sábado, junio 22, 2024

Por Bruno Vargas

Cristian González está en su lugar en el mundo y lo deja de manifiesto cada vez que puede. Su fanatismo por el club rosarino no se altera más allá de cumplir con una nueva función, esa que todo hincha Canalla desea cada vez que termina un partido: “Yo amo a Central, es mi mundo, yo no vendo humo con esto”, decía en su presentación como entrenador de la Primera.


Idea de juego

 

El Kily es tan hincha de La Academia que lleva ese amor a todas partes del mundo. En 1999, cuando estaba en la Selección Argentina y era dirigido por Marcelo Bielsa -ídolo de Newell ́s-, se cruzó con el entrenador por la rivalidad. El ex jugador del Inter de Milán, cuenta que en el primer diálogo que tuvo, el Loco lo cargó por el clásico que Newell ‘s le había ganado a Central semanas atrás.

Marcelo, usted a mí me cagó la infancia.

Su respuesta a la broma que el técnico le había hecho fue propia de un hincha común, dado que Bielsa dirigió una de las épocas más consagratorias de La Lepra cuando el Kily era un adolescente. Hoy en la actualidad su relación con uno de los grandes ídolos que tiene el conjunto Rojinegro es muy buena, ya que confesó que fue de los entrenadores que más aprendió a lo largo de su carrera y no tiene problemas en admitir que su método al dirigir a su club es bastante Bielsista. 


González disputó 59 partidos con la Selección Argentina, 54 fueron bajo el mando de Marcelo Bielsa.

Cada uno de los partidos que tiene a cargo de su equipo lo vive como un fanático más, con sus grandes gesticulaciones y recorriendo miles de metros en el corralito permitido para los directores técnicos. Su vestimenta informal de jean y camisa no le impide saltar y moverse para pedirle a sus muchachos (como los llama), que presionen al rival y no den una pelota por perdida por que, como declaró, la actitud y las ganas no se negocian.

Más notas