domingo, marzo 3, 2024

“Saja y Milito me llenaron de conocimientos”

Por Pedro Ledesma

“El haber sido premiado como el mejor jugador de la temporada 2018 con Universidad Católica fue lindo”, expresó el futbolista argentino Luciano Aued en una videoconferencia desde Santiago de Chile con estudiantes de Deportea. Sin embargo, aclaró que no le interesa ser “ni la figura ni la estrella, sino poner lo mío para ayudar al equipo”.

“Este premio lo obtuve por la continuidad, la perseverancia y el esfuerzo”, aseguró el nacido en La Plata, alguien que deja todo en la cancha y que por esta razón logró la valoración que conquistó Chile, aunque admitió que le ha costado mucho que se reconozca su carrera.

Cuando llegó al equipo chileno en el 2017 le fue muy complicado adaptarse y encontrar su posición, pero luego se sintió cómodo como volante interno, iniciando las acciones de gol, presionando, llegando al arco rival y pateando los penales, como el buen referente que es las dos últimas temporadas. Comparó al fútbol chileno con el argentino y saca la conclusión de que se le haría muy difícil jugar en la misma posición, ya que en Argentina el juego se desarrolla con mucha más presión en esa zona de la cancha.

Además, quien también debutó en 2007 con Gimnasia y Esgrima La Plata, dió su opinión sobre la crisis social dada en Chile en el 2019: “Me parece positiva para el país, ya que en mi caso llegué con mi familia y fuimos a los mejores lugares, a los más lindos, pero cuando uno ve el otro lado de la situación, en donde el 85 por ciento del país afronta otros problemas, te das cuenta de que estas protestas ayudan para que los que menos tienen luchen por sus derechos”.

En relación con Universidad Católica y la crisis social, Aued hizo referencia al bicampeonato obtenido en el 2019 que fue festejado pero no de una forma muy especial, ya que faltaban 6 fechas por jugarse, pero al estar a 13 puntos de diferencia del segundo, todos los equipos de la primera división entendieron el contexto del país y estuvieron de acuerdo en que Católica se quedara con el campeonato por segundo año seguido.

No todo es de color de rosas para el equipo en el que juega el argentino, ya que, aunque le vaya muy bien en el torneo local, en La Copa Libertadores la diferencia de nivel es muy grande: “Se nos complican mucho los partidos por la Libertadores. En el local nos va muy bien pero chocamos cuando jugamos por Copa, el grupo del año pasado era muy duro y el de este año también”. Luego, justificó la diferencia de nivel entre algunos equipos de la competencia: “Hay mucha diferencia en lo económico y estructural, pero esta diferencia también tiene que ver con el Fair Play financiero. Hay equipos con deudas que contratan a mejores jugadores y mi equipo que cumple con todo no tiene esa posibilidad”.

Como Luciano bien dice, acostumbrarse a un equipo es complicado y así fue para él adaptarse a Racing cuando llegó en el 2011, no solo porque era otro mundo estar allí, sino porque además tuvo que luchar consigo por el descenso que sufrió ese mismo año con Gimnasia, club del que es hincha.

Sin embargo, luego de una lesión que lo dejó 8 meses fuera de las canchas, Luli volvió más fuerte que nunca tratando de lograr su mejor versión dentro del equipo de Avellaneda y resaltó que dos jugadores de ese plantel lo ayudaron mucho: “Saja y Milito me llenaron de conocimientos y me volvieron un mejor jugador, igual en ese momento todo el plantel sabía que ellos eran los que nos guiaban y nosotros empujábamos del carro”. Y agregó: “Luego, cuando yo tuve que ponerme en ese papel de referente en Racing, utilicé todos esos conocimientos aprendidos junto a Lisandro López”.

Volviendo al presente y viendo el papel que tiene en su club de Chile, el volante de 33 años aseguró que le gusta ser un referente y que no lo toma como un peso. Exigirse antes de exigirle al otro, ser respetuoso, cumplir con una conducta dentro de la cancha y con la camiseta del club son muchos de los mensajes que trata de dejarles a sus compañeros de equipo, mensajes que se le quedaran grabados a los más jóvenes volviéndolos mejores jugadores.

Sin fútbol por el momento, debido al Covid-19, Aued se encuentra en Chile con su esposa y con su hija tratando de sobrellevar la cuarentena. De todas formas el jugador le busca el lado positivo a esta situación y disfruta de estar con su pequeña, ya que, de lo contrario, estaría viajando para jugar varios encuentros por la Copa Libertadores y no tendría suficiente tiempo para verla.

 

Más notas