domingo, marzo 3, 2024

A 89 años de la profesionalización del fútbol argentino

Por Álvaro Tscheiller

El 31 de mayo de 1931 fue el día que cambió la historia del fútbol argentino como se lo conoce, ya que en esa misma fecha se disputó el primer partido profesional en la historia del país, entre Boca Juniors y Chacarita Juniors.

El partido, y asimismo el campeonato que obtuvo el club de La Ribera aquel año, no fue el hecho trascendente que cambió el futuro, dado que el encuentro terminó 0-0 y solo simbolizó un dato más para la estadística. Sin embargo, lo importante fue que comenzó una era deportiva completamente diferente a la que existía en aquella época, y una era en la que muchos creen que fue a partir desde ese entonces, el momento en el que se dio inicio al fútbol argentino.

Para entender la situación que vivía institucionalmente el deporte a fines de la década del 20 y principios del 30, es necesario conocer el conflicto entre los jugadores, los clubes y la asociación que regía el fútbol en aquel período.

En un primer lugar, la profesionalización se instauró producto de una huelga de los jugadores el 10 de abril de 1931, realizada no solo por la necesidad de cobrar y ser reconocidos como trabajadores, por lo que era sabido que en ese entonces estaba impuesto el amateurismo marrón, en donde la mayoría de los jugadores, en diferidas cantidades obtenían beneficios económicos. El problema que desencadenó todo fue la lucha contra la “Ley Candado”, la cual significaba que ninguna institución podía fichar a un jugador sin el consentimiento del club de origen.

Además, los jugadores debían permanecer en el club por al menos dos años, antes de pasar a otro. Esto era para evitar el movimiento constante de los jugadores y en cierta forma, ser una barrera para el profesionalismo.

Por consiguiente, la solución que se propuso el 18 de mayo de 1931 frente al intendente José Guerrico, de la presidencia de José Félix Uriburu, fue la desafiliación de 18 clubes de la Asociación Amateurs Argentina de Football, la creación de contratos y la nueva fundación de la Liga Argentina de Football. En aquella liga solo se adhirieron los equipos más populares, entre los cuales estaban: Boca, Huracán, Racing, San Lorenzo, Estudiantes, Gimnasia de La Plata, River, Independiente, Platense, Vélez, Chacarita, Quilmes, Lanús, Tigre, Atlanta, Ferro, Talleres de Escalada y Argentinos Juniors.

Finalmente, sin ser reconocido por la FIFA, dicha entidad continuó con su práctica hasta que el 3 de noviembre de 1934 se fusionaron la Liga Argentina de Football y la Asociación Argentina de Football Amateurs y Profesionales, y se creó la Asociación del Football Argentino, como se la conoce hoy en día.

Socialmente, la profesionalización del deporte generó un revuelo, puesto que favoreció a que los sectores más populares que practicaban la disciplina, puedan ascender de clase, algo que 10 años antes era imposible efectuarse por la razón de que al fútbol lo representaba la actividad recreativa del sector elitista, y esto producía mucha discriminación.

En el sector deportivo, la situación que vivían los clubes en la década del 20 era de un proceso de expansión, por el cual varios equipos como Boca, Gimnasia de La Plata y Sportivo Barracas tuvieron giras por Europa, y Vélez Sarsfield por América en 1930.

Además a nivel selección, la Argentina obtuvo la Copa América de 1921, 1925, 1927 y 1929. Fue finalista de los Juegos Olímpicos 1928 y de la Copa del Mundo de 1930.

Es por este aspecto también, que no fue únicamente una cuestión institucional y económica la profesionalización, dado que el fútbol ya iba camino a ello y era inevitable, es decir, la huelga fue tan solo el detonante a que se dé inicio la misma.

Más notas