martes, abril 16, 2024

Kabaddi: el extraño deporte asiático que crece en Argentina

Por Lucas Pacheco

Considerado como el deporte nacional de Bangladesh y muy popular en toda la franja sur de Asia, sobre todo en la India, el kabaddi es una disciplina milenaria que éstas últimas décadas se encontró en crecimiento continuo, debido tanto a la globalización que permitió su difusión, como también a su fácil jugabilidad, dado a que se puede practicar en casi cualquier lado y sin instrumentos especiales.

Ahora, ¿de qué trata esta disciplina de origen hindú? Federico Gramajo, capitán del seleccionado argentino, cuenta que el kabaddi es un deporte de contacto que se juega con dos equipos y en las competencias oficiales deben ser de siete jugadores. Hay varias modalidades, pero las tradicionales, que son las que más se divulgaron mundialmente, son la national style y la circle. Ellas conviven entre sí, dado que son los mismos equipos y jugadores en ambas, y pertenecen a la misma federación. Los partidos se disputan en dos tiempos de veinte minutos y la forma de sumar puntos es “eliminando” a los rivales. Cada contrincante expulsado le suma un tanto al equipo y si el adversario se queda sin jugadores se suman dos puntos más, a la vez que vuelven todos los que estaban afuera. 

Pero, ¿cómo se elimina? A semejanza de la histórica mancha, un miembro del equipo atacante, llamado raider, deberá ir al lado contrario de la cancha (en el circle kabaddi, la misma es grande y sólo tiene límites perimetrales) a intentar tocar algún rival (o más) o atravesar la “línea de fondo” que se encuentra allí, y volver a su lado del campo de juego. Eso sí: deberá hacerlo sin respirar, mientras canta ininterrumpidamente “kabaddi kabaddi kabaddi” y, una vez que hizo contacto con los rivales, éstos podrán hacer todo lo posible para no dejarlo volver a su mitad o, en la modalidad circular, a su punto de objetivo. Si lo derriban o envían fuera de los límites del campo, el atacante es eliminado y se otorgará un punto al equipo defensor. La cancha suele ser de cemento o alfombra en el estilo national, de pasto en el estilo circle, y en algunas ocasiones también puede ser de arena.

Los campeonatos mundiales de kabaddi comenzaron en 2004 y, hasta ahora, todas las ediciones se disputaron en India. Esto ocurre, en parte, por ser los inventores y, también, por la gran competitividad que hay allí: los hindúes son los más poderosos y quienes se coronaron en los once certámenes disputados, tanto en masculino como en femenino. Otras de las Selecciones fuertes son las de Irán, Bangladesh y Pakistán. No obstante, en la máxima competencia internacional participan 12 países y sólo 6 cupos son de Asia. En la última edición tradicional, hubo equipos de todos los demás continentes, como Estados Unidos, Australia, Inglaterra, Polonia, Kenia y Argentina.

A su vez, la disciplina fue practicada como exhibición en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y desde 1990 se encuentra en los Juegos Asiáticos.

El seleccionado argentino, apodado “Los Yararás”  en la modalidad national y “Los Chanchos” en circle, hizo su primera aparición mundial en la competencia circular en 2011 y en la tradicional en 2016 y fue así el primer país sudamericano en hacerlo en cada una. A su vez, en 2018 participó de un Masters en Dubai junto a otros cinco seleccionados.

Para 2019 se había planificado un Mundial de kabaddi national style en Malasia y Argentina por primera vez iba a llevar a su equipo femenino, además del masculino. Sin embargo, hubo inconvenientes económicos con los patrocinadores oficiales del certamen y, a falta de tres días para que el plantel nacional viajara, el certamen fue suspendido.

De todos modos, el deporte se encuentra en expansión en Argentina. La llegada del kabaddi se dio en 1999, un año después de que quien lo trajo y hoy preside la asociación, Ricardo Acuña, lo conociera en Canadá. Con el correr del tiempo se consiguió participar del Mundial de circle en 2011, y en 2016 se creó legalmente la Asociación Argentina de Kabaddi. Veinte años después, con varias experiencias internacionales, el seleccionado es reconocido por la prensa hindú como potencial candidato a futuro. Hay una Liga Nacional con cinco equipos bonaerenses y uno entrerriano y en la liga femenina participa además un cuadro chubutense. 

Federico Gramajo, capitán de Los Yararás y bicampeón nacional con Lobos de Pilar (2018 y 2019), cree que el plantel argentino está haciendo un trabajo serio y podrá lograr cosas buenas a futuro, sobre todo por la expansión que está teniendo el deporte, ya que obtuvo un nuevo predio y, también, por la cantidad de entrenamientos y campeonatos que se están planificando. Para 2020 se había armado un calendario extenso para enriquecer al deporte en el país, pero la pandemia por el COVID-19 lo interrumpió.

Más notas