jueves, mayo 30, 2024

Los Beatles: el fútbol en obra y vida

Por Juan Ignacio Estévez

“La mejor de las suertes, muchachos. Los estaremos viendo por la tele. John, Paul, George y Ringo”, telegrama de los Fab Four a Bill Shankly, entrenador del Liverpool en el ‘65, de cara a la final de la FA Cup que el Liverpool le ganó al Leeds United. 

Telegrama que Los Beatles le envían a Bill Sankly en 1965.

Si bien ninguno de los Beatles era fanático del fútbol, fue la tradición familiar la que hizo que cada uno de los integrantes de la banda adoptara un club como propio.

Alfred Lennon, el padre de John, era fanático del Liverpool y, por lo tanto, su hijo también lo fue. Su fanatismo era tal que llegó a pedirle a John la inclusión del mítico jugador de los Reds, Albert Stubbins, en la tapa del LP Sargent Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Paul Mccartney sugirió a un jugador del Everton para equilibrar el fútbol en la portada, pero su idea no se concretó. 

No obstante, y casi como un mimo para los argentinos, son varias las fuentes que aseguran la existencia de un video en el que Lennon se reconoció como hincha del Racing de Avellaneda que le ganó la final de la Copa Intercontinental al Celtic. “¿Te gusta el fútbol?”, le preguntó un periodista: “La verdad que no”, respondió, aunque luego dijo “espera…¿cómo se llama el equipo que juega contra el Celtic? ¿Racing? ¡Ey! ¡Me gusta Racing! ¡Viva Racing! ¡Soy de Racing!”. Treinta años después, el ‘Chango’ Cárdenas dijo: “mi gol lo festejó hasta John Lennon. Por el odio entre los ingleses y los escoceses, Lennon no quería ni a palos que ganara el Celtic”.

Por otro lado, la familia de McCartney era del Everton, por lo que el bajista no tuvo muchas opciones. Sin embargo, el músico dijo que apoyaba tanto a ese equipo como al Liverpool, aunque en una eventual final sabía quién primaría. “Me hice amigo de Kenny Dalglish (ídolo del Liverpool), que había venido a verme y me dije ‘¿sabes qué? Voy a apoyar a los dos porque no tengo esa cosa católica (Everton)- protestante (Liverpool)´, así que tuve que obtener un permiso especial del Papa para hacer esto. Los apoyo a los dos, aunque si hay una definición entre ambos, soy del Everton”, le dijo en 2008 a la revista Observer Sports previo a un concierto suyo en Anfield, el estadio de Liverpool.

A raíz del fanatismo de su padrastro por el Arsenal, Richard “Ringo” Starkey simpatizó por el equipo londinense al que fue a ver en cada oportunidad que tuvo durante su infancia. Lamentablemente para él, sus hijos son fieles seguidores del Liverpool.

El más joven de los Beatles, George Harrison, fue también el más desinteresado. La única vinculación del guitarrista y el fútbol es en Anthology (libro que escribieron), en el que se destacó su entusiasmo, a los catorce años, sobre la final de la Copa inglesa de 1957 en la que Aston Villa venció al Manchester United 2-1.

A lo largo de los años los Beatles han manifestado su relación con el fútbol a través de sus canciones y películas. Se presume que fue Brian Epstein, su manager, quien les pidió que públicamente no se manifestaran ni a favor ni en contra de ningún equipo. Pero con la muerte de Epstein en 1967, ellos se las rebuscaron y alguna cuestión futbolera se hacía presente en las letras de sus canciones o en sus películas.

En el LP “Let it be” (1970), sir Matt Busby aparece nombrado en el tema Dig it. Busby jugó para el Liverpool entre 1935 y 1939, fue el director técnico del Manchester United entre 1945-1969 y 1970-1971 y sobrevivió al accidente aéreo de Múnich de 1958, cuando el avión que llevaba al plantel se estrelló, con el saldo de ocho jugadores fallecidos, y más tarde se encargó del rearmado del plantel con jugadores muy jóvenes.

Los demos de Glass Onion, pertenecientes al álbum The Beatles, finalizaban con un loop de la voz del comentarista Kenneth Wolstenholme gritando “¡It’s a goal!” tomado de sus transmisiones del Mundial ’66, idea posteriormente descartada por el productor George Martin.

Por último, las referencias en sus películas: En Yellow Submarine, en la escena de la canción Eleanor Rigby, aparecen dos equipos de fútbol y posiblemente tenga como destinatario al derby de Merseyside (Everton-Liverpool), debido a los colores de sus camisetas y en ¡Help! se ve un estadio lleno y, supuestamente, a Ringo con una pelota en sus pies.

En Magical Mistery Tour, Los Beatles juegan al fútbol durante el videoclip de Blue Jay Way en 1967. Un año antes Inglaterra había conseguido su primer y único Mundial, por lo que decidieron aprovechar el momento y utilizar el fútbol. Además, se puede ver a los Fab Four mientras juegan a la pelota en las imágenes del detrás de escena.

Los cuatro de Liverpool, sin ser grandes fanáticos del fútbol, han dejado simbolismos a lo largo de su obra que son “perlas” para los fanáticos de ambos y, tal vez, un motivo para que a quienes solo les gusta su música se acerquen a este deporte y viceversa.

Más notas