martes, abril 16, 2024

Por Lucas Pastoriza

Su decisión de ser director técnico comenzó cuando jugaba para el Atlas -club que dirige actualmente-, donde tuvo como entrenador a Ricardo La Volpe: “Fui con 28 años y me encontré con algo nuevo y quise interpretarlo, a buscar el por qué y el para qué, y empecé no solo a tomar nota, sino a mover fichas en las canchitas. Ahí le encontré el gustito”.

Todo esto le dio pie para que en 2003, mientras jugaba para Tiburones Rojos de Veracruz, comience el curso en una escuela de la ciudad, y en 2005, cuando volvió al país para retirarse en Argentinos Juniors, lo termine en la ATFA.


Idea de juego

Ya en 2007, a sus 35 años, y con una idea de juego que define como “agresivo a la hora de recuperar la pelota y la principal característica es el ataque directo”, debuta como entrenador el viernes 19 de octubre en la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia, con una victoria 3-1 de visitante frente a Instituto, por la fecha 11 de la Primera “B” Nacional.

Allí comenzó junto a su cuerpo técnico, conformado por su ayudante de campo, Marcelo Goux, y sus preparadores físicos: Javier Bustos y Renzo Valinotti. Dirigió un total de diez equipos y entre sus principales logros, ascendió a Primera División por primera vez en su historia a Defensa y Justicia en el 2013, y sacó campeón a Racing en el 2014, siendo en este último club, el técnico con el promedio más alto de partidos ganados en la historia de la institución.


“El periodismo es lo que menos me gusta, trata de buscar el quilombo, y eso me obliga a mí a estar todo el tiempo a la defensiva, y no me gusta estar así, pero no me queda otra”.

Esa camisa blanca que lo identifica, cuenta su pareja, es su cábala principal, “aunque tampoco descarta alguna que otra pulsera cuando le va bien en los partidos”. Bettina Rosa, además, destaca que no solo es bueno dirigiendo equipos de fútbol, sino que también “tiene mucha habilidad para jugar al vóley aunque no haya jugado en ningún club”.

Más notas