientemente, en un partido proveniente a la Liga Leumit, la segunda división israelí, el partido entre Maccabi Raanana y el Maccabi Kiryat Motzkin se interrumpió por la alarma anti-misiles y esto obligó a los jugadores a echar cuerpo a tierra en el campo de juego para no ponerse en riesgo ante el comienzo de los bombardeos. En la Ligat Ha’al (primera división), los jugadores estadounidenses Elijah Thomas, Justin Tillman, Othello Hunter y Reggie Upshaw firmaron un papel para anunciar que volvían a sus países de procedencia debido al conflicto. Además, solicitaron el cancelamiento de la competencia por las condiciones en las que están jugando en pleno conflicto: “Por nuestro interés, seguridad, familia y salud mental, la Liga debe ser cancelada”, manifestaron.

Figuras reconocidas del deporte alzaron la voz

Los jugadores del Manchester United, Paul Pogba y Amad Diallo, al terminar el partido de su equipo en la Premier League, dieron una vuelta completa al estadio con una bandera del Estado de Palestina. Lo mismo pasó en el King Power Stadium, campo de juego del Leicester City, Wesley Fofana y su compañero Hamza Choudhur se mostraron también con una bandera palestina.

Otros deportistas se comprometieron en la causa, como es el caso de los futbolistas Mohamed Salah, Rihad Mahrez y la estrella de la UFC, Khabib Nurmagomedov, quien se expresó mediante su Instagram personal y dejó el siguiente mensaje: “No tienes que ser musulmán para poder defender Gaza, solo necesitas un sentido de humanidad”.

Yossi Benayoun, ex jugador israelí, utilizó su cuenta de Instagram para publicar un duro mensaje y manifestar que su país no necesita el permiso de nadie para defenderse: “¡A todos los que van en contra de Israel los invito a vivir con nosotros solo por un día bajo la realidad de estar bajo ataque con misiles! ¡No necesitamos la aprobación de nadie para defendernos!”.

Omri Casspi, basquetbolista del Maccabi Tel Aviv de la Ligat ha’Al, publicó un video en su cuenta de Twitter mostrando bombas que caían en su país proveniente desde la Franja de Gaza.

Masacre de Múnich 1972

Mientras se realizaban los Juegos Olímpicos en Alemania, que buscaban ser un lavado de cara para el país luego de la Segunda Guerra Mundial, ocurrió uno de los sucesos que marcaron para siempre a los juegos y a la memoria de todos los que estuvieron allí.

Entre el 5 y el 6 de septiembre, un grupo terrorista palestino llamado “Septiembre Negro”,  ingresó a la Villa Olímpica donde se encontraban todas las delegaciones y asesinaron a 11 deportistas israelíes en una toma de rehenes.

La noticia del secuestro se dio a conocer por la mañana, el líder de los secuestradores pidió ser llamado “Issa”, tuvieron todo el día a los deportistas cautivos y mientras negociaron con la policía alemana, exigieron la liberación de 236 presos que estaban en Israel. Los fedayines, para ese momento, habían asesinado a dos atletas. Este acto luego fue adjudicado a una facción de la ya mencionada OLP.

Al mediodía llegó a los germanos la noticia de que el Gobierno de Israel no iba a liberar a ningún preso, esta información no fue entregada a los árabes y se pidió más tiempo para negociar, el objetivo era ingresar al edificio. Ese plan falló porque, a través de la cobertura televisiva del hecho, los palestinos vieron el plan de rescate y se anticiparon para evitar que las fuerzas de seguridad pudieran entrar.

El último pedido fue un avión para poder viajar hasta Egipto, la idea era volar con los rehenes y seguir negociando desde allá. Fueron al aeropuerto de Fürstenfeldbruck, allí los francotiradores, sin experiencia, trataron de dispararle a “Issa”, pero fallaron. Se inició el fuego cruzado que terminó con el terrorista lanzando una granada a la cabina donde estaban los olimpistas que murieron en la explosión ya iniciado el día 6. Cinco de los ocho terroristas murieron, entre ellos el líder, también un policía alemán, dando un total de 17 fallecidos entre víctimas y victimarios.

