sábado, mayo 18, 2024

Por Ornella Di Trolio

Fernando Gago es el entrenador más joven del fútbol argentino con 35 años. A pesar de que solo dirigió 13 partidos de la Copa de la Liga Profesional, trata de generar un sello distintivo con su forma de jugar: prioriza que el equipo tenga la pelota -ya que considera que mientras más tenencia haya, más posibilidad de convertir hay- ser protagonista durante todo el encuentro, intentar salir jugando desde abajo, procura la presión alta y cuando se pierde el balón busca recuperarlo rápido. “Me llamó la atención los conceptos de juego que tiene Fernando. Quiere que el equipo se destaque, que genere mucha posesión, que manejemos muy bien la pelota. Por suerte en poco tiempo lo agarramos”, contó el delantero Federico Andrada en una charla con el programa radial Cómo te va.


Idea de juego

 

Gago es sinónimo de constancia: tuvo lesiones muy importantes durante su carrera como futbolista. Tres veces rotura del tendón de Aquiles y otras dos roturas de ligamentos cruzados. Considera que estas lo marcaron mucho pero que también lo hicieron crecer. A pesar de las difíciles situaciones que pasó, nunca se dio por vencido y siempre quiso realizar una pronta recuperación para poder estar lo antes posible nuevamente dentro de un campo de juego. 


En su trayectoria como futbolista, el ex volante central jugó en tres ligas: Argentina, España e Italia. Fue campeón con Boca, Real Madrid y Vélez.

 

La elegancia para jugar al fútbol con la pelota en los pies ahora se conserva en el banco. En los partidos del Tiburón, Pintita sale siempre vestido con traje y suele dar indicaciones tácticas puntuales a sus jugadores durante los encuentros. El ex Boca y Selección confesó que hace tiempo tenía la idea de ser entrenador: a sus 20 años, comenzó a anotar distintos trabajos que realizaba en su etapa como jugador -tanto lo bueno como lo malo- para llevarlos a la práctica el día que le tocara ocupar el puesto de técnico.

Las repetidas lesiones y esos tiempos afuera del campo lo acercaron a la lectura con mayor frecuencia, a ver charlas acerca de historias de vida y cuando se retiró del fútbol, comenzó a juntarse con los que actualmente integran su cuerpo técnico: Roberto Luzzi, el Pocho Insúa, Diego Cogliandro. Ahí tomó la decisión de poner en práctica sus ideas, esas que tiene como principales influencias a Luis Enrique y Gabriel Heinze.

Más notas