jueves, febrero 29, 2024

Alemania 2006: cuando el racismo también juega

Por Federico Maurici

Al Mundial de Alemania 2006 algunos lo recordaran por el cabezazo de Zinedine Zidane a Marco Materazzi en la final, otros por el gol de Maxi Rodríguez a México en octavos de final, muchos por la cuarta consagración de Italia en su historia, o, incluso, por ser el primer torneo disputado en Alemania desde la caída del Muro de Berlín en 1989. 

Pero también este Mundial marcó un punto inicial en la lucha contra la discriminación, ya que fue la primera vez en la que se pudo observar la frase say no to racism (di no al racismo) en un campeonato de esta envergadura, que ya había sido utilizado en la Eurocopa 2004, en Portugal.

La FIFA decidió que en los 64 partidos que se disputaron en el Mundial, las cadenas televisivas debían mostrar un anuncio en contra del racismo. Antes de cada encuentro, los dos equipos se sacarían una foto con una pancarta en donde se podría observar el mensaje de say no to racism. Además, en los cuartos de final, los capitanes tuvieron que leer antes del inicio una declaración de rechazo al racismo en el fútbol.

También hubo proyectos como football unites, que participaron en esta campaña y contribuyeron a generar un ambiente positivo y de integración de todas las personas sin importar nacionalidad, religión o color de piel. 

En los FanFest había actividades de diferente tipo, pero todos enfocados en una misma dirección, que era la lucha contra el racismo. Había puntos, por ejemplo, sobre la prevención de la violencia y para dar a conocer los problemas de los inmigrantes y de las minorías, para así lograr promover la integración social de estas mismas.

Antecedentes de racismo previos al Mundial:

En 2004, dos años antes del Mundial, en un entrenamiento de la Selección española, el entrenador Luis Aragonés le pidió a su jugador José Antonio Reyes que hablara con Thierry Henrry, que era su compañero de equipo en el Arsenal: “Dígale al negro de mierda que usted es mejor, dígaselo de mi parte”. Después de esto, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) obligó a Aragonés a disculparse por sus dichos, quien se justificó diciendo que había usado esa frase solo para motivar a Reyes y no como un acto racismo hacía el delantero francés.

En las vísperas del Mundial, el dirigente político francés de derecha Jean-Marie Le Pen, había criticado a Raymond Domenech, entrenador de Francia, por llevar a muchos jugadores de color, alegando que por eso muchos franceses no se sentían identificados con esa Selección. A lo que Domench le contestó diciendo que Le Pen debía parar con esas declaraciones, porque todos los jugadores estaban orgullosos de jugar para Francia. 

Sin embargo, como suelen hacer estos personajes, no se quedó callado y criticó al arquero campeón del mundo con Francia en 1998 por no cantar la Marsellesa (himno de Francia) y a Zinedine Zidane porque solo lo tarareó un poco, pero tampoco lo cantó. A esto, Domench le volvió a responder diciendo que Francia debía ser de los países en donde los jugadores más cantan el himno. No hay que olvidarse que “Zizuo” es hijo de padres argelinos que emigraron a Francia a causa de la guerra de Argelia.

Esta Selección contaba en su mayoría con jugadores de color, ya que muchos eran descendientes de alguna colonia francesa: Thierry Henry, Lilian Thuram, Louis Saha, Patrick Vieira y Éric Abidal eran algunos de los jugadores de ese equipo.

Después de la final, en la que Italia le ganó a Francia por penales (5-3) tras haber empatado 1 a 1, el exministro italiano, Roberto Calderoli, criticó la presencia de jugadores de diversos orígenes en el equipo francés. “La de Berlín ha sido una victoria de nuestra identidad, donde un equipo que ha alineado a lombardos, calabreses, napolitanos y vénetos, ha vencido a una formación que ha perdido, sacrificando por el resultado, su propia identidad, al alinear a negros, musulmanes y comunistas”, sentenció. Por su parte, Yves Aubin de La Messuzière, embajador de Francia en Roma, expresó que estas declaraciones solo pueden provocar el odio racial. 

Más notas