Historia

Israel:

El sionismo fue el movimiento promotor y responsable de su creación. Apareció en Europa central y oriental a finales del siglo 19. Su fundador fue el periodista austro-húngaro de origen judío Theodor Herzl como respuesta a la ola antisemita que recorrió Europa en esos años. El movimiento tuvo como objetivo fomentar la emigración judía a Palestina y alcanzó su objetivo principal con la fundación del Estado de Israel en 1948. Hace medio siglo, entre el 5 y el 10 de junio de 1967, Israel se enfrentó en tres frentes a los ejércitos de Egipto, Siria y Jordania propinándoles una derrota fulminante.

El conflicto, conocido desde entonces como la Guerra de los Seis Días, transformó el tablero geopolítico de la región y muchos de sus efectos aún se sienten. Israel multiplicó el tamaño del territorio bajo su control al quitarle a Egipto la península del Sinaí y la franja de Gaza; los Altos del Golán a Siria; y Jerusalén Este y Cisjordania a Jordania.

Las violaciones de derechos humanos y las políticas expansionistas de Israel a las que se opone la comunidad internacional, las organizaciones de derechos humanos y la voluntad global, causan menos reacción debido a que todos los ojos están enclavados en Siria. El lanzamiento de proyectiles contra Israel desde Gaza ha dejado decenas de fallecidos. La zona se encuentra a punto de una guerra abierta. durante 75 años han sucedido conflictos bélicos y cortos periodos de paz que han puesto en jaque la estabilidad internacional. La maniobra respaldada por Estados Unidos pero con el grueso de las naciones rechazando y repudiando la maniobra expansionista.

La amplísima mayoría de organizaciones de cultura judía repartidas mundialmente. Ellas coinciden con el expansionismo israelí. Son pocos los judíos que se oponen a estas políticas y ante ello, son acusados de traidores o judeofobos. Hace unos años, más de 300 judíos sobrevivientes del Holocausto y algunos de sus descendientes condenaron el “genocidio” de Israel al pueblo palestino en Gaza. Esto fue en un comunicado emitido por la Red Internacional de Judíos Antisionistas que también fue publicado como un anuncio en el New York Times, piden que se levante el bloqueo a Gaza y se boicotee a Israel. Los firmantes también se muestran alarmados “por la colonización histórica de Palestina” y condenan la “deshumanización racista de los palestinos en la sociedad israelí, que ha alcanzado su punto máximo”.

Para Israel, toda la ciudad es su capital y esto no es negociable. La ciudad ha cambiado mucho demográficamente a lo largo de los años. Las movilizaciones comenzaron en Jerusalén, durante semanas en diferentes puntos, y Gaza finalmente se unió más tarde. Del lado israelí, se ve que, debido al auge de la derecha y de la extrema derecha, una gran parte del cuerpo político y ciudadano aboga por una anexión plena y entera de gran parte de Cisjordania.

En cierta forma, un Estado binacional ya existe. En todo ese territorio hay un solo ejército en acción, una moneda, el séquel y una sola frontera, la israelí.

Palestina:

Palestina se conoce como el territorio entre el Mar Mediterráneo y las áreas bajas del río Jordán (de oeste a este), y también se conoce como el territorio entre el Líbano y ciertas áreas del río Litani y ciertas áreas del Negev.

Desde un punto de vista histórico, el espacio territorial ocupado por Palestina es importante porque es una ruta comercial valiosa entre todos los continentes y por lo tanto conlleva una variedad de culturas y formas de pensar.

Durante la misión británica, debido a la amenaza del sionismo, las tribus palestinas comenzaron a suavizar las cosas y se vieron a sí mismas como una nación única, tuvieron que enfrentar la intervención británica y la expansión del colonialismo del sionismo.

El período de autorización del Reino Unido duró hasta 1948, cuando Naciones Unidas acordó dividir estos territorios en dos países, uno para judíos y otro para árabes, con aproximadamente la misma extensión territorial.

