jueves, febrero 22, 2024

La primera canción de los Mundiales

Por Lucas Pacheco

A principios de cada año mundialista, una de las incógnitas es cuál será la canción hit durante el evento deportivo, e incluso meses antes y después del mismo. Pero no siempre hubo una lírica que represente al máximo certamen futbolístico internacional. Aquel concepto nació en la edición disputada en Chile en 1962; con el “Rock del Mundial” que compuso el grupo The Ramblers, originario del país anfitrión.

“El Mundial del ‘62, es una fiesta universal. Del deporte y del balón, como consigna general…”

Si bien la canción llegó con intenciones de ser el trasfondo musical de aquel campeonato mundial, ningún integrante de la banda chilena siquiera imaginó que la misma pudiera ser escuchada fuera del territorio sudamericano. Jorge Rojas, ex líder de The Ramblers y fallecido en 2018, relató: “Con mi padre íbamos a vender gorritos de fútbol para obtener provecho de la ocasión, pero mejor decidí animarme a componer una canción junto a mi entonces recién armado grupo. Queríamos colaborar con la ocasión de algún modo, pero nunca creímos que tendríamos este impacto”.

“…Tómala, métete, remata… gol, gol de Chile. Un sonoro C-H-I

 El “Rock del Mundial”  incluyó en sus letras diferentes palabras de aliento para el seleccionado chileno, y eso llevó a que el público, que en aquel entonces era local, utilizara al estribillo para inspirar a sus representantes durante los partidos. La entonación del tema acompañó al seleccionado anfitrión durante toda su campaña, en la que además de lograr la mejor actuación de su historia (se posicionaron terceros tras haber perdido en semifinales con Brasil, que luego fue campeón), cosecharon victorias importantes ante países futbolísticamente destacados, como Italia, Suiza, la Unión Soviética y Yugoslavia.

“…Celebrando nuestros triunfos, bailaremos rock and roll…”

  Con los inicios del rock en Sudamérica como contexto, la idea inicial no fue la de elaborar un tema tan moderno con respecto al resto de la época. Ya suficientemente transgresor era que la letra estuviese en español y no en inglés, como se acostumbraba en aquel entonces. El conjunto musical chileno pensó darle un estilo más jazz, con saxofón y orquesta. Pero, producto de las coincidencias, el saxofonista no pudo asistir al día en que comenzaron a tocar, y debieron improvisar un solo de guitarra que luego sería icónico.

“…A los equipos extranjeros, demostraremos buen humor […] y aunque sea en la derrota, bailaremos rock and roll…”

El estreno en público del “Rock del Mundial” se produjo en enero de 1962, cuatro meses antes del comienzo del certamen futbolístico, y pronto atrapó oyentes en todo el continente. Luego fue determinada por los futboleros internacionales como “la canción del Mundial”, y fue furor durante toda la estadía del acontecimiento deportivo, con la consecuente llegada a las radios europeas. No hay certeza acerca de la cantidad de singles vendidos, pero desde la banda aseguran que al día de hoy ya vendieron unos dos millones, y durante aquel año unos 900.000, lo cual en esos tiempos fue considerado récord en Chile.

A casi siete décadas de su composición, el tema aún es considerado como uno de los himnos del seleccionado chileno de fútbol y se oye en los estadios que albergan al susodicho durante los partidos oficiales, con la debida entonación de los espectadores trasandinos. La FIFA lo reconoció como pionero de las canciones mundialistas en su periódico semanal virtual “The FIFA Weekly”. En cuanto a “The Ramblers”, la banda aún persiste y toca a pesar de diferentes modificaciones en sus integrantes, ya sea por peleas o fallecimientos.

           

Más notas