miércoles, abril 24, 2024

“Ser parte de ese acontecimiento fue algo inexplicable”

Por Agostina Woloszyn y Florencia Pereira

En marzo del 2019 el fútbol femenino de Argentina dio un paso importante: la profesionalización que, gracias a la gran lucha de las mujeres que realizan dicho deporte, fue determinada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en acuerdo con Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) mediante un pacto consistente en formalizar ocho contratos en cada uno de los 16 equipos que componen la Liga de Primera División.

Asimismo, el 8 de agosto, el Club Atlético Boca Juniors decidió fichar de manera oficial a 21 jugadoras, entre ellas Fabiana Vallejos, quien opinó: “Creo que todavía no somos profesionales en su totalidad, falta un largo camino y muchas cosas de parte de todos los que hacen el fútbol femenino, incluyéndonos. Lo bueno es que comenzó y sabemos que poco a poco vamos a avanzar, para que el día de mañana esta disciplina pueda ser profesional totalmente, y que las chicas de cualquier club puedan vivir de ella. Hoy por hoy todavía hay mujeres que dependen de otro trabajo para subsistir”.

Luego de este gran paso en el fútbol femenino, por el primer partido del Campeonato de Primera División A 2019/20, Las Gladiadoras tuvieron que enfrentar en La Bombonera a River Plate. En dicho encuentro, las xeneizes derrotaron por 5-0 a su clásico rival con goles de Florencia Quiñones, Fabiana Vallejos y un triplete de Fanny Rodríguez.

Pese a que el encuentro fue un martes a las 15:10, la platea baja del Estadio Alberto J. Armando se vio colmada por alrededor de cuatro mil aficionados de Boca, lo que sorprendió al conjunto local. “Ese día fue una prueba de fuego, era nuestro debut en la era profesional, en un superclásico y sin dudas, el hecho de haberlo disputado en el estadio fue una sensación única. Jamás creí que tantos hinchas fueran a alentarnos, pero indudablemente, la presencia de los fanáticos para nosotras fue algo increíble, ya que siempre te dan un plus a la hora de jugar porque no paran de alentar y eso nos genera mucha más adrenalina”, recordó Quiñones, la capitana del equipo dirigido por Christian Meloni.

Aunque si bien las miradas estuvieron puestas en la forma deslumbrante del juego, tanto táctico como técnico, del plantel de La Ribera, la que comenzó a cautivar a los xeneizes presentes fue Fanny, que ingresó antes del cierre del primer tiempo en reemplazo de Yamila Rodríguez. La delantera lleva consigo una historia entre clásicos, puesto que de jugar en Gimnasia y Esgrima La Plata pasó a ponerse la camiseta de Estudiantes. De igual manera sucedió cuando la número 17 en un mismo año pasó de River a Boca.

En el histórico partido, Fanny se destacó por convertirle tres goles a su ex equipo y así convencer a los hinchas presentes de que no le pesaba su pasado en el conjunto de Núñez. La ex millonaria confesó: “Haber formado parte del superclásico y poder convertir fue un orgullo tremendo y una satisfacción enorme, es algo inolvidable e irrepetible”. Agregó: “Significo mucho para todas ganar en nuestra casa, darnos una alegría a nosotras mismas y a todos los fanáticos que nos apoyan desde siempre, y demostrarles que Boca esta para mucho, que estamos en condiciones de enfrentarnos a cualquier rival”.

Por otro lado, con referencia a la delantera, su compañera Fabiana Vallejos afirmó: “Fanny tuvo una gran tarde ese día, creo que para ella fue un factor importante estar presente en el partido”. Asimismo, la mediocampista se refirió a lo que significó ese encuentro y aseguró que “estar en La Bombonera es una locura”, y añadió: “Ser parte de ese acontecimiento fue algo inexplicable, porque no esperábamos que abran el estadio para nosotras y que podamos compartir ese momento con nuestras familias, amigos y con todos los hinchas que nos fueron a ver. Nos sirvió un montón anímicamente para comenzar el campeonato de una buena manera. Estoy muy agradecida con el club que hizo todo eso posible, disfruté mucho haber estado ahí, fue extraordinario”.

Más notas