martes, mayo 28, 2024

Por Juan Ignacio Flores Valentini

El 14 de octubre de 1959, en el partido de Lanús, nació Ricardo Zielinski, una persona que luchó desde lo más bajo para llegar a lo más alto. Su padre era soldador, su madre ama de casa y tenía tres hermanos: una mayor -que falleció de cáncer- y otros dos más chicos que él. A los 14 años empezó a trabajar como aprendiz en una tornería para no pedirle dinero a sus padres, dado que la situación económica no era la ideal. 

El Ruso jugó al Baby en el club 6 de Enero y debutó en el fútbol profesional a los 19 años en San Telmo en la temporada 1979 y tras dos temporadas fue cedido a Argentinos de Quilmes, un traspaso que recuerda por su singularidad. Cuenta Zielinski que lo compraron por un colectivo, ya que el presidente era el jefe de la línea 148. El club criollo había pedido al Ruso y a un compañero (Magliano) y el Candombero le propuso otros dos jugadores y dinero. Como Argentinos de Quilmes no tenía mayores recursos, le ofrecieron un colectivo por un año. De esa manera se cerró la incorporación al equipo del sur para Zielinski, que luego pasó por Chacarita (fue campeón y ascendió a Primera), Deportivo Mandiyú, Laferrere e Ituzaingó, retirándose a los 30 años por problemas en sus rodillas.  

 



 

Pasaron cinco años y arrancó su carrera como director técnico en las Escuelitas de Fútbol de Carlos Salvador Bilardo. Su primer desafío en esta nueva profesión fue Ituzaingó -club donde se retiró- para luego pasar por San Telmo y Chacarita (consigue el ascenso y sale campeón de la B Nacional) hasta llegar a su mayor momento de exposición. Belgrano de Córdoba, donde logró el ascenso a la Primera División, ganándole la Promoción a River en 2011. Luego de cinco años al mando del Pirata, le tocó dirigir a Racing Club, pero no tuvo un paso muy importante, ya que al poco tiempo de haber llegado, tuvo que renunciar a su cargo. Desembarcaría en Atlético de Tucumán, donde lograría clasificar al Decano por primera vez en su historia a los octavos y a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Actualmente, se encuentra dirigiendo a Estudiantes de La Plata.


”Intento no complicarle la vida al jugador, que en líneas generales viene con un montón de problemas encima. Busco darle tranquilidad y seguridad”.

 

Con Estudiantes tiene una conexión que viene de lejos. Su paso por las Escuelitas de Bilardo y haber sido dirigido por Oscar Cacho Malbernat, capitán del equipo que consagró a Estudiantes tricampeón de la Copa Libertadores, en San Telmo también lo acercan a ese paladar Pincha. Como técnico del León lleva apenas 14 partidos y, desde un bajo perfil, intenta convencer con su idea futbolística.

 

 

Más notas