sábado, abril 20, 2024

Por Alejo González

Guillermo Barros Schelotto tomó la decisión de ser entrenador en 2011, apenas retirado del fútbol. Al año siguiente asumió el cargo en Lanús junto con su hermano Gustavo en el cuerpo técnico. En poco tiempo vino la consagración en la Copa Sudamericana 2013, su despedida en 2015 para dirigir a Palermo de Italia (apenas un mes por no obtener el permiso para trabajar en ese país) y el arribo a Boca, donde siendo futbolista ganó 16 títulos.

En su gestión, obtuvo un bicampeonato, llegó a las semifinales de la Copa Libertadores 2016 y fue finalista de la Copa Libertadores de América en 2018. Tras su paso por Boca, que terminó con la recordada final en Madrid, en febrero de 2019 fue presentado como director técnico de Los Ángeles Galaxy. En su primera temporada dirigiendo en la MLS, el equipo se clasificó a los play-offs tras finalizar la temporada regular en el quinto puesto de la Conferencia Oeste. 


Idea de juego

Barros Schelotto destacó que “Carlos Bianchi, Carlos Griguol y Ricardo La Volpe” fueron los tres entrenadores que lo marcaron. El Mellizo recordó una anécdota con Timoteo: “No sé por qué tenía el rótulo de ser un técnico defensivo. Cuando la dirigencia lo contrata, yo estaba con amigos y dijimos ´todos vamos a defender´. Y la verdad demostró que había sido injustamente calificado, porque era todo lo contrario, tenía la vocación de jugar. A me marcó, y tuve la suerte que sea al principio, porque uno llega a Primera y piensa que no va a tener más maestros, que ya sabe todo”.


En Boca obtuvo un bicampeonato, llegó a las semifinales de la Libertadores 2016 y fue finalista ante River de la Copa en 2018.

 

Tras retirarse de la actividad profesional como futbolista, Barros Schelotto abrió junto a su ex compañero del Columbus Crew, Gino Padula, una academia de fútbol en los Estados Unidos. 

Más notas