Por Tomás Scigliano 

La selección de Chile volvió a disputar un campeonato del mundo luego de 16 años allá por 1998, en Francia. Contaba con figuras importantes como Iván Zamorano y Marcelo Salas, y con la dirección técnica de Nelson Acosta. La primera cita fue frente a Italia, en Burdeos. Pero dos días antes casi pierden 3 jugadores para el partido.

Con Javier Margas fuimos a dar una vuelta por Burdeos en una de esas tardes libres antes del debut, y nos encontramos con una pista de karting. Nos quedamos corriendo un rato, volvimos al hotel y se lo comentamos a algunos compañeros”, contaba Francisco Rojas, defensor en ese entonces de Colo Colo. Hasta allí, nada que pudiera ser una complicación de cara al partido. El problema fue al otro día, cuando decidieron volver a correr, pero con Fabián Estay y el arquero Carlos Tejas. Este último, que en sus épocas como jugador se lo conocía por su juego brusco y su fuerte temperamento, se descontroló. “En medio de la carrera, a ‘Tejitas’ se le fue el auto contra Estay y le pegó feo en la pierna. Después, cuando ya estábamos dejando los autos, no lo pudo controlar y nos atropelló” continuaba Rojas. Tanto Estay, Margas, y “el Murci” probablemente serían titulares frente a Italia. 

El problema fue que el chisme le llegó al técnico, Nelson Acosta, quién ese día los siguió hasta la pista de karting. Y estaba ahí, escondido, observando toda la secuencia. “Acosta se volvió loco. Nos retó con toda su rabia, nos dijo que éramos unos irresponsables de mie… y que estábamos a dos días del debut hueveando con esto”  finalizaba el defensor Rojas (vía: Emol). Cuenta también, que luego de eso tuvieron que conseguir autos a control remoto para hacer carreras. Lo que hoy es una gran anécdota, en ese momento habría sido algo perjudicial para el equipo si Tejas provocaba una lesión en sus compañeros, especialmente en Fabián Estay.

Finalmente, en el debut frente a Italia, los corredores jugaron todos, sin dificultad, menos el “victimario” Carlos Tejas, quién estuvo sentado en el banco. Su lugar lo ocupó Nelson Tapia, ex jugador de Vélez Sarsfield, en aquel momento portero de la Universidad Católica. Fue 2 a 2 con un doblete del “matador” Salas. Un encuentro que casi se lleva “la roja”, si no hubiese sido por el gol de penal de Roberto Baggio, a seis minutos del final. 

Chile clasificó segundo en su zona, detrás del seleccionado italiano, sin ganar ningún partido. Tres empates (1 a 1 con Austria y el mismo resultado frente a Camerún, y el ya mencionado partido con Italia). A Chile lo ayudaron las victorias de Italia en sus otros dos partidos, y el empate entre cameruneses y austríacos.  En octavos se topó con Brasil, que luego sería uno de los finalistas del certamen.  Una contundente derrota por 4 a 1 dejó sin Mundial a los dirigidos por Nelson Acosta.