lunes, mayo 20, 2024

Con o sin fútbol, Midland mantiene su función social

Por Patricio Cittadini

El Club Atlético Ferrocarril Midland se convirtió en un punto solidario para el Municipio de Merlo durante la pandemia ya que con el departamento “Midland Solidario” aporta su ayuda para los que más lo necesitan. Para ello, Fabio Quiroga, su actual presidente, contó como el club viene trabajando en el sector social en estos tiempos difíciles.

La organización perteneciente a la institución ubicada en el barrio Libertad, en el oeste de la Provincia de Buenos Aires, es integrada por socios, dirigentes e hinchas y fue creada hace poco más de un año con el fin de contribuir su granito de arena a los comedores y merenderos de la zona con la recolección de juguetes, ropa y alimentos no perecederos.

“La idea de crear un departamento social surgió de la comisión directiva, que cuando me lo propusieron en una reunión semanal que solemos organizar no dude en decir que le demos para adelante. Merlo es uno de los municipios con más habitantes de la provincia y la ayuda de los clubes es fundamental para aquellas familias que tienen carencias”, aseguró.

Tras su creación, “Midland solidario” comenzó a difundirse a través de las redes sociales oficiales con la campaña “Navidad Para Todos”, en donde se invitó a los hinchas a donar pan dulce, turrones, budines, juguetes y alimentos que fueron recibidos por la secretaría los días de semana y por el buffet los partidos en los que El Funebrero disputó de local.

“Estoy agradecido plenamente a los socios e hinchas que participaron de la campaña de inauguración. Los chicos del comedor Felices Los Niños recibieron la navidad pasada 3 bolsas de consorcio llenas con todo lo que se donó. La sonrisa del que más lo necesita es nuestra felicidad, y esos son los valores que queremos transmitir como club”, destacó.

Durante la pandemia, “Midland Solidario” multiplicó la cantidad de personas que forman parte y organiza tres ollas populares por semana en los alrededores del estadio, en las cuales se entregan 300 platos de comida cada vez que es llevada a cabo, logrando así convertirse en un gran actor social para el Municipio. “Comenzamos con la primera olla y enseguida se comunicaron desde la intendencia para trabajar en conjunto y poder llegar a un mayor número de personas”, comentó Quiroga.

Además, agregó que también la organización se encargó de juntar mantas, frazadas y artículos de limpieza que se repartieron la primera semana en la que se declaró el aislamiento social obligatorio y preventivo que dispuso el gobierno nacional para hacerle frente al covid-19 y que lo asombró la cantidad de gente que realizó filas de dos cuadras para poder conseguir un abrigo.

En cuanto a las medidas preventivas tomadas para realizar las ollas, Midland se encarga de difundir masivamente en sus redes flyers con los requisitos y normas de seguridad que deben cumplir las que vayan a retirar su plato de comida, entre ellos: no asistir con menores, una sola persona por familia, llevar su propio tupper y mantener un metro y medio de distancia en la fila.

Por su parte, Quiroga describió que, un día antes de la actividad, el club es el encargado de contratar al personal de limpieza para que realice la desinfección correspondiente y que los socios e hinchas que colaboran se concentran con un mínimo cuatro horas antes para distribuir los materiales de higiene provenientes del Municipio en el lugar donde se hará la fila para evitar el contagio y así preservar la salud de los vecinos.

Por último, el presidente dejó en claro que para él es muy importante que los socios participen de estas actividades porque así se les genera un sentido de pertenencia que se refleja luego en los resultados deportivos. Opinó que vienen de la mano, argumentando que si la dirigencia se maneja por su cuenta y no les permite ser parte a los que aman la institución tanto como ellos, el crecimiento va a ser nulo y esa relación el hincha te la hace notar los fines de semana en el estadio. “A la hora de tomar decisiones hay que pensar en el socio, que es el que nos va a bancar en las malas tanto a nosotros como a los jugadores, sino siempre vas a depender de sponsors, pero este no es el caso de Midland”, recalcó.

Con la aparición del virus y la posterior instancia de cuarentena, un cambio de planes sacudió al club. Sin embargo, la comitiva continúa pensando en el futuro. Buscará que la idea que tenían se pueda concretar este año: armar un merendero en la sede, para el cual ya habían comprado platos, tazas y vasos.

Más notas