viernes, abril 19, 2024

Mariano Mignini: “Dirigir no termina de apasionarme”

Por Juan Ignacio Estevez

Nacido en la ciudad de Mar del Plata, el apellido de Mariano no pasa desapercibido en la
costa atlántica, y menos si la charla va por el lado del fútbol. Y claro, además de haber
estado en la Primera División del fútbol argentino, tanto él como su padre, su tío, estuvieron directamente vinculados a la comisión directiva de Kimberley. Además, su primo, es el actual presidente de dicha institución.
Con un paso por el fútbol europeo, Mariano Mignini ha estado en actividad desde 1994 hasta 2009. Su época más recordada fue su primer paso por Chacarita, donde importantes nombres como los de Mauricio Serna o Fernando Gamboa completaron el plantel, y en Aldosivi entre el 2006 y el 2008, donde formó parte de aquel equipo que gestó las bases para el tan ansiado ascenso a Primera del “Tiburón”, que recién se pudo dar en 2014.
Mariano Mignini es un ex futbolista argentino con pasado en Aldosivi, Chacarita y
Argentinos Juniors, entre otros. Se desarrolló como mediocampista y actualmente se
encuentra desvinculado del mundo del fútbol tras haber dirigido a las juveniles y a la Primera División del Club Kimberley de Mar del Plata. “Creo que no voy a continuar dirigiendo por el momento, a no ser que aparezca algo que me guste y me motive. No quiere decir que estar en Kimberley no me haya motivado, pero por el momento no tengo
pensado seguir ligado al fútbol” declaró Mignini.
A pesar de haber obtenido buenos resultados al frente a la dirección técnica de Kimberley:
campeones del Torneo Clausura 2016, Superfinal 2016 y finalista del Torneo Anual 2017,
ha manifestado no haber encontrado la pasión que le daba el competir desde el otro lado de la línea: Cuando dejé de jugar me imaginaba seguir ligado al fútbol, pero he
descubierto que no me termina de llenar ni de apasionarme del mismo modo que
cuando jugaba. Lógicamente son cosas diferentes. En esos cuatro años que dirigí fui
descubriendo que el seguir ligado a la pelota, entrenar al aire libre, estar con chicos
más jóvenes, seguir aprendiendo… convivir con todas esas situaciones en el dia a
dia a uno lo iba llenando y diariamente se aprende de pequeñas y variadas
circunstancias. La he pasado muy bien, el haber dirigido en el club donde yo nací…
tenía todo al alcance”
La etapa del retiro es difícil para todo jugador. Entre los tantos entrenadores que Mignini ha
tenido a lo largo de su carrera, se encuentra el nombre de Julio Cesar Toresani, con quien
coincidió en el 2007 en Aldosivi. “Se mezclan varias cosas: el tenerlo todo, haber
jugado en Boca y en River, una calidad de vida muy buena, el ser reconocido y el
retirarse a una corta edad. Te encontrarás en una situación súper complicada, la
mayoría de los jugadores no saben hacer otra cosa que jugar al fútbol. Son muy
pocos los que hacen una carrera terciaria… La mayoría de los casos, cuando
terminan de jugar, encuentran un vacío enorme… te quedas en tu casa, estás solo, el golpe es duro… a mi en lo personal me afectó el no tener un entrenamiento diario y la competencia… Después a medida que uno va creciendo y el cuerpo lo va castigando en el sentido de no poder jugar a la misma velocidad o patear con la misma fuerza y tener dolores, inconscientemente lo vas dejando como algo pasado”, contó Mignini.

Nombres de la talla como Ruben Capria, Silvio Carrario o el Fernando Navarro Montoya,
fueron algunos con los que tuvo el placer de compartir equipo durante su paso por
Chacarita entre el 2001 y el 2004. Otros nombres,por aquel entonces, no eran tan rutilantes,como el de Javier Pinola, referente y pieza fundamental para el River Plate de Marcelo Gallardo en los últimos años. “A Javier lo he tenido de compañero el primer año en
Chacarita. Como todo juvenil era callado, respetuoso. Tuvo un año bárbaro en el club,
vivía cerca de casa… me acuerdo que lo llevaba a las concentraciones… es un gusto
el de haber compartido con gente a la que fue tan bien, que son buena gente y en el
caso como el de Capria o Carrario el haber aprendido de la experiencia y las
enseñanzas de semejantes jugadores”, recordó Mignini.
Chacarita se caracterizó, por ese entonces, por una serie de contrataciones de gran nivel,
campeones de Copa América como Fernando Gamboa y campeones de la Copa
Libertadores y del Mundo (a nivel clubes) como Mauricio Serna. “La verdad que era como
para cualquier jugador, cualquier chico que haya soñado jugar al fútbol… yo tuve la
posibilidad que a todos ellos, al haber nacido en Mar del Plata y hacerse los torneos
de verano, tenía la posibilidad de ir como alcanzapelotas… les alcance la pelota a
todos, he tenido fotos con ellos y después se las mostraba… un disfrute total. El
poder mirarlos de un lado y después tenerlos de compañeros y la verdad, una gran
admiración porque todos los que nombraste tienen una calidad humana
impresionante y te hacen sentir uno más, si te podrán ayudar o dar un consejo lo
hacían”, expresó Mignini.
En su primera etapa en Aldosivi, en 1997, jugó un amistoso con el
Feyenoord a modo de preparación durante la pretemporada. Ronald Koeman
y Henrik Larsson fueron los nombres destacados de aquella memorable jornada. El resultado fue 6 a 1 en favor de los holandeses, pero Mignini logró marcar el único gol para su equipo: “Te soy sincero, recuerdo muy poco de lo que fue el partido, se me han venido un par de flashes. Recuerdo que perdimos, que nos marcaron la diferencia,pero en el trato eran muy gentiles. Solo los vimos en el partido y en el entrenamiento,después no los vimos más… no fuimos a comer, solo tengo el recuerdo de haberme sacado una foto, y es más, un colega me dijo que había marcado yo el gol, justo
habíamos salido 6 a 1 y marque el gol yo pero no me lo acordaba. Me acordaba que
había sido en la villa de Kimberley…”
Justamente el año que viene es el centenario de Kimberley ¿Que significa para vos y tu familia?
– Estar ligado al club en el que crecí, mi papá, mi tío y mi primo ahora está en la
dirigencia como presidente y tengo un grupo de amigos ligado a la comisión, la mayoría de
Kimberley y ahora están abocados a colaborar y dar una mano al club. Había escuchado
que querían organizar una fiesta grande para festejar los 100 años del club, están viendo de qué manera poder organizar y demás, lógicamente que este año tan complicado por el tema de la pandemia se les ha hecho muy difícil… el club tiene muchos empleados más los
profes de la villa y sus empleados… esto lo ha golpeado mucho y están tratando de ver la
manera para solucionar los problemas principalmente a los empleados… por eso están
viendo cómo organizan la fiesta del año que viene y sea accesible para todos.

-¿Cómo te imaginas que hubiera sido el contexto actual de pandemia en tu época como jugador?
– Totalmente desgastante desde lo mental y lo físico… si me tocaba en Buenos Aires
hubiera sido en un departamento no muy amplio, había internet pero no existían las video
llamadas. Me imagino que el profe nos daría unas fotocopias o nos llamaría para ver lo que
hacíamos, pero en el plano profesional te diría totalmente al borde del retiro porque estar
seis meses parados o entrenando en un departamento no es nada saludable para un jugador de la alta competencia.

Más notas