Palestina tiene dos fuerzas políticas principales. Por un lado, bajo el liderazgo del fallecido líder palestino mítico Yasser Arafat, la Organización de Liberación de Palestina (OLP) fue establecida en 1964 por una coalición de organizaciones palestinas para establecer un estado palestino. Libia. La OLP fue reconocida por la Liga de Estados Árabes (LAS) y luego reconocida por las Naciones Unidas como el único representante legal del pueblo palestino. Lo que más tarde le permitió obtener la calidad oficial de observador en la Asamblea General (AG) de la ONU.

El representante político de la OLP es el partido Fatah, que tiene una tendencia nacionalista laica. Su característica es que está más abierto al diálogo y al arreglo a través de la negociación. Su líder y representante actual es Mahmoud Abbas. También está el movimiento Hamas, que tiene el mismo nombre político. Surge como contraparte de la OLP y de Al Fatah, gracias al apoyo de una parte de la población que se encontraba decepcionada por la ineficacia de estos en lograr la independencia palestina y la notable influencia ideológica de la revolución iraní del Ayatola Jomeini.

Hamás se caracteriza por un Islam conservador, yihadistas y nacionalistas, el líder actual es Khaled Mashal. Durante un tiempo, el pueblo palestino estuvo bajo el mandato de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), surgida tras los Acuerdos de Oslo de 1993. Esta institución se fragmentó debido a los enfrentamientos entre la OLP y Hamas en 2006-2007. El resultado fue la división de Palestina en dos gobiernos, la Franja de Gaza liderada por Hamas y Cisjordania liderada por la OLP. Jurídicamente Palestina no es un país porque carece de reconocimiento internacional, porque solo algunos países del mundo lo reconocen, y algunos países tienen reservas sobre este reconocimiento.

Durante siglos, tanto por la ubicación geográfica estratégica como por la importancia religiosa de las dos naciones, estas dos naciones han ocupado estos territorios. Especialmente la ciudad de Jerusalén. Históricamente, la comunidad judía es una minoría. Fue privado de ciertas libertades, derechos de representación, derechos de participación y derechos políticos. Pero después de que el general egipcio Ibrahim Falla conquistó Israel en 1833, la situación cambió. El general Farah otorgó mayores derechos a las minorías judías y cristianas, entre las que destacan el tránsito libre y la participación política representativa. Este hecho permitió la expansión de la comunidad judía y luego provocó la realización de la vieja idea de establecer su propio territorio israelí independiente, es decir, la implementación y realización del plan sionista.

En la fase final del mandato británico, las denominadas Transjordania y los territorios palestinos, surgieron las condiciones ideales para lograr este objetivo. La desorientación logística administrativa del mandato británico, debido al proceso de transición de la Liga de las Naciones a la actual Organización de las Naciones Unidas y el final de su mandato, cataliza la oportunidad israelí.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 181.2,  la resolución determinó el período final de la misión del gobierno británico y propuso un plan para dividir el territorio en tres partes: un estado palestino, un estado judío y un estado palestino. La ciudad de Jerusalén tendrá un estatus legal especial y será administrada por las Naciones Unidas.

La propuesta asignó el 46% del territorio a los palestinos y el 54% restante a los judíos. La propuesta fue rechazada. El 13 de mayo de 1948, el día antes del final de la misión británica, los israelíes declararon la independencia del Estado de Israel. El accidente enfureció a los árabes, quienes a través de la denominada Alianza Árabe intentaron invadir los territorios israelíes otorgados por el plan de la ONU.

Este conflicto se extendió por alrededor de 15 meses provocando cientos de miles de refugiados y desplazados. La situación constituyó un fenómeno particular, donde una gran cantidad de palestinos quedaron literalmente atrapados dentro de los límites israelíes, mientras otros se vieron forzados a trasladarse a las zonas de Cisjordania y Gaza, quedando en un estatus de refugiados que hasta hoy en día provoca debates. Mientras el conflicto continuaba, Israel ocupaba más terreno de lo que originalmente el plan de la ONU le otorgaba.

Ante la negativa de los países árabes de retirar sus tropas, Israel decide utilizar la fuerza militar, con lo que comienza la conocida Guerra de los Seis Días. En ese corto espacio de tiempo Israel logró conquistar la franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén del Este, la península del Sinaí y los altos del Golán. Un saldo de cientos de muertos y miles de heridos, así como alrededor de 300,000 palestinos desplazados fue el resultado del choque bélico. Ante el hecho, por primera vez el Consejo de Seguridad de la ONU actúa directamente en torno al conflicto, emitiendo la Resolución 242 de fecha 22 de noviembre de 1967.

La resolución ordena, entre otras cosas, el retiro inmediato de las fuerzas israelíes del área ocupada, exige que la situación de los refugiados se resuelva de manera justa y reconoce la inviolabilidad territorial y la independencia política de los estados en el área. Esto significa el reconocimiento mutuo entre Palestina e Israel. Palestina rechazó la resolución alegando que violaba los derechos de sus ciudadanos.

El acuerdo más relevante es el Tratado de Oslo. El acuerdo se firmó en la capital española en 1991, con la participación de delegaciones palestinas de Líbano, Siria, Israel, Egipto y Jordania. El tratado inició una serie de nuevas negociaciones. Cabe señalar que el Tratado de Oslo prevé la retirada de las fuerzas israelíes y los territorios ocupados y el establecimiento de un estado palestino, entre otras cosas. El tratado también fue un canal a través del cual se permitió a los palestinos reconocer al Estado de Israel y a los israelíes para unirse a la Autoridad Nacional Palestina en 1993. Sin embargo, la aplicación real del Tratado de Oslo nunca ha funcionado, y su propuesta territorial colocó a Palestina en una posición inviable para mantener la ubicación geográfica de un país.

Cuál es el papel de Estados Unidos

Israel siempre fue un aliado estratégico para el país americano, los hebreos fueron el retén más importante para detener las ideas marxistas en la región. Durante la Guerra Fría, Israel, junto con otros países no árabes de la zona – Irán, Turquía y Pakistán- se convirtieron en los guardianes de los intereses de EEUU, cuando la URSS apoyó a los nacionalistas árabes en Egipto, Irak, Siria, Libia y Argelia.  Israel ha conseguido militarizar la región, provocando una carrera armamentística que ha disparado la venta de armas de EEUU a Oriente Próximo. Así, Washington emplea a 10 millones de ciudadanos en la industria armamentística, gana miles de millones de dólares, y controla, a través de las necesarias “piezas de recambio”, el sistema defensivo de los clientes durante años.

Alianza militar: estos lazos que se han fortalecido con la instalación de la primera base militar de EEUU en el desierto del Néguev de Israel en septiembre del 2017, como un “mensaje a la región y a nuestro entorno de que nuestra asociación con nuestro amigo Estados Unidos es importante”, dijo el general israelí Tzvika Haimovitch. EEUU ha garantizado la superioridad militar a su socio en la región: es el único país que posee armas nucleares, entre otros artefactos de destrucción masiva.

Afinidad ideológica entre la derecha belicista de EEUU, representada por el Partido Republicano y el Likud israelí de extrema derecha judía. Hermandad religiosa: La mirada del sionismo cristiano de EEUU hacia Israel como el lugar donde se realizará la segunda venida de Cristo a la Tierra Santa. Por otro lado, la mayoría de los 6 millones de judíos de EEUU se declaran judío étnico que no religiosos.

Así, Estados Unidos ve en Israel un aliado que funciona como su propia célula regente en la zona, funcionando como brazo armado en defensa de los intereses estadounidenses (por año, EEUU aporta a Israel más de 3.000 millones de dólares para compra y mejoras armamentísticas).

Principio de paz

Luego de 11 días de bombardeos se llegó a una tregua que marcó el cese al fuego entre hamas e Israel, esto se logró gracias a la intervención de Egipto como mediador y el apoyo de Estados Unidos que fue de los primeros países en celebrar la tregua. Así, se espera una gestión Biden más imparcial, a diferencia de Trump que se mostró completamente del lado israelí.

Palestina vio morir a 243 de los suyos, entre ellos a 66 niños, Israel por su lado sufrió un ataque de más de 3 mil cohetes que dejó un total de 12 fallecidos. Esto tal vez no sea un acuerdo permanente, pero al menos se detendrán los ataques y se buscarán nuevos acuerdos y nuevas vías de negociación para dar un final a este conflicto que se llevó tantas vidas.

Más notas