martes, mayo 28, 2024

Salud mental en el fútbol: ¿qué hacen los clubes para acompañar a los jugadores?

Por Julián Gwilkie

En la Argentina, 222 personas cada 100.000 habitantes son psicólogos, es decir uno de cada 450. Es el país con mayor proporción de psicólogos de todo el mundo, con un número siete veces mayor que el de Estados Unidos. 

Aún así, con ese enorme porcentaje de psicólogos per cápita, entre el 13 y el 17% de la población sufre depresión. En el fútbol el número aumenta a un 38%. Pese a esta enorme patología, únicamente siete de los 26 equipos de Primera División cuentan con un psicólogo del deporte, apenas un 18%. El suicidio de Santiago Morro García disparó la cuestión: ¿qué hacen los clubes para ayudar y acompañar a sus jugadores psicológicamente?

Darío Palazzo, psicólogo deportivo de las inferiores de Racing, en diálogo con El Equipo comentó: “Ojalá despierte más conciencia, la pandemia también ha hecho que muchos se den cuenta de la importancia de la salud mental aunque nadie quiere que se despierte el interés o la conciencia con estos casos, se nos fue una persona además de un deportista. Queremos un deporte más sano, un fútbol más sano. Y si queremos que sea más exigente y cada vez más competitivo tenemos que cuidarlo, sobre todo a las personas que están dentro del fútbol y a los verdaderos protagonistas que son los deportistas”.

Por su parte, Luciano Dayan, psicólogo posgraduado en Psicología del deporte en la UBA y docente de la Licenciatura en Psicología de la Fundación Barceló, opinó para El Equipo: “Lo del Morro es todo lo que se hizo mal. Una persona que no puede ver a su hija porque está en otro país y cursa un cuadro depresivo, ¿cómo lo separas del plantel? Es una locura. Fue una improvisación total”. Además, aseguró que “otro manejo era posible”.

En esta misma línea sugirió que la AFA debería exigirles a los clubes a que cuenten con un psicólogo deportivo en sus planteles: ”La AFA podría decir: ‘A partir de ahora queremos preservar la salud mental de los jugadores, todos los planteles tienen que tener un psicólogo’”. Además, considero como “una locura” que no haya psicólogos en los planteles de primera, ya que “das ventaja”. 

En el deporte de alta competencia, y especialmente en el fútbol donde los jugadores viven expuestos a una presión constante, la parte psicológica no puede ser dejada de lado ya que la mayoría de los jugadores admiten que la cabeza tiene una relevancia de entre 70 y 80 por ciento a la hora de analizar su rendimiento. Sin embargo los clubes siguen mirando para otro lado y no está en agenda la psicología deportiva.

Al ser consultado sobre la baja cantidad de psicólogos deportivos trabajando en el fútbol, Palazzo analizó: ”A los clubes no les conviene que los jugadores piensen. Hay dirigentes que los quieren manipular de un lado para otro y nosotros a los jugadores los ayudamos a pensar, así como queremos que piensen dentro de la cancha y tomen buenas decisiones, también los ayudamos a pensar en un montón de aspectos de su vida, los formamos como personas y como futbolistas”. Y agregó: “Cuando vos tenés una persona que no piensa es mucho más fácil de dominar y de controlar”.

Respecto a la importancia de la psicología deportiva en las máximas categorías, remarcó la importancia de un espacio terapéutico para poder convivir con la exigencia: “La alta competencia no es salud. Nunca es salud. Siempre te exigen un poco más, nunca es suficiente. Siempre es un 110%. Eso llega a un momento donde te quema y no podes aflojar porque quedas afuera”.

Dayan por su parte dijo que “los clubes no quieren invertir ya que lo ven como un gasto. Ningún psicólogo da resultados a corto plazo y el cortoplacismo es lo que manda en el fútbol argentino. No se puede obviar la existencia de los psicólogos en los planteles”.

Además, realizó una comparación entre la psicología y la nutrición sobre la cual analizó que “hoy en día la psicología del deporte está en el lugar que estaba la nutrición hace 50 años” y comentó que los clubes deben plantearse los beneficios de contar con esta herramienta y es que “los jugadores van a rendir mejor”.

El fútbol y sobre todo el argentino parecen estar siempre un paso atrás, ya que hoy en día los mejores clubes y selecciones del mundo, además de otras disciplinas cuentan con un psicólogo deportivo. El Liverpool de Jurgen Klopp, el Manchester City de Pep Guardiola, la selección española y la selección argentina de rugby son solo algunos ejemplos de quienes sacan provecho de esta especialidad para lograr sus objetivos. 

La psicología no puede ser dejada de lado. La depresión debe dejar de ser tabú. Así lo explica Palazzo: “Cuando hablamos de depresión estamos hablando de una enfermedad que requiere medicación, lo mismo que las adicciones. Son palabras mayores dentro de la psicología”. Y prosiguió: “Todo lo que tenga que ver con algo que el otro te pueda estigmatizar es tabú. El fútbol está estandarizado donde el jugador tiene que ser de determinada manera para llegar y no puede ser de otra forma, pero hay cosas que siguen pasando igual”.

Por su parte, Dayan fue contundente: “Hay mucho patriarcado en el deporte, está muy estigmatizado ir al psicólogo”, y aseguró que “el jugador que mejor trabaja sus emociones después rinde mejor”.

La psicología debe ser vista como una herramienta más a la hora de preparar a un deportista para la alta competencia, ya que se precisa de múltiples factores para cumplir las metas propuestas y la preparación mental es clave en los atletas. 

Para finalizar, Palazzo realizó una fuerte autocrítica respecto al rol de los psicólogos ante esta realidad: “Creo que hay una responsabilidad nuestra, como psicólogos del deporte, de poder mostrarle al mundo y explicarle a los clubes y a los técnicos qué es lo que hacemos. Hay que entender que la psicología del deporte no solo está capacitada para trabajar sobre ciertos problemas anímicos sino que principalmente está preparada para trabajar sobre la potencialidad del deportista y mejorar el rendimiento del deportista a partir de entrenamientos mentales y a partir de habilidades psicológicas”, y remarcó: “Hay que cambiar el paradigma. Hay que empezar a vincular a la psicología del deporte con lo que realmente es, una psicología que está más vinculada con la salud que con la enfermedad”. Para cerrar, se preguntó: “Todos entrenan lo técnico, lo táctico y lo físico, pero ¿cuántos entrenan lo mental?”.

La psicología en el deporte debe estar presente y el fútbol debe seguir avanzando con todas las herramientas disponibles para mejorar la competitividad y preservar la salud de los deportistas. ¿Qué cambió en el fútbol argentino con la muerte del Morro García?

Más